Eurocámara pide apoyar resolución de la OEA condenando al gobierno bolivariano


La Eurocámara condenó este jueves la “represión brutal” en Venezuela, donde al menos 28 personas fallecieron en casi un mes de protestas, una institución que, a juicio de Caracas, “alienta” a opositores “violentos” en el país latinoamericano.

Por 450 votos a favor, 35 en contra y 100 abstenciones, los eurodiputados condenaron la situación en Venezuela y pidieron a Bruselas apoyar la resolución del 3 de abril de la Organización de Estados Americanos (OEA), un organismo del que Caracas inició su separación.

“Alientan a los violentos, es la misma campaña [de la OEA] de dar soporte y aliento a los violentos. Es lo mismo que pasa con los grupos terroristas en Medio Oriente, ¿quién da soporte financiero y logístico? ¿Quién entrega las armas?”, dijo en rueda de prensa la canciller venezolana, Delcy Rodríguez.

La decisión del Parlamento Europeo “refleja el mismo sentir del pueblo de Venezuela” y envía el mensaje de que “no estamos solos”, dijo por su parte en Bruselas Lester Toledo, del partido opositor Voluntad Popular, para quien esto es un “gran paso” para la “transición democrática”.

Venezuela vive una oleada de manifestaciones desde el 1 de abril, en protesta por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de adjudicarse las funciones del Parlamento, que degeneraron en ocasiones en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, disturbios e incluso saqueos.

Aunque el tribunal dio marcha atrás a su decisión tras la fuerte presión internacional, la oposición busca la salida de Maduro del poder. Ambas partes se responsabilizan además mutuamente de la violencia que dejó por ahora al menos 28 muertos, así como cientos de heridos y detenidos.

– ‘Otras medidas’ –

En este contexto, la Eurocámara condenó “enérgicamente la represión brutal ejercida por las fuerzas de seguridad venezolanas, así como por los grupos armados irregulares, contra los manifestantes pacíficos”.

En el debate celebrado el 5 de abril, previo a esta resolución, los europarlamentarios se mostraron divididos entre llamados a adoptar una posición más firme o a continuar con la mediación.

En la resolución adoptada este jueves, presentada por los cuatro principales grupos de la Eurocámara, los eurodiputados urgen a apoyar el proceso de mediación, pero al mismo tiempo a estudiar “otras medidas”.

En este sentido, piden a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, que “analice activamente, junto con organizaciones internacionales y regionales, otras medidas que permitan a la Unión restablecer la plena democracia en Venezuela”.

“Es crucial que todas las partes trabajen seriamente y de buena fe en una desescalada de la tensión”, indicó en un comunicado Mogherini, para quien la violencia es “un obstáculo a las soluciones pacíficas a la crisis”.

Del texto final se cayó la petición inicial de los parlamentarios del grupo liberal ALDE y de los conservadores del ECR de estudiar “sanciones específicas”, como reclamó una parlamentaria liberal durante el debate celebrado en abril.

– Cronograma electoral –

Una de las exigencias de los manifestantes es un cronograma electoral, reclamo que también recogen los europarlamentarios, que urgen a Caracas a presentar “en el plazo más breve posible” un “calendario electoral que permita la celebración de procesos electorales libres y transparentes”.

Aunque el presidente venezolano, Nicolás Maduro, se mostró el domingo partidario de celebrar los comicios de gobernadores, que estaban previstos para diciembre pasado, descarta adelantar las presidenciales de 2018.

“Un calendario electoral para unas elecciones libres e independientes es la única solución para salir de este impase”, indicó en un comunicado tras la votación el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, para quien esto pasa también por la liberación de “todos los presos políticos”.

Al igual que en otra resolución, en junio de 2016, los eurodiputados urgieron a Caracas a liberar a los presos políticos. Y piden que permitan “la entrada de ayuda humanitaria al país con carácter de urgencia”.

Los parlamentarios de izquierda radical habían presentado una propuesta de resolución alternativa que finalmente no se votó, en la que condenaban la “injerencia externa permanente” en Venezuela, y se oponían “firmemente” a “cualquier intento de la Unión de aplicar sanciones u otras medidas”.