Crítica a las medidas económicas de los “guerreros económicos”: Salas, Boza, Valdés, etc.


*Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO)

En un reciente documento algunos analistas que apoyan fervientemente la política económica del gobierno, emitieron un comunicado donde ofrecen una serie de medidas económicas para que la ANC o Nicolás Maduro las lleven a cabo en lo inmediato. Las propuestas son muy similares a lo que ya se ha estado haciendo en el gobierno, la “novedad” es que proponen profundizar (!) lo que ya se viene haciendo. Estos analistas gozan de alta difusión a lo interior del gobierno y en sus ramas mediáticas, aparecen con regularidad en programas de televisión justificando todos los problemas actuales y defendiendo cualquier propuesta del gobierno en materia económica. En breves líneas quisiéramos hacer algunas críticas a sus planteos, no a sus personas ni a sus trayectorias personales. Queremos específicamente criticar esas propuestas que consideramos armas de destrucción (económica) masiva.

Deseamos dar este debate en todos los espacios proclives al socialismo, proyecto que compartimos, pero que no vemos reflejado en el acontecer de nuestro país.

Una crítica a un documento que lanza el agua de la ponchera (con el bebé adentro)

El documento escrito por Luis Gavazut, José Piña, Luis Salas, Juan Valdez, Juan Romero y Tony Boza busca ofrecer una base ideológica al sector del chavismo que apuesta por el ultraregulacionismo, la profundización de los controles, el mantenimiento del dólar a  Bs. 10 y la permanencia de los subsidios que hacen gratuita a la gasolina, la electricidad etc. Ese grupo debate fuertemente en la ANC contra los “aperturistas” que plantean superar la etapa de los subsidios del 99% del costo del servicio público y la transferencia de renta petrolera a los importadores que acceden a un dólar 2900 veces (si, dos mil novecientas veces) más económico que el precio en que se transa en el mercado paralelo. La pugna de ambos sectores se ha evidenciado en la total inacción de la ANC, su parálisis. Parece que ni Maduro ni la ANC quiere cargar con el costo social de hacer el ajuste económico. Unos y otros se “pelotean” la responsabilidad de las medidas económicas que obligatoriamente vienen por la vía de aumentar los precios de los servicios, devaluar, reducir en términos reales el gasto social y un largo etc. Todo ello se haría para seguir pagando, de manera disciplinada, la onerosa deuda externa a los buitres de Wall Street.

En ese contexto, el documento de los “guerreros económicos” entra en acción como recetario para el bando híperregulacionista, que quiere dar continuidad a la centralidad de la política económica bolivariana que suelen tachar de “muy exitosa” y de ejemplo para toda la humanidad.

A continuación vamos a copiar textualmente el corazón de sus propuestas para comentar los aspectos en los que estamos en absoluto desacuerdo, porque consideramos que estas medidas empeorarían severamente la situación económica actual, y lejos de ser progresivas, representan intentos dañinos al proceso de acumulación de capital y, por ende, muy perjudiciales al bienestar de la clase obrera.

La olímpica negación de la crisis económica, la economía no existe, todo es “político”

Empecemos diseccionando el introito de la proclama de beligerancia económica:

  “(…) enfrentamos una situación de guerra…. todos aquellos que han negado la existencia de una guerra económica se ven ahora obligados a revisar sus análisis (…) “Repetimos: no estamos ante una crisis económica[i]

Hay una insistencia en ver los problemas económicos como problemas puramente políticos. Para los “guerreros económicos” todo es un asunto de conspiraciones para sabotear al gobierno, pareciera que Venezuela fuera la única economía capitalista del mundo, que jamás debe atravesar dificultades. Para estos “guerreros” Venezuela es el único país del mundo en el cuál el capital se debe acumular sin dificultad alguna, es decir, por comportamiento “natural” la economía debería crecer siempre. Los ciclos económicos de auges y caídas de la acumulación de capital no deberían tocar a Venezuela. Para estos señores el gobierno ha tenido un manejo de la política económica perfecto, no hay críticas al mismo, y los problemas surgen por una externalidad saboteadora que empeora a la economía para que la gente desarrolle un antichavismo acérrimo.

