En Cuba escasea hasta el café