El Congreso aprueba exigir el “cese inmediato” de la ministra de Justicia, Dolores Delgado


La moción sale adelante con los votos a favor de PP y Ciudadanos y la abstención de Unidos Podemos.

El PSOE se ha quedado solo en la defensa de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en el Congreso. La Cámara baja ha aprobado este martes una moción de interpelación urgente del PP que pedía acordar “el cese de forma inmediata” de la titular de Justicia a raíz de su controvertida conversación filtrada con el excomisario Villarejo y la reticencia inicial a dar amparo al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ante la querella de Carles Puigdemont y otros exconsellers en Bélgica.

La propuesta popular ha contado con el apoyo de Cs, una suma de diputados suficiente dado que Unidos Podemos, pese a evitar dar su apoyo explícito, se ha abstenido en la votación. También han abogado por la abstención ERC, el PDECat, Compromís y Coalición Canaria, mientras que el PNV ha sido el único grupo que ha votado junto a los socialistas.

La petición de cese inmediato de Delgado –sin consecuencias de obligado cumplimiento para el Ejecutivo– llega el día antes de que la propia titular de Justicia comparezca en el Congreso para rendir cuentas de sus conversaciones con José Manuel Villarejo.

En las grabaciones difundidas por Moncloa.com, la ministra conversaba con el excomisario Villarejo –en prisión provisional por presuntos delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales en el caso Tándem– y con otros presentes como el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en una comida que tuvo lugar en 2009.

En primer lugar, se acusó a Delgado de interceder desde su antiguo puesto de fiscal de la Audiencia Nacional para dificultar la extradición del empresario español Ángel Pérez Maura a Guatemala; después se difundió una grabación de la ministra calificando de “maricón” a su compañero de gabinete, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaksa; y finalmente se filtrado audios en los que Delgado acusaba a jueces y fiscales de haberse relacionado con menores durante un viaje de trabajo a Colombia.

El PP, en su exposición inicial, ha exigido la dimisión de la “todavía y reprobada ministra” porque, a su juicio, “no ha existido ejemplaridad ni en su trayectoria como fiscal ni en sus tres meses como ministra”. La diputada María Jesús Moro ha considerado que “es público y notorio que ha mentido reiteradamente, y cuando se miente es porque se oculta algo”. “No es posible que siga ni un minuto más”, ha reprochado la representante popular en una intervención en la que, más allá de sus “penosos antecedentes”, ha afeado su “omisión” inicial a la petición de amparo de Llarena.

En un sentido similar se ha expresado Cs. Su portavoz hoy, José Ignacio Prendes, ha comenzado criticando que el “desprestigio de las instituciones” que supone que la ministra no estuviera en el hemiciclo, ni ella ni ningún miembro del Gobierno.El representante de la formación naranja ha advertido de la “enorme vulnerabilidad” de la ministra por su “grave mochila de amistades peligrosas”. “Necesitamos una ministra que no pueda ser chantajeada y que no viva de la rectificación permanente ni haya sido tan indulgente con las cloacas del Estado”, ha zanjado Prendes, sin olvidarse de mencionar que “el Gobierno no contemplara de inicio asumir la defensa de Llarena”.

Unidos Podemos ha otorgado una abstención clave para que la moción saliera adelante, aunque en su argumentación Gloria Elizo ha reclamado “sacar la luz a todo porque la democracia está en juego”. En este sentido, ha mencionado otros nombres que han salido relacionados con el excomisario Villarejo, como “el rey Juan Carlos I o Pablo Casado”. Por todo ello ha reiterado su voluntad de citar a Villarejo en comisión de investigación.

También se han abstenido los partidos nacionalistas catalanes.

El PNV, único apoyo visible del PSOE ante el “acoso y derribo de ministros”

Ante ello, el PSOE, a través de Juan Carlos Campo, ha lamentado “el contenido y los tiempos chocantes” de la moción y ha reivindicado la “diferencia entre la vida profesional y la vida de la profesional” al referirse a unas conversaciones de Delgado “de hace nueve años, cuando ninguno de los presentes tenía responsabilidades de gobierno”. En relación a la “demanda instrumental de cinco prófugos de la justicia en Bélgica”, Campo ha reivindicado que después de tener conocimiento de la cuestión, la ministra Delgado “actuó y puso la maquinaria del Estado a disposición”.

 

 

Junto al PSOE se ha posicionado el PNV al “no compartir la dejación de funciones atribuida a la ministra”. Desde la tribuna de oradores, Mikel Legarda ha tildado la moción de “un nuevo parche en este acoso y derribo de ministros al que este grupo no le gusta participar”.