Los “combatientes económicos” llegan al extremo de categóricamente negar la crisis económica. Desgraciadamente para los que acá vivimos, es menester decir que por cuarto año consecutivo Venezuela presentará la inflación (aún no publicada, pero estimada en cerca de 400 % para mitad del año 2017) más alta del mundo (que en 2015 fue oficialmente de 181 % y en 2016 se estimó en 274 %), un déficit fiscal de dos dígitos (por sexto año consecutivo), el riesgo país a la inversión internacional más alto del globo (JP EMBI+ 3.094 puntos [ii]), la cantidad de reservas internacionales más baja de los últimos 20 años y una tremebunda escasez de toda clase de bienes y servicios esenciales (alimentos y medicinas). Los cálculos más moderados afirman que desde 2008 hasta 2016 hay una caída acumulada del PIB de -15,4%. La caída del año 2012 hasta el 2016 es de -20,2 %. Las estimaciones más conservadoras nos llevan a pensar que el PIB Per cápita para 2017 será tan bajo como el de 1961. Los números son tan negativamente abrumadores que el gobierno se ha negado a publicarlos desde el tercer trimestre de 2015. La economía de Venezuela jamás en su historia ha descendido por más de dos años consecutivos, a la fecha, con toda seguridad tendremos 4 años de decrecimiento. Una recesión se considera como una retracción del PIB por más de tres trimestres consecutivos. Venezuela debe tener al menos doce trimestres de decrecimiento sostenido. ¿Si esto no es crisis, qué puede serlo?

Alcanzar la soberanía monetaria (para imprimir más billetes y “protegernos” de la inflación)

Los teóricos de ultra control nos comentan:

“La actual coyuntura puede convertirse en la ocasión propicia para alcanzar la soberanía monetaria y del comercio exterior (…)”

¿Alcanzar la soberanía monetaria? La soberanía monetaria reposa en el Banco Central de Venezuela (BCV). Que nosotros sepamos, el BCV puede ampliar, reducir o restringir la oferta monetaria tanto como el Presidente del BCV (elegido personalmente por Maduro) desee. No hay límites para quitar, bajar o subir las tasas de interés, hacer operaciones de mercado abierto o de préstamos de todo tipo. El BCV es dirigido completamente por el Ejecutivo y ha demostrado ser consumadamente servicial ante las solicitudes del gobierno. Un ejemplo de ello es la política de expansión monetaria que ha venido llevando a cabo. El aumento en la Base Monetaria emitida por BCV para el período 1999-2017 (junio) fue de 331.131,39  %. Sí, más de 331 mil por ciento (la incrementaron en más de 3311 veces). ¿Qué más soberanía desean? ¿Qué más discrecionalidad anhelan? Este año (hasta junio) han incrementado la base monetaria en 202 %. ¿Por qué el BCV imprime más medios pagos para una economía que cada vez produce menos? ¿Pretenden que ese incremento no tenga impacto en los precios?

Aunque Luís Salas, fugaz ministro de Economía Productiva, y coautor del texto que criticamos haya dicho que:

“La inflación no existe en la vida real, esto es, cuando una persona va a un local y se encuentra con que los precios han aumentado, no está en presencia de una “inflación.[iii]

Es de por sí evidente que no puedes imprimir dinero sin respaldo, sin límites, ni correspondencia con la economía, y esperar a que los precios no suban. Sobre las causas reales de la inflación, Manuel Sutherland escribió un texto bastante accesible sobre el tema [iv]. Obviamente la inflación no se reduce a lo monetario, es multifactorial. Ahora, decir que la inflación “no existe” o que el dinero inorgánico, es decir, sin respaldo que ingresa a la economía no empuja al alza de los precios, es realmente falaz.

El BCV es tan soberano, que realizó sin consultar a ningún otro poder, la operación que vendió (con un generoso descuento de 70 %) deuda externa a Goldman Sachs [v] (GS) en unas condiciones tan onerosas y lesivas, que parecen sacadas de un anuario colonial del siglo XVIII. La operación le ofrecerá a los compañeros de GS un equivalente de rendimiento efectivo del 38 % anual [vi], nunca hemos visto una operación con un daño patrimonial tan severo. Este regalo se hizo sin pasar por la Asamblea Nacional y sin el aval de ningún órgano de control. ¿Quieren más soberanía?

