El Congreso aprueba pedir al Gobierno la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos


La propuesta del PSOE obliga políticamente pero no jurídicamente al Ejecutivo

El Congreso ha aprobado por 198 votos a favor frente a 140 abstenciones y sólo uno en contra (una diputada del PP, Celia Alberto, que se equivocó), instar al Gobierno a que proceda a la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco y su retirada del Valle de los Caídos, así como la reubicación de los de José Antonio Primo de Rivera en un lugar “no preeminente” de la basílica.

La proposición no de ley, presentada por el PSOE y que ha contado con el apoyo de Podemos y Ciudadanos frente a la abstención del PP y ERC, obliga políticamente aunque no jurídicamente al Gobierno a darle cumplimiento.

Finalmente la propuesta se ha votado y aprobado en los términos originales presentados por los socialistas sin incluir las enmiendas planteadas por Podemos, pese a que este grupo condicionaba su respaldo a que se tuvieran en cuenta sus ideas.

La retirada de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos es el punto más llamativo de la iniciativa, pero no el único. Se trata de una propuesta imprescindible para poder “resignificar” el monumento y que deje de ser un lugar de “memoria franquista y nacional católica” para convertirse en un espacio en favor de la reconciliación y la democracia que reconozca a las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura.

En este sentido plantea también la retirada de cualquier tipo de subvención a cualquier organización que ensalce el franquismo, la dictadura, el fascismo, el nazismo, la xenofobia o cualquier tipo de ideología vejatoria para las víctimas.

La pretensión última de los socialistas es la de revitalizar la Ley de Memoria Histórica que consideran ahora vacía de recursos. De esta forma la proposición reclama reanudar los trabajos de localización y exhumación de fosas comunes y la creación de un banco de ADN que permita el cotejo y la identificación de restos.

Entre las iniciativas que se incluyen en la proposición figuran la creación de un censo de infraestructuras construidas por personas condenadas a trabajos forzosos durante el franquismo.

Igualmente reclaman la creación de una Comisión de la Verdad sobre las violaciones de los derechos humanos y las desapariciones forzadas durante la Guerra Civil y la dictadura, así como que se estudie la nulidad de las condenas dictadas por los tribunales franquistas contra quienes defendieron la legalidad de la República.