El Museo del Prado dedica por primera vez una exposición a una mujer


1008130En sus casi 200 años de vida, la pinacoteca nunca ha destinado una muestra a una mujer. Lo hace ahora ahora con Clara Peeters, una artista enigmática del siglo XVII. 

Flamenca, de buena posición social y fuerte personalidad. Así era Clara Peeters, la primera mujer protagonista de una exposición del Museo del Prado. Sí. ¡La primera! Suena tremendo, pero el susto disminuye cuando Miguel Falomir -director adjunto de Conservación e Investigación del Prado- explica que, a pesar de que la pinacoteca cumplirá 200 años en 2019, apenas lleva unos 30 años organizando exposiciones periódicas.

vanitas-autorretrato-1024x757

Probable autorretrato de Clara Peeters

El museo atesora 56 pinturas y 49 obras gráficas firmadas por mujeres. Muy poco teniendo en cuenta los inmensos fondos del Prado. Solo 52 mujeres tienen el privilegio de figurar como autoras de obras de su colección. Y de ellas únicamente tres son del siglo XVI y nueve del siglo XVII.

Los animales no le salían bien porque, al ser mujer, Peeters no tuvo la opción de acudir a una academia y estudiar con modelos vivos

No ha sido fácil ser mujer artista. Casi todas las que lo lograron eran hijas de pintores que se habían criado rodeadas de lienzos y pigmentos o damas de buena cuna que se entretenían con los pinceles. Solamente un pequeño puñado de ellas -una minoría de esta minoría- logró vivir de su arte. Una de las que consiguió vender sus creaciones fue Clara Peeters.
Quién fue y por qué el Museo del Prado la ha elegido a ella para romper el hielo? «Sabemos muy poco de ella, y todo lo que conocemos lo hemos extraído de sus obras», responde Alejandro Vergara, comisario de la exposición El arte de Clara Peeters, que arrancará el próximo 25 de octubre.
Por la fecha que figura en la madera de los bastidores de sus cuadros y las inscripciones en los cuchillos de plata que aparecen en sus bodegones deducimos que Clara Peeters nació en Amberes entre 1588 y 1590.

1203_clara-peeters-dinner-is-served

Por la riqueza de estos materiales (la madera, por ejemplo, venía de los bosques del Báltico) averiguamos que tenía una posición desahogada, lo cual también transmiten los candeleros de plata, las copas de cristal de Römer, la porcelana o las jarras de cerámica que pinta. Y por las cofias, vestidos y collares con los que se autorretrató confirmamos que pertenecía a un entorno urbano y que era diestra. una vez se muestra con los pinceles en la mano. Pero aparece camuflada, casi fantasmagórica. en tamaño diminuto y en el reflejo de los objetos relucientes que incluye en sus bodegones. Se autorretrató muchas veces (por lo menos en ocho de sus obras), pero siempre en miniatura, como a escondidas. «Era su manera de mostrarse, de reivindicarse -interpreta Alejandro Vergara-. Y es también un alarde de su pericia».

Clara Peeters fue la primera en incluir peces en sus bodegones. Los mostró de una manera casi científica.

1834110_original

También sabemos que Clara Peeters era dueña de una personalidad fuerte porque se hizo un sitio. Tuvo mérito. Le tocó vivir el esplendor de Rubens, que eclipsó al resto de los autores de su entorno y su tiempo. Era casi imposible sobresalir. Pero ella lo logró a base de desparpajo y trabajo concienzudo. La osadía la llevó a ser pionera. fue el primer pintor del mundo que incluyó peces en los bodegones. «Luego, la siguieron otros; el tema se puso de moda», cuenta Alejandro Vergara.

Sus maneras eran próximas a lo moderno, a lo que hacía Caravaggio en Italia o Sánchez Cotán en España, un nuevo estilo marcado por el realismo. «Se estaba pasando del idealismo al realismo, lo que nos rodea empezaba a tener valor y belleza», explica el comisario de la exposición del Prado.