¿Soberanía en el comercio exterior? El hecho de que la estatal PDVSA exporte más del 95 % de las mercancías de la nación (básicamente petróleo crudo), y que genere casi todas las divisas que ingresan al país, les da una soberanía prácticamente plena. Con una decisión administrativa pudieron dejar de vender divisas a la burguesía radicícola y al empresario importador que tiene al fraude como su divisa. Con un simple decreto pudieron (pueden) incrementar el precio de la divisa que le regalan a la burguesía parasitaria que compra aún dólares en Bs. 10; (repetimos) unas 2900 veces más económicos que el precio que indica el mercado paralelo. Sin embargo, a pesar de que Venezuela tiene la fuga de capitales más grande del mundo (midiéndola por el tamaño de su economía), el gobierno se niega a devaluar la moneda y a (al menos) encarecer la fuga de capitales. Ni hablar de frenar el desangre de las divisas con medida realmente revolucionarias (estatización de la banca y el comercio exterior).

La crítica a las políticas económicas… brilla por su ausencia

Con gran alegría leímos lo que puede considerarse como algo que podría parecer una crítica:

“Es complejo en la actual coyuntura definir medidas concretas a recomendar (…) primero y principal por la ausencia de información actualizada y precisa sobre las cuentas e indicadores nacionales.

Esto nos llena de júbilo. Es un gran avance para ellos. El asunto es que en las medidas que proponen ni siquiera se atreven a exigir que como mínimo, el gobierno respete la constitución y la normas del BCV, y publique todas las estadísticas que tiene férreamente escondidas como información top secret. Desgraciadamente hay datos esenciales que no se publican desde 2008. Datos del PIB y la inflación no se publican desde 2015 y datos de producción física no se divulgan desde 2011. Resultados de la Encuesta de Hogares por Muestreo no se propagan desde 2009. Si se habla de democracia participativa y protagónica, y de un pueblo “empoderado” lo mínimo que se debe hacer es (in)formarlo adecuadamente, para que éste pueda actuar con cierta certeza. Engels solía decir que la libertad es actuar con pleno conocimiento de causa. En Venezuela se ha retrocedido gravemente en este aspecto.

El deseo de la multiplicación burocrática de los Controles para resolver todo

Los “Guerreros Económicos” (GE) comentan con vigorosa resolución:

 “Reforzar el control cambiario, suspender la asignación de divisas a empresas privadas y particulares…

Es completamente inútil reforzar un mecanismo que está mal diseñado como lo es el control de cambio. Peor aún es seguir vendiendo divisas a una tasa tan increíblemente sobrevaluada que impide la más mínima competitividad en el agro y la industria. El control de cambio, con su enorme sobrevaluación, sólo ha servido para transferir una cantidad fabulosa de divisas a una burguesía parasítica (importadores, banqueros y comisionistas) que llevan 14 años haciendo de la estafa con sobrefacturaciones y sobreprecios su deporte exclusivo. El dólar protegido (DIPRO) a Bs. 10, lejos de “proteger” a los más depauperados, se convierte en un mecanismo de transferencia de renta petrolera a la burguesía más furiosamente improductiva, arruinando a su vez a todas las empresas industriales, agrícolas y productivas. Un tipo de cambio tan monstruosamente sobrevaluado hace que importar sea muy barato y obliga a sustituir toda la producción nacional por producción foránea. Eso conlleva un proceso de destrucción de fuerzas productivas y a solidificar una economía mercantil rentística que va a contrapelo de las necesidades de desarrollo industrial y tecnológico que requiere el país.

Suspender la venta de divisas a personas naturales las empuja al mercado paralelo (como pasa en la actualidad) y les impide acometer las acciones que cualquier obrero podría realizar en cualquier parte del mundo, creando mayores dificultades y penurias. Además ello beneficia a una manga de especuladores cambiarios que lucran a través de amplias redes de corrupción y tráfico con divisas. Es insólito que un país petrolero no pueda venderle divisas a sus propios ciudadanos.

Aunque el cese de venta de divisas preferenciales a la burguesía puede sonar revolucionario, el asunto estriba en que la Ley de Precios Justos (y eternos) prohíbe que las mercancías sean valuadas a un tipo de cambio que no es el oficial. Si por ejemplo se importa papel para imprimir un libro, el precio del texto no puede reflejar el costo de un dólar comprado a mercado paralelo. Hay enormes multas y promesas de cárcel hasta por siete años por una acción semejante. Entonces, si no le venden las divisas, y si tampoco lo dejan importar con sus propias divisas, las propuestas de los guerreros es simplemente prohibir que nadie aparte del Estado importe. Ello sería incrementar los niveles de escasez debido a que el Estado no puede importar todo y con esta crisis no tiene en Reservas Internacionales ni la séptima parte de las divisas que se requieren para la importación que se realizó en 2012. Como diría el Presidente CAP, sería un autosuicidio, un autogol delirante e inútil. No hay que ser un economista brillante para poder entender que es absolutamente necesario que la burguesía importe mercancías con divisas propias y llene los anaqueles de productos, más aún ante la bajísima cantidad de divisas que tiene el Estado. Llenar los anaqueles incrementará la oferta de bienes y debería detener el incremento exponencial de los precios.

