El fantasma de una nueva derrota para Evo tras la decisión de la Corte


Minutos después de la lectura del fallo de La Haya, diversas voces en Bolivia cuestionaron la estrategia de Evo Morales para la demanda. El categórico fracaso de esta pone en entredicho su desempeño para las primarias presidenciales que se llevarán a cabo en enero de 2019.

“El fallo de La Haya es una derrota jurídica histórica aunque injusta causada por el Presidente, su gobierno y su equipo”. De esta forma el ex vicepresidente boliviano Víctor Hugo Cárdenas, inició una serie de tuits en los que cuestionó el actuar de Evo Morales tras la derrotada del país altiplánico en la Corte Internacional de Justicia (CIJ). “¡Subordinó el mar al interés de la reelección indefinida!”, continuó Cárdenas apuntando sus dados directamente a las elecciones primarias de enero de 2019.

El ex vicepresidente no fue el único en criticar a Morales. A través de la misma red social, el ex candidato presidencial, Samuel Doria, señaló: “El pueblo boliviano está frustrado. Necesitamos una explicación de por qué llegamos a este resultado”. En tanto, el diputado opositor Amilcar Barral expresó a Emol que se “termina un discurso del mar que tenía el Presidente, hoy tenemos que hablar de la democracia. No tenemos mar pero defenderemos la democracia”.

Declaraciones que dieron término a la unidad que había conseguido el Mandatario gracias a la demanda interpuesta contra Chile. Ahora, Morales vuelve a su país para enfrentar los comicios más complejos desde que asumió en 2006. Es por este motivo que en Chile, coinciden que al líder del MAS le “cobrarán cuentas” en las votaciones del próximo 27 de enero, tras la derrota en La Haya.

“Ha quedado en un estado de máxima debilidad política”

Cercanos al ministerio de Relaciones Exteriores afirman que el principal afectado del fallo fue, justamente, Evo Morales ya que su segundo mandato se fundamentó en el tema marítimo. Sobre esto el abogado y diplomático, Luis Winter, señala que tras el veredicto de la Corte las expectativas que creó el Jefe de Estado boliviano “no se cumplen y desde luego que produce un desanimo y un desarraigo entre los votantes

Opinión similar comparte el ex embajador en Venezuela y Perú, Fabio Vio, quien comenta que Morales “en gran medida usó esto como una campaña política y abusó de declaraciones para capitalizar políticamente este hecho“, algo que los “bolivianos tendrán que medir”. Sobre esta estrategia, el cientista político y ex diplomático, Juan Salazar, comenta que “fue errada y eso le puede pasar la cuenta para el momento en el que se defina la elección presidencial“.

El abogado y diplomático, José Rodríguez Elizondo, indica que el Mandatario del país altiplánico “tiene poco juego de piernas” tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). “La situación estructural es muy curiosa porque uno puede decir que el 100% de los bolivianos estaba detrás de Evo Morales por la demanda contra Chile, pero sucede que más del 50% no quería que siguiera gobernando”, explica.

Más enfático es Nelson Hadad, miembro Consejo Asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya, para quien el Presidente boliviano “ha quedado en un estado de máxima debilidad política“. Algo que podría ser utilizado en contra del líder del MAS.

Es por este motivo que, desde Cancillería indican que el Jefe de Estado del país altiplánico se encontraría en un proceso para “recalibrar su situación”, además de que estaría buscando “culpables” al interior de su gobierno o equipo. Mientras que Vio señala que otra opción es que Morales justifique el resultados a través de “algunas interpretaciones, buscando en el fallo mismo alguna expresión de la Corte que indique que esto no implica que no se siga negociando”.

No obstante, en Chile creen que esto no sería suficiente para dar vuelta la situación y ya comienzan a pensar en posibles beneficiados con el resultado de la demanda ante La Haya. “Esto por fin libera el camino de los rivales de Evo Morales que no se atrevían a competir porque estaba el tema contra Chile en el ambiente“, dice Salazar.

Carlos Mesa, ¿la alternativa a Morales?

A fines de julio el medio boliviano Página Siete dio a conocer un sondeo que posicionaba a un sopresivo candidato a dos puntos del actual Mandatario: Carlos Mesa, el ex Presidente y vocero de la causa marítima, se ubica solo dos puntos a bajo de Morales, con el 25% de las preferencias pese a que aún no define si competirá o no en los comicios de enero.

Pese a su rol en la demanda contra Chile, desde los pasillos del ministerio de Relaciones Exteriores señalan que el electorado no “le cobraría mucho por la derrota porque no fue él quien hizo las promesas de mar”. No obstante, esto no significa que el ex Mandatario tenga una victoria asegurada. Para el ex embajador en misión especial por la demanda de Bolivia ante La Haya, Gabriel Gaspar, el beneficio del vocero sería solo “parcial” ya que lo tenían totalmente arrinconado, de hecho hasta lo tenían sometido a un juicio igual que al ex Presidente Jorge Quiroga”.

Además, si bien varios integrantes del mundo diplomático señalan que Morales con Mesa presentan muy perfiles diferentes. Un posible gobierno del ex Presidente no significaría una mejora en las relaciones con Chile, ya que en su mandato, durante la Cumbre Extraordinaria de las América de 2004, señaló: “Convocamos al Presidente Lagos y al gobierno de Chile a buscar con nosotros una solución definitiva a nuestra demanda marítima”. A lo que el entonces Mandatario respondió con el ya famoso “Si de diálogo se trata, ofrezco relaciones diplomáticas aquí y ahora”.

Otra figura que podría beneficiarse, señala una fuente del Minrel, sería, el también ex Jefe de Estado, Jaime Paz Zamora quien dijo que Bolivia puede vivir sin mar, pero no sin democracia y, según indican, es parte de la oposición que se “niega a seguirle el juego” a Morales.

En tanto, también se especula que en caso de que Morales no esté en buen pie para presentarse a la elección podría nombrar a alguien cercano a su línea política como al vicepresidente Álvaro García, o el ex canciller del Mandatario, David Choquehuanca, quien en diciembre de 2016 encabezó una polémica visita a los puertos de Arica y Antofagasta para constatar supuestos incumplimientos al Tratado de 1904.