No estaba inscrita en el gremio de pintores«Hemos buscado Peeters en muchas listas y no figura», cuenta Vergara-. Su primer cuadro es de 1607, lo atestigua el documento de un coleccionista. Fueron varios sus clientes importantes; entre otros, el marqués de Leganés o el rey Felipe IV de España. De ahí que el Museo del Prado tenga cuatro de sus bodegones, lo que lo convierte en el mayor coleccionista del mundo de Clara Peeters.

“Es una figura clave. No solo la hemos elegido por ser mujer”, sostiene el responsable del Prado

Ahora, el Prado muestra 15 de las 35 obras que se conservan de la pintora; todo, bodegones y el retrato de una mujer. Como no podía asistir a una academia a formarse (era impensable acudir a un estudio lleno de hombres y ¡con modelos desnudos!), Clara Peeters se dedicó a la naturaleza muerta, un género factible en el ámbito doméstico. Eso explica que sea muy hábil retratando objetos y no tan ducha con los seres vivos. Era tenaz y minuciosa, lo que le hizo destacar en los detalles y en la armonía de la composición de sus cuadros. Sobresale en su manera de presentar el contraste entre colores y en la composición. «Es una figura clave del bodegón. No solo la hemos elegido a ella por ser mujer», puntualiza Miguel Falomir. «Y no va a ser la última», añade.

Firma de lujo en un cuchillo

descarga

A veces, Clara Peeters firmaba en platos y cuchillos. Todavía no se utilizaban tenedores, y los invitados llevaban sus propios cuchillos cuando acudían a cenar a casa de alguien. El que invitaba aprovechaba además para mostrar sus mejores vajillas, objetos de plata y cristal. No está claro que Clara estuviera casada, a pesar de que haya pintado un cuchillo nupcial con su firma.


OTRAS PINTORAS EN EL PRADO

Casi todas están en los almacenes del museo

Artemisia Gentileschi

artemisia_gentileschi_-_self-portrait_as_a_lute_player-278x300

 

Casi nació en un estudio de pintura. su padre era pintor y daba clases. Artemisia fue violada por un colega de su padre y tuvo que irse de Roma. A diferencia de Clara Peeters, Artemisia (1593-1654) no solo pintó bodegones, sino que destacó por su destreza en pintar a la manera caravaggesca. Fue una artista de prestigio en su época. El Prado posee su Nacimiento de san Juan Bautista.

Sofonisba Anguissola

self-portrait_sofonisba_anguissola-289x300

Nació en Cremona sobre 1532 y murió en 1625 y ostenta el gran honor de ser la mejor mujer artista de su tiempo. Fue dama de Isabel de Valois, primera mujer de Felipe II. El Prado tiene tres obras de esta artista y otras tres de su hermana Lucía. Sofonisba Anguissola y Clara Peeters son las únicas que tienen obra expuesta habitualmente en las salas de la colección permanente del museo.

Marietta Robusti, ‘Tintoretta’

tintoretta-8592627973a2-retoc-300x290

Su padre, Tintoretto, la adoraba y eso le perjudicó. tenía talento, pero no le hicieron encargos públicos. quedó ensombrecida por su padre. Colaboró con él (la llamaban ‘Tintoretta’), se dedicó al pequeño formato y parece que Felipe II la quiso como pintora de cámara, pero Tintoretto no la dejó marchar de su lado. En el Prado está su Dama veneciana. Murió en 1590, a los 36 años.

Anna Maria Mengs

anna-maria-mengs-237x300Es una alemana muy española. Nació en Dresde en 1751, pero se trasladó a España en 1778 y murió en Madrid. Era hija y discípula de Anton Raphael Mengs. Suyo es el retrato de este pintor que posee el Prado. Anna destacó por sus retratos pastel. Fue miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. La elogiaron porque pintaba sin descuidar su casa y sus siete hijos.

PARA SABER MÁS

El arte de Clara Peeters, Museo del Prado. Del 25 de octubre de 2016 al 19 de febrero de 2017.