Los GE continúan:

 “Verificar exhaustivamente a priori y a posteriori el uso de las divisas” “Transparentar la administración de divisas para evitar la corrupción y facilitar la contraloría social (…) Ente de Interoperabilidad,  controlado directamente por Miraflores (…)”

Los controles de verificación a priori y posteriori del uso de las divisas han fracasado estrepitosamente, además que aun sabiendo la tremenda corrupción que existe con las divisas en los años de control de cambio, no ha habido publicación ni aprensiones importantes de personas jurídicas que negociaron ilegalmente las divisas. Esta medida no es algo novedoso, es una réplica de acciones que naufragaron y que veladamente apoyan al fraude y a la corrupción que las formas actuales del comercio exterior reflejan. En otros países existen normas que rigen el comercio internacional y controles de todo tipo. El asunto es que no existen estímulos grotescos al robo y el fraude como los hay en Venezuela. Es decir, con un precio de la divisa abierto y libre, no habría ningún estímulo para robar divisas al fisco, ya que cualquiera que quisiera pudiera comprar y vender divisas en cualquier momento. Es decir, no habría ningún estímulo para la importación fraudulenta por sobreprecios o sobrefacturación. Es completamente innecesario crear miles de onerosos empleos improductivos para una verificación tan extravagantemente exhaustiva.

Una liberación sencilla con una tasa de cambio artificialmente elevada, es decir, muy subvaluada para alejar a todos los problemáticos y recurrentes fantasmas del rentismo petrolero, destruiría por completo el fraude (y la vocación hiperimportadora pública y privada) ya que no habría ninguna posibilidad de apropiarse de divisas “preferenciales” que terminan en manos de mafias que generan aparatos cargados de una feroz corrupción. El asunto también estriba en reiterar lo costoso que es contratar a miles de burócratas para controlar cosas que no terminan de controlar jamás. Son un gasto inútil de trabajo improductivo que consume renta y no genera plusvalía. Aparte de ralentizar, trabar y dificultar al extremo las actividades propias del comercio exterior.

Ser socialista no es colocar trabas a la acumulación pública y privada de capital, sabotearla o truncarla. La lucha socialista pasa por generar los espacios de poder en que la clase obrera con amplias capacidades técnicas y gerenciales, dirija el proceso de acumulación de capital, que sustituya al patrón en la dirección del metabolismo social de la relación que la expolia. Destruir capital es reaccionario y antirrevolucionario.

Es menester aclarar que ser Marxista no es aventurarse a un plan de súper control regulador del capital privado, esa compulsión, no aparece en ningún trabajo de Marx. Las políticas más salvajemente reguladoras de precios han venido de la mano con los niveles de inflación más altos de la historia del país. Han probado mil veces su ineficacia. La mejor política antiinflacionaria no es hostigar a los comerciantes, es llenar los anaqueles de los mercados, es decir, aumentar la oferta de bienes. Abrir los anaqueles a la producción nacional y extranjera disminuiría el contrabando y erradicaría al bachaquero al instante, normalizaría el comercio y permitiría colocar impuestos y reales controles tributarios. El estraperlista (bachaquero) es consecuencia de la crisis, no es causal de ella como lo afirman el grupo de los teóricos de la Guerra Económica. Sobre la Guerra Económica, Sutherland ha escritos varias críticas muy breves [vii].

