Alberto Fujimori deberá regresar a prisión: el poder judicial anuló su indulto


El poder judicial de Perú anuló este 3 de octubre el indulto humanitario que le fue concedido al exmandatario Alberto Fujimori a finales de diciembre —en Nochebuena— al considerar que ese perdón, que se extendió por presuntas razones médicas, no había sido fundamentado en un informe oficial sobre el estado de salud de Fujimori.

La resolución fue tomada por el juez Hugo Núñez, quien extendió una orden de ubicación y captura para que el exmandatario sea reingresado a un establecimiento penitenciario. Fujimori, quien gobernó entre 1990 y 2000, fue destituido por el parlamento en noviembre de 2002 y se fugó a Japón, país en el que residió hasta 2005, cuando viajó a Chile de donde las autoridades de ese país lo extraditaron a Lima en septiembre de 2006. El expresidente recibió su primera condena a fines de 2007; en total debía cumplir veinticinco años de prisión por delitos de corrupción y por crímenes de lesa humanidad, pues estaba acusado de haber formado un grupo paramilitar que ejecutó diversas matanzas de peruanos en los años noventa.

En ese momento los expertos indicaron que las convenciones internacionales tienen prohibido perdonar las condenas por crímenes contra la humanidad.

“No cumplió con el debido procedimiento”, indica la resolución de Núñez, integrante del Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Suprema peruana. El magistrado añade que el médico de cabecera de Fujimori, que le diagnosticó una arritmia cardiaca y otros padecimientos, también formó parte de la Junta Médica Penitenciaria que emitió una resolución que sugería los problemas.

El indulto a Fujimori, otorgado por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski, estaba en revisión tras un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que exigió en junio que se analizara el perdón debido a que posiblemente violaba las determinaciones del tribunal regional sobre los casos de La Cantuta y Barrios Altos, dos matanzas de campesinos.

La decisión fue celebrada por defensores de derechos humanos, como la directora para las Américas de Amnistía Internacional. “La decisión es un mensaje de respeto a los derechos humanos en Perú y en el mundo”, tuiteó Érika Guevara Rosas.

De ser capturado, Fujimori, de 80 años, deberá cumplir el resto de su condena, por lo que estaría encarcelado hasta 2032. Además, aún enfrenta otro juicio, pues a principios de este año se determinó que debe ser juzgado por otra matanza de campesinos, en Pativilca.

Sin embargo, el abogado del expresidente de inmediato indicó a medios locales peruanos que considera que la decisión del juez Núñez podría ser revocada. “Es apelable porque este es un pedido que se hace en una primera instancia”, aseguró Miguel Pérez Arroyo. El abogado afirmó que detrás de la decisión de Núñez hay “muchas razones políticas”.

Keiko Fujimori, primogénita del exmandatario y actual congresista, dijo que este es “el día más triste de su vida” y afirmó que se trataba de una persecución de los enemigos políticos de su familia.

“Es extremadamente doloroso saber que un juez de nuestro país le ha quitado la libertad a mi padre señalando que porque no está moribundo no tiene derecho a un indulto humanitario”, dijo Fujimori quien también es la lideresa de Fuerza Popular, el principal partido en el Congreso. La congresista aseguró que la decisión será apelada.

El indulto otorgado en diciembre también fue polémico porque muchos peruanos acusaron que otro de los hijos de Fujimori, Kenji, había afianzado el perdón después de cabildear y sobornar a diputados para que se abstuvieran en una votación en la que Kuczynski estaba en peligro de ser destituido.

Los abogados de las víctimas de los casos atribuidos a Fujimori dijeron en diciembre que se trató de un “pacto político para lograr impunidad”.

Las abstenciones alargaron el mandato de Kuczynski, aunque este sí tuvo que dejar el cargo poco tiempo después: presentó su renuncia ante la amenaza de una segunda moción de censura, convocada cuando salieron a la luz videos que muestran a Kenji aparentemente consiguiendo los votos a favor del entonces presidente.