El hijo mayor de Fidel Castro se suicida en Cuba


Fidel Castro Diaz-Balart, hijo del ex gobernante Fidel Castro, durante un acto en La Habana, Cuba, el 12 de noviembre del 2008Javier Galeano AP

Fidel Ángel Castro Díaz-Balart, primogénito del fallecido Fidel Castro y familiar de varios congresistas cubanoamericanos de Miami, murió el jueves tras “atentar contra su vida”, según reportaron varios medios oficiales cubanos.

Según el sitio de noticias Cubadebate, el hijo mayor de Castro y Mirta Díaz-Balart, “venía siendo atendido por un grupo de médicos desde hace varios meses con motivo de un estado depresivo profundo” y “atentó contra su vida en la mañana de hoy primero de febrero”.

 

 

La prensa oficial cubana raramente menciona públicamente las causas de muerte de figuras públicas. Aún se desconoce, por ejemplo, la causa de muerte del fallecido líder Fidel Castro. Pero el reporte sobre la muerte de quien era conocido en la isla como “Fidelito” incluye detalles como que inicialmente estuvo hospitalizado y luego “se mantuvo con seguimiento ambulatorio”.

Físico de profesión, Castro Díaz-Balart se desempeñaba como asesor científico del Consejo de Estado y Vicepresidente de la Academia de Ciencias de Cuba. Tenía 68 años.

“Fidelito” fue el primer hijo de Fidel Castro y el único con Mirta Díaz-Balart de Núñez, a la que conoció en la Universidad de La Habana y con la que se casó el 12 de octubre de 1948. La pareja se divorció en 1955 mientras Castro se encontraba exiliado en México, tras asaltar el Cuartel Moncada y luego ser amnistiado por el gobierno de Fulgencio Batista.

Castro obtuvo la custodia del niño y su madre rehízo su vida en España. En el 2006 regresó a Cuba para visitar a su hijo y se supone que también visitó a Castro, en ese entonces convaleciente de una grave enfermedad. Los congresistas republicanos por la Florida Lincoln y Mario Díaz-Balart son primos del fallecido “Fidelito”.

Lincoln Díaz-Balart no contestó inmediatamente a una petición de comentario.

En 1959, Castro utilizó a Fidelito durante una aparición en un programa de televisión en Nueva York para ofrecer a la audiencia estadounidense una imagen paternal. En el programa, el niño contesta en inglés a varias preguntas en un acento más pulido que el del entonces líder guerrillero. Pero al cabo de los años Fidelito recibió la ira de su padre, en un publicitado escándalo en el que el gobernante lo acusó de incompetencia y lo condenó al ostracismo por varios años.

En la década de los 80 del siglo pasado, Castro tenía ambiciones de construir una central nuclear en Juraguá, en la provincia de Cienfuegos, y puso a su hijo, quien se formó como físico en la antigua Unión Soviética, al frente de su construcción y de la Comisión de Energía Nuclear de Cuba. Pero en 1992 el gobernante despidió a su propio hijo entre rumores de negligencia y corrupción, “por ineficiencia en el desempeño de sus funciones”.

En 1999, Castro Díaz-Balart reapareció en la vida pública con un libro y fue nombrado asesor de la Industria Básica. En los últimos años viajó a Kazajistán (2015), donde visitó centros de desarrollo tecnológico y científico, y en Moscú (2016) para asistir a la Conferencia Mundial de la Asociación Internacional de Parques Tecnológicos.

 

Castro Díaz-Balart tuvo tres hijos con la rusa Natasha Smirnova (Mirta María, Fidel Antonio y José Raúl) y tras divorciarse de su primera esposa contrajo matrimonio con la cubana María Victoria Barreiro.

Tenía, además, cinco hermanastros reconocidos: los hijos nacidos de la unión de Fidel Castro con Dalia Soto del Valle (Alexis, Alexander, Antonio, Alejandro y Ángel). A ellos se suma Alina Fernández Revuelta, hija ilegítima de la relación que tuvo Castro con Natalia Revuelta.