El Gobierno comienza a vender colchones y cocinas a los habitantes de un pueblo devastado


Una casa destruida en Júcaro tras el paso del huracán Irma. (INVASOR/ YOUTUBE)

El Gobierno comenzó a vender “de manera subsidiada” este lunes colchones y fogones de kerosene a los habitantes de Júcaro, uno de los pueblos devastados por el huracán Irma, según dio a conocer la oficial Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Las autoridades han priorizado los hogares donde hay niños y ancianos, para distribuir inicialmente unos 200 colchones personales y 465 cocinas.

Además, el Gobierno dijo que ha acondicionado una tienda para el expendio de materiales de construcción y carbón, “a menos precio que el establecido” en Júcaro y Punta Alegre, otra localidad de Ciego de Ávila.

El semanario oficial Invasor en un reportaje la semana pasada retrataba la realidad del poblado de Júcaro y mostraba a sus habitantes cuyas esperanzas estaban todavía cifradas en salir al mar y ver si encontraban algunas de sus pertenencias allí.

El Estado decidió financiar solo el 50% del precio de los materiales de construcción que se venderán a las personas cuyas viviendas quedaron destruidas total o parcialmente.

Esta decisión implica que el Gobierno deja sobre los hombros de los damnificados buena parte del problema que él mismo ha creado al no contrarrestar durante décadas el deterioro del fondo habitacional e incumplir sistemáticamente los planes de construcción de viviendas.

Tras el paso del meteoro, el Gobierno además ha vendido comida elaborada y agua embotellada en la capital. Damnificados se han quejado de que el Estado no entregara de forma gratuita estos productos a familias que lo han perdido todo.

El precio de un plato de comida en esos lugares era de 5 pesos cubanos (unos 20 centavos de dólar), pero a pesar de ese reducido costo se vieron protestas entre los vecinos de estas zonas más afectadas.

La propia hija de Raúl Castro, Mariela Castro Espín, aplaudió en Facebook esta venta de comida y agua embotellada a la población. Su cuenta en la red social fue bloqueada este lunes.

A pesar de la venta de todos estos productos de primera necesidad (comida agua, colchones, cocinas), el Gobierno cubano está recibiendo cargamentos de donaciones de otros países.

República Dominicana

Este lunes un buque de la Armada de República Dominicana llegó al puerto de La Habana con un cargamento de ayuda humanitaria de más de 86 toneladas para los damnificados del huracán Irma.

El comandante de la nave dominicana, el capitán de fragata Macdonald Belliard, detalló que el donativo para los cubanos incluye materiales de construcción como madera, carpintería de aluminio, clavos, cubiertas de techos de metal, alambre y plantas eléctricas portátiles.

La ayuda humanitaria de República Dominicana es la tercera que llega a Cuba, tras los cargamentos enviados por los gobiernos de Venezuela y Surinam, de cinco y ocho toneladas, respectivamente, tras el paso del huracán Irma la pasada semana, recuerda EFE.

España

España formalizó este lunes una primera aportación de 200.000 euros para materiales de respuesta a emergencias a través de la Cruz Roja cubana para contribuir a la recuperación de la Isla.

El embajador español en La Habana, Juan José Buitrago, y el coordinador general en Cuba de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), José Manuel Mariscal, se reunieron con el secretario general de la Cruz Roja cubana, Luis Foyo, para conocer las necesidades inmediatas de esa organización.

“Ha sido un huracán que ha producido efectos devastadores en la economía, en las infraestructuras y sobre todo en las personas del país y España no puede estar ausente de este esfuerzo que ha realizado el Gobierno cubano de asistencia y reconstrucción”, señaló a EFE el embajador de España.

Tras esta ayuda se analiza el envío de 100.000 euros adicionales a través de la Federación Internacional de la Cruz Roja.

Será la representación cubana de Cruz Roja la responsable de distribuir el material donado por España en las zonas donde sea más necesario, afirma EFE.

Mosquiteras impregnadas, lonas de plástico, herramientas para la reconstrucción, bidones de agua y “kit” de cocina e higiene son algunos de los productos que pueden integrar la donación española.

Reino Unido

La organización británica Cuba Solidarity Campaign (CSC) dijo a Sputnik News que este lunes enviaría 10.000 libras (unos 13.500 dólares) a la capital cubana: una primera remesa de las “cientos de pequeñas donaciones” que ha recibido.

CSC lanzó una campaña de captación de fondos para los damnificados por el ciclón el lunes 13 y en menos de 24 horas había recolectado 15.000 libras.

“Llevamos recaudadas 25.000 ahora mismo y el total de donaciones sigue subiendo de forma que enviaremos otra remesa de dinero en los próximos días”, añadió Miller.

Otras ayudas

China también anunció este fin de semana que donará a Cuba un millón de dólares en efectivo y el envío de materiales de primera necesidad como techos, colchones, frazadas, bombas de agua y luminarias, así como un barco de arroz que llegará al puerto occidental de Mariel a mediados de octubre.

Colombia también ha acudido en auxilio de los damnificados cubanos con el envío tres aviones, el primero de ellos llegado ayer domingo a La Habana con una carga de material de higiene y sábanas, y también está prevista una donación en efectivo, según dijo hoy la embajadora de ese país en la isla, Araceli Morales.

El Gobierno de Japón ha comunicado que destinará ayuda de emergencia para Cuba para contribuir a la recuperación de las familias cubanas afectadas por el paso del peligroso meteoro.

La ayuda japonesa incluye purificadores de agua y depósitos portátiles de combustible, entre otros artículos que llegarán a la isla a través de la agencia de cooperación internacional del país asiático.

Otros organismos internacionales como el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y la Cruz Roja están colaborando con ayudas millonarias.

El azote de Irma a Cuba dejó un saldo de diez muertos, más de 1,7 millones de evacuados (de los que aún quedan desplazados 26.000), fuertes inundaciones provocadas por las penetraciones del mar en la costa norte de varias provincias y elevados daños en los servicios básicos y la economía aún sin cuantificar.