Fuad Chahín: “No es creíble que los mismos partidos y con las mismas prácticas se cambien de nombre para plantearse como algo nuevo”


El presidente de la Democracia Cristiana cuestiona la alianza que formaron el PS, el PR y el PPD bajo el alero “Convergencia Progresista”. Descarta que con esa estrategia “los ciudadanos volverán a confiar”. Plantea que aún falta tiempo para generar un nuevo acuerdo político, pero advierte desde ya: “Ni nos van a aislar ni nos van a forzar a una coalición en términos que no compartamos”.

El pasado 3 de octubre, en la oficina de la presidencia de la Democracia Cristiana, un sonriente Fuad Chahín estrechaba la mano a un también risueño presidente del Partido Radical, Carlos Maldonado. Se mostraban satisfechos tras acordar que ambas colectividades retomarían la coordinación política y que, incluso, trabajarían en conjunto propuestas temáticas.

Pasaron solo cinco días, y la escena cambió. Esta vez el escenario fue la sede del PR, donde se reunieron los presidentes del PS, Álvaro Elizalde; del PPD, Heraldo Muñoz, y el dueño de casa, Carlos Maldonado. Acordaron que se unían bajo el nombre Convergencia Progresista para iniciar en conjunto un trabajo programático y electoral.

Muchos no entendieron nada. Algunos se “enteraron por la prensa”, otros, aún esperan explicaciones. Es el caso de la Democracia Cristiana. “Las explicaciones las tiene que dar el Partido Radical. Con ellos teníamos una cierta proyección de cómo hacer las cosas. Por eso nos sorprendió que apuraran las cosas con esto de Convergencia Progresista”, cuenta a “El Líbero”, el presidente de la DC. Descarta, además, sumarse a esta instancia, aunque el PS convoque “desde la DC al Frente Amplio”, como ha repetido Elizalde. Los mismos que hoy día son los campeones de la verborrea de la unidad, son los que aislaron a la Democracia Cristiana”, agrega Chahín. Explica lo que pasó esta semana y cuál será la postura de su colectividad.

-Luego de que el PS, el PPD y el PR lanzaron Convergencia Progresista, usted dijo que no bastaban los eslóganes. ¿Así ve este anuncio de sus ex socios de la NM?

-Claramente es un eslogan, lo bautizaron de esa manera. Incluso hubo desacuerdo entre ellos mismos sobre de qué se trataba, si era una nueva alianza o solo un nombre del espacio de reunión. Me parece que dialogar, buscar puntos de encuentro, siempre es bienvenido, pero que el proceso para generar una auténtica convergencia tiene que ser mucho más largo. No es creíble que los mismos partidos y con las mismas prácticas se cambien de nombre para plantearse como algo nuevo. Eso no es lo que quieren los chilenos.

-¿Y ustedes como DC qué pretenden hacer en este escenario?

-En la Democracia Cristiana estamos haciendo un proceso que es más largo. También buscaremos alianzas y convergencias en el futuro, pero como resultado de una redefinición político-programática para el siglo 21, qué es la DC para el siglo 21. Estamos preocupados de volver a sintonizar las prioridades del partido con las prioridades de la ciudadanía. Por eso, por ejemplo, el lunes entregamos al gobierno una propuesta medioambiental; el martes, en la Cámara planteamos un proyecto en que nos asesoraron los ex fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena, para mejorar la penalidad del uso de información privilegiada. Además, el sábado discutimos una posición sobre la reforma tributaria y también hemos conversado de previsión. En esos temas estamos preocupados y después de eso veremos con quién nos reunimos para poder generar mayorías para que estas propuestas puedan salir adelante. De lo contrario no es creíble juntarnos un día y que se nos ocurra un nombre que puede ser atractivo, y pretender que con eso los ciudadanos van a volver a confiar.

En la Democracia Cristiana estamos haciendo un proceso que es más largo. También buscaremos alianzas y convergencias en el futuro, pero como resultado de una redefinición político-programática para el siglo 21″.

-En entrevista con “El Líbero”, Gutenberg Martínez dijo que “la Nueva Mayoría fracasó y su reconstitución va a volver a fracasar”. ¿Esto puede ser una NM con otro nombre?

-Es que ni siquiera es eso. Es una parte de lo que fue la Nueva Mayoría y una parte de lo que fue la Concertación. Creo que ellos tienen que explicar bien lo que es. Hay que recuperar la confianza de la ciudadanía, renovar los liderazgos. Nosotros estamos buscando 300 candidatos jóvenes para las municipales. Y ahí, luego, buscar alianzas con objetivos claros.  Solo en un 25% de los chilenos se siente identificado por lo que fue la NM. Entonces, volver a constituir algo parecido con otro nombre, no tiene destino.

-El presidente de PS, Álvaro Elizalde, ha reiterado que convoca desde la DC al FA. ¿Hoy el partido ve posibles alianzas con el FA, con el PC? 

-Estamos convencidos que, primero, tenemos que recuperar la DC para recuperar la mayoría. Si la DC no reencanta al electorado no habrá ninguna posibilidad de que quienes hoy día estamos en la oposición hoy, seamos mayoría. Lo segundo, es que una alianza político electoral que quiera proyectarse, ofrecer una alternativa de gobernabilidad, debe tener ciertos mínimos. Que son la defensa a los derechos humanos y el respeto a la democracia en todas partes y en cualquier circunstancia. Hay que generar un marco y quienes quieran formar parte deben comprometerse con ese marco.

