Elecciones en Brasil: angustiados, los brasileños recurren al diván


Joven participante en acto de campaña a favor de Jair Bolsonaro

Las elecciones presidenciales del domingo en Brasil, marcadas por una inaudita carga de tensión entre los bandos, por agresiones físicas y verbales y por la angustia ante el futuro inmediato, llevaron a muchos ciudadanos a buscar el apoyo de psicoanalistas y psicólogos.

En un país donde la práctica analítica de Freud o Lacan está bien extendida -principalmente entre las clases acomodadas-, el malestar derivado del agresivo clima electoral se metió en las consultas de los terapeutas.

“El 80% de mis pacientes” expresan un sufrimiento relacionado con la elección, “es muchísimo”, cuenta Admar Horn, integrante la Sociedad Brasileña de Psicoanálisis (SBP) en Río de Janeiro, a menos de una semana de la segunda vuelta.

“Amistades de larga duración se deshicieron, surgieron grandes conflictos en las familias y en el trabajo.”

Admar Horn

SOCIEDAD BRASILEÑA DE PSICOANÁLISIS 

“Mis pacientes tienen una angustia creciente, porque están ante lo desconocido”, afirma el psicoanalista, evocando un “ambiente peligroso” e incluso “un miedo terrible de un retorno a un régimen de extrema derecha” como el de la dictadura militar (1964-1985).

“Amistades de larga duración se deshicieron, surgieron grandes conflictos en las familias y en el trabajo“, continúa.

En tanto, Antonio Alberto Rito tiene la “agenda llena” con “estos nuevos pacientes que acuden con angustia y mucho miedo a su consulta de psicología clínica en Rio.

“En casi 20 años de clínica, es la primera vez que veo esto”, asegura. Existe “un clima de polarización, de negación del otro, de ira muy fuerte” en los pacientes, sean electores del candidato de extrema derecha, Jair Bolsonaro -cómodo favorito según los sondeos- o del izquierdista Fernando Haddad, agrega.

“Una paciente me dijo incluso que si yo votaba a Bolsonaro, ¡ya no iba a venir nunca más!”, añade.

Existe “un clima de polarización, de negación del otro, de ira muy fuerte.”

Antonio Alberto Rito

PSICÓLOGO

Los brasileños llegan a estas consultas con síntomas como “alteraciones de estado de ánimo, insomnio, pesadillas o crisis de bulimia”, explica el psicólogo.

Admar Horn constata a su vez somatizaciones como “problemas de alergias o gástricos”, así como “reactivaciones de ataques de pánico que habían sido superados”.

Fernando Rocha, psicoanalista de Rio y también miembro de la SPB, ve un aumento de las fobias, por ejemplo entre miembros de la comunidad LGBT, particularmente estigmatizada por Bolsonaro, “personas que habían encontrado su lugar” en la sociedad “pero que empiezan a tener mucho miedo de salir a la calle, de ser agredidas”.

“Casi todos mis pacientes están muy preocupados con lo que puede pasarles, están angustiados y a veces deprimidos”, resalta el psicoanalista.

Aún así, cabe aclarar que diversos sectores de la sociedad brasileña han decidido votar a Bolsonaro, a pesar de su abierta homofobia y declarado racismo. ¿Por qué? Porque creen que hará concreta su promesa de mayor seguridad.

Encuestas

La última encuesta difundida por Ibope, Fernando Haddad del PT acortó su distancia frente al favorito Bolsonaro. 

Haddad festejó este avance en un acto en Río. Pero lo cierto es que Bolsonaro sigue liderando cómodo los sondeos.

Según Ibope, Bolsonaro continúa liderando las encuestas con un 57 % de los favoritismos, mientras que Haddad tiene un 43 %.

Al comparar el actual sondeo con la encuesta realizada por la misma firma hace una semana, la intención de voto por el ultraderechista bajaron dos puntos porcentuales, al pasar de 59 % a 57 %, mientras que los apoyos de Haddad subieron del 41 % al 43 % de los afectos.

La política, en todos lados

En San Pablo, un centro ofreció sesiones de terapia de grupo gratuitas para ayudar a afrontar las “angustias electorales“, informó el diario O Globo.

Algunos brasileños acudieron para compartir su sufrimiento ante la imposibilidad repentina de debatir racionalmente con la familia, en el trabajo o con los amigos en un país donde los ánimos están tan caldeados que en casi todas las conversaciones acaba colándose la política.

En este ambiente, los estudiantes también están mostrando “dificultades para concentrarse”. “Leo todo sobre Bolsonaro, personas interpretándole, entrevistas con sus asesores… y ya no consigo ni leer un libro”, confesó uno de ellos a O Globo.

Los millones de estudiantes de bachillerato que se presentarán al Enem, las pruebas de acceso a la universidad que se realizarán una semana después del segundo turno, deben conseguir separarse de sus celulares saturados de mensajes políticos -y de informaciones falsas- para apurar los últimos días de estudio antes de la prueba.

André de Souza, un elector de Rio, relató que recibe alrededor de 500 mensajes de WhatsApp por día, a favor o en contra de los dos candidatos.

Varios psicoanalistas fueron invitados por la revista Época a adentrarse en “la cabeza de Bolsonaro”. Aunque con todos los límites de un ejercicio realizado… sin el paciente.

Varios identificaron en el ex capitán del Ejército una “personalidad autoritaria” con una “crueldad patente“, tendiente a la “paranoia” y con una “fragilidad narcisista”.

El “Messias”

Un psicoanalista describió igualmente una personalidad “autocentrada” y “megalómana”, además de identificar una “dimensión mesiánica en el comportamiento del candidato” al que sus fieles llaman el ‘Mito’, y cuyo nombre completo es Jair Messias Bolsonaro.

Con su discurso de mano dura contra la criminalidad, el probable futuro presidente querría encarnar para los brasileños un “sustituto de padre” al que “se tiene miedo” pero al que uno “se somete a cambio de su protección”, afirmó el analista.

Para Fernando Rocha, que cita los mecanismos descritos por Freud en “Psicología de las masas”, Bolsonaro es una figura “idealizada que suscita una adhesión “completamente primitiva, como él mismo”.

Fuente: AFP