Carta a Monseñor Silvio José Báez


Managua, 24 de octubre de 2018.

 

Excelentísimo Monseñor Silvio José Báez

Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua.

Su Despacho.

 

Excelencia:

Reciba de nuestra parte las más cálidas muestras de nuestro cariño y solidaridad ante la insidiosa campaña de parte de medios oficialistas del régimen de Nicaragua que pretende hacerlo aparecer como un político en activismo contra el gobierno, y hasta lo quieren exiliar de nuestro país.

Una infamia, Monseñor, un absurdo, una vil calumnia más de un régimen en decadencia moral que ve enemigos en aquellos pastores que luchan por los principios evangélicos y éticos en su misión cristiana sobre la tierra.

Usted, como Pastor de la Iglesia inspirado en la palabra de Dios, no ha hecho más que cumplir con su sagrado deber de estar a favor de la dignidad de la persona humana, de la justicia, de la verdad, de los derechos humanos de su grey, del bien común, y estar al lado de los oprimidos y los que sufren los atropellos e injusticias del régimen que impera en Nicaragua.

Sus palabras, sus hechos y sus mensajes han llevado la esperanza a los perseguidos por causa de la justicia, a los jóvenes que aspiran a una mejor Patria, a las madres que lloran las injustas muertes de sus hijos o lloran por sus hijos encarcelados sin haber cometido delito alguno, y a todo un pueblo que sueña con vivir en paz en una Patria libre.

Son sus mensajes del bien, del amor, de la esperanza y de la solidaridad, los que han desatado la ira del mal, de los que se aferran a poderes e ídolos materiales, que son incapaces de comprender la profundidad del evangelio de Cristo, y persiguen a los que lo predican con autenticidad y aplicación con caridad en una realidad concreta.

Monseñor Báez, estamos con usted, lo está todo el pueblo de Nicaragua, lo están sus innumerables amigos del episcopado en América Latina y en todo el mundo, pero ante todo está con usted la fuerza y misericordia de Dios, el ejemplo de la misión de Cristo en la tierra, la iluminación del Espíritu Santo y la protección perenne de nuestra Señora del Monte Carmelo, su tan querida y preciosa patrona.

Nos despedimos de usted querido pastor Monseñor Silvio José Báez, con todo el ruego a nuestro Señor para que siga derramando abundantemente sobre usted, fortaleza, sabiduría y perseverancia en la misión que le ha encargado Cristo de velar por los más vulnerables y desprotegidos hijos de Dios de su amada Nicaragua.

Muy atentamente,

                            VOLUNTAD HUMANISTA SOCIAL CRISTIANA

Comisión Coordinadora: José Dávila, Rafael Thumas, Esmeralda Sánchez, Francisco Oporta, Sergio O’Connor, Norman López Bermúdez.