Los GE insisten en aplaudir lo que ha fracasado una y mil veces

Los GE siguen en la misma tónica:

“Orientar el petróleo que actualmente se le vende a Estados Unidos de América hacia nuestros aliados (…)

La venta de petróleo a EEUU es favorecedora para Venezuela debido a que ese país compra nuestro petróleo con dinero en efectivo (alrededor de 700 mil barriles diarios), a diferencia de otros países que nos compran hidrocarburos con grandes descuentos o con créditos de hasta 30 años; ni hablar de los que nos pagan en “especies”, que suelen ser vendidas por burgueses de países “hermanos” que multiplican varias veces sus precios en aras de la “cooperación”. Ni que decir que Venezuela tiene en EEUU a CITGO, que nos compra 400 mil barriles diarios y es la quinta refinería más grande del “imperio”. Es completamente innecesario dejar de venderle a quien mejor nos paga y a quien más cerca está. Ahora, si EEUU (azuzada por la MUD) sigue aplicándonos medidas más alocadas, grotescas e injerencistas, será necesario volver la mirada a otros mercados. Aspiramos a que aumenten la protestas internacionales en contra de la administración virulenta y belicista de Trump, y se reviertan medidas de castigo que no afectan a Maduro, sino a los millones de trabajadores honestos que moran este suelo.

Los GE asoman (al fin) una idea interesante:

 “Iniciar un proceso de renegociación y reestructuración de la deuda externa, con países e inversores aliados (…)”

Es la única medida atrayente de todas las recomendadas por los GE; urgentemente se debe renegociar la deuda externa, es cada vez más insoportable para el salvamento de la economía el seguir pagando una deuda que ahoga y subyuga a  las finanzas nacionales. La declaratoria no oficial del default bajaría drásticamente los precios faciales de los bonos, lo que automáticamente facilitaría una operación de recompra de esos bonos con fondos aliados y así poder librarnos de  un enorme porcentaje de la deuda. Hay formas ingeniosas de disminuir fuertemente la deuda externa y dejar de enriquecer a los buitres, desgraciadamente el gobierno se ha mostrado completamente cerrado a tan siquiera discutir estas alternativas.

Los GE caen en una contradicción insuperable:

“En lugar de venderles las divisas a las transnacionales, prestárselas a interés y con garantías reales suficientes de recuperación del préstamo en divisas.”

Parece que ésta propuesta es de la señora Pascualina Curcio, la que dijo que el Banco de la República de Colombia (BRC) había secuestrado a la mitad de todos los billetes de Bs.100 que se han impreso, pagando 10 dólares por cada uno de ellos, para luego atesorarlos en sus bóvedas; y como se han rebosaban las arcas, los envían a Suiza, Ucrania, Alemania etc.[viii]. En otros espacios hemos comentado la imposibilidad de un acto tan sublime y magnánimo del BRC, dado que gastarían más del 80 % de sus reservas internacionales [ix]. Lo que sí entendemos es que si le prestas divisas a las empresas para que importen materia prima y vendan mercancías en bolívares en Venezuela, éstas no tendrán la posibilidad de devolverlas porque simplemente el gobierno no se las vende y la ley de ilícitos cambiarios prohíbe hacer operaciones con divisas por fuera de las regidas por el Estado. Lo cual hace que esta proposición sea un absurdo irrealizable. Algo más inteligente sería dejar que los privados vendan y compren las divisas que tienen en un mercado abierto y permitir la fluidez de sus divisas. Adicionalmente, se podría crear un sistema que facilite el envío de las remesas que podrían mandar los cientos de miles de emigrados de Venezuela a sus familiares, ello podría ser muy beneficioso para la economía en general.

Los guerrilleros económicos expresan su amor a la hermana República

No sólo el gobierno no tiene responsabilidad alguna en la “inexistente crisis económica”. El villano de reparto en esta tragedia es Colombia. Acá veamos las frases que le sueltan al vecino país, los amantes de la integración y de la Patria Grande:

“Cerrar la frontera con Colombia indefinidamente (….) Denunciar a Colombia ante la OMC (…) Denunciarla ante UNASUR por violación a la territorialidad de un país miembro”

A la fecha no ha habido un solo informe oficial sobre el resultado de los varios cierres de la frontera con los neogranadinos (de hecho aún está oficialmente cerrada, y sólo hay un limitado y engorroso paso peatonal), además creemos que es totalmente nocivo para la economía nacional el cierre fronterizo. Lo que se debería (re)hacer es una aduana formal y varias zonas francas para facilitar el comercio, el bajísimo precio de la gasolina propicia e impulsa el contrabando de extracción, en estas zonas francas se debería vender a un precio cercano al internacional la gasolina y otros productos que serían muy baratos para el público colombiano ya que el salario mínimo en Venezuela (con bono de alimentación) en divisas (al paralelo) es menos de 15 dólares mensuales.

Es completamente ridícula la teoría de la destrucción de la economía nacional y el valor de su moneda, por una página web y unas casas de cambio en la frontera. De esto ser así, habría simplemente que colocar otra página web: Bolívar Today que dijera que un bolívar vale 100 dólares, y así podríamos destruir la economía Yankee y conquistar al mundo…

Desgraciadamente estas ideas son comentadas por personas que desconocen de los rudimentos más elementales de la economía y preñados de buenas intenciones buscan justificar errores que se deben corregir en lo inmediato.

La adulación abyecta y el invisibilizar los graves dislates cometidos, no ayuda al enfermo a sanarse, lo aniquila. Si alguien tiene un infarto y visita al médico, y éste le dice que está perfecto y que sólo tiene “mal de ojo”, este galeno está atentando contra la vida del paciente, lo deja morir, cuando podría SALVARLO. Fácilmente sería acusado de mala praxis luego de una autopsia. Si los diagnósticos son disparatados, las recetas serán delirios henchidos de (mortales) buenas intenciones. Es necesario abrir el debate a otras propuestas. Es vital trabajar juntos para cambiar una situación cada día más dramática.

*Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO)   

Correo: alemcifo@gmail.com               Página Web: https://alemcifo.wordpress.com

Caracas, 02/10/17

[i] Gavazut, Luis;  Piña, José; Salas, Luis; Valdez , Juan; Romero, Juan;  Boza, Tony.  ¿Qué hacer? Propuesta de medidas inmediatas en defensa de la República y los derechos socioeconómicos de la población venezolana.  Artículo disponible en: http://www.15yultimo.com/2017/08/31/que-hacer-propuesta-de-medidas-inmediatas-en-defensa-de-la-republica-y-los-derechos-socio-economicos-de-la-poblacion-venezolana/ 

[ii] El Riesgo País (EMBI+ elaborado por JP Morgan) fue obtenido de la página Web: http://www.ambito.com , actualizado al domingo 01/10/2017.

[iii] Salas, Luís. 22 Claves para entender y combatir la guerra económica. Editorial: El perro y la rana. Caracas, Venezuela. 2015. Edición en digital disponible en: http://www.fundayacucho.gob.ve/wp-content/uploads/2015/10/Folleto-Guerra-Economica.pdf

[iv] Sutherland, Manuel. Causas reales de la inflación. La crisis y la alocada emisión de dinero (VZLA, AL, EEUU). Fecha de publicación: 30/03/2016Artículo disponible en: https://www.aporrea.org/actualidad/a225358.html

[v] Noticia: Goldman Sachs compra bonos de Pdvsa por valor de $ 2.800 millones. AutorPortal Web Efecto Cocuyo. Fecha de publicación: 29/05/17. Noticia disponible en: http://efectococuyo.com/economia/goldman-sachs-compra-bonos-de-pdvsa-por-valor-de-2-800-millones

[vi] Noticia: Goldman Sachs compra a través de un intermediario bonos de PDVSA. Autor: Portal Web El Estímulo. Fecha de publicación: 29/05/17. Noticia disponible en: http://elestimulo.com/elinteres/goldman-sachs-compra-bonos-de-pdvsa-con-rendimiento-de-39/

[vii] Sutherland, Manuel. 1. El disparate de la ‘guerra económica’: (I) Los contrabandistas entrenados por la CIA http://contrapunto.com/noticia/critica-de-la-economia-13

Miami http://contrapunto.com/noticia/critica-de-la-economia-15920/

  1. La falaz “guerra económica”: (II) Los acaparadores entrenados por el FBI. http://contrapunto.com/noticia/critica-de-la-economia-15047/
  2. La mendaz “guerra económica”: (III) La inflación es inducida desde Miami http://contrapunto.com/noticia/critica-de-la-economia-15920/

 

[viii] Curcio, Pascualina. ¿Entonces, dónde estaban los billetes de 100 bolívares?Fecha de publicación: 20/12/2016. Artículo disponible en: https://www.aporrea.org/economia/a238881.html

[ix] Sutherland, Manuel. El desastre monetario en Venezuela, billetes de Bs 100, inflación y una alternativa. Fecha de publicación: 23/02/2017Artículo disponible en:  https://www.aporrea.org/economia/a241825.html