-¿Eso incluye acuerdos electorales?

-En lo meramente electoral, sobre todo en aquellas elecciones uninominales como gobernadores regionales y alcaldes que vamos a tener en 2020, hay mecanismos para actuar con un mayor nivel de pragmatismo como acuerdos por omisión, primarias. Porque el sistema te obliga aquello, porque aún tienen la lógica binominal, de dos grandes bloques.

-En un comienzo ustedes plantearon la condición de hacer segunda vuelta para la elección de alcaldes, eso les permitía evitar posibles alianzas. ¿En qué quedó ello?

-No se pudo porque el PPD dijo que no estaba de acuerdo. Entonces, si no hay segunda vuelta nuestro emplazamiento es saber si se comprometen públicamente para tener primarias en todas las comunas.

“Las explicaciones las tiene que dar el Partido Radical”

-¿Cómo quedan ahora las relaciones con el PR? ¿Hasta antes de esta “convergencia progresista” ustedes, junto a los radicales. dijeron que trabajarían juntos en diversas materias? ¿Cómo se le explica esto al electorado?

-Las explicaciones las tiene que dar el Partido Radical. Con ellos teníamos una cierta proyección de cómo hacer las cosas, por eso nos sorprendió el apurar las cosas con esto de Convergencia Progresista. Pero las explicaciones las tiene que dar Carlos Maldonado, no yo.

Uno de los problemas de la NM fue que en algunas cosas hubo mucha improvisación. Por lo tanto, improvisar ahora esto del nombre da cuenta de un error”.

-¿Cómo se enteraron ustedes de esto?

-Lo que nos dijo Maldonado es que surgió en la misma reunión en que estaban con el PPD y el PS, pura improvisación. Uno de los problemas de la NM fue que en algunas cosas hubo mucha improvisación. Por lo tanto, improvisar ahora esto del nombre da cuenta de un error.

-¿Ustedes mantendrán las reuniones quincenales con el PR?

-Hasta ahora sí, pero sobre la base de que las cosas que se conversen se cumplan. Porque lo que habíamos conversado en la última reunión, la verdad es que no sucedió.

-¿Y comenzarán reuniones con los Federación Regionalista Verde Social, donde se encuentran ex DC como Jaime Mulet y Alejandra Sepúlveda?

-Sí, de hecho, nos juntaremos la próxima semana. La DC no va a quedar sola y tampoco se va a quedar esperando hasta el último momento una respuesta de los que fueron nuestros socios, como ocurrió con la directiva anterior y que al final les cerraron la puerta. Salvo la IC y el MAS, la DC quedó sola, eso no va a volver a ocurrir bajo mi conducción política. Ni nos van a aislar ni nos van a forzar a una coalición en términos que no compartamos. La DC es el partido más grande de la oposición, quienes pretendan darle un trato de invitado a la mesa, se equivoca profundamente.

El PS tomó la decisión (en las parlamentarias del año pasado) de cómo, con menos votos, sacar más parlamentarios, y por eso nos dejó solos. Esa es la verdadera razón de por qué fuimos separados”.

-Es cierto que la DC sacó más votos en la parlamentaria, pero no se tradujo en tener mayor representatividad en el Congreso…

-No se refleja porque nos dejaron solos, si esa fue la decisión política. El PS tomó una decisión de cómo con menos votos sacar más parlamentarios, y por eso nos dejó solos. Esa es la verdadera razón de por qué fuimos separados. Hoy claramente nuestra estrategia es anticiparnos a cualquier escenario y no vamos a permitir que se repitan cosas como esas.

“Los mismos que hoy son campeones de la verborrea de la unidad, son los que aislaron a la Democracia Cristiana”

-En las elecciones del año pasado, la DC optó por el camino propio y les fue mal electoralmente, pero si se unen a los partidos que están más hacia la izquierda, pierden a un sector de sus votantes de centro ¿Cómo enfrentan esa disyuntiva?

-Seamos claro, la DC no optó por el camino propio, la dejaron sola. Los mismos que hoy día son los campeones de la verborrea de la unidad, son los que aislaron a la Democracia Cristiana. Hasta el último minuto, la DC pidió que lleváramos un acuerdo parlamentario, cosa que nos negaron. Y lo que se hizo fue decirle a la Democracia Cristiana “si quieren acuerdo parlamentario, bajen a su candidata presidencial”. Nosotros estamos hoy por los problemas de la gente como la desigualdad, los problemas previsionales, la seguridad. Además, la gente quiere que hagamos política desde la base del diálogo, de la búsqueda de entendimientos y no de la polarización.

-Dentro de la misma DC han surgido diferencias. El senador Francisco Huenchumilla dijo que estaban quedando aislados, el diputado Raúl Soto señaló que “estaban haciendo el loco”. ¿Cuáles es “la” DC finalmente? ¿La de acá de la sede Alameda? ¿La de los senadores? ¿O la de un diputado que votó por acusar constitucionalmente a los supremos?

-Es bien claro, mientras unos esperaban que votaran unos 7 mil militantes en la elección de mayo, al final fueron cerca de 15 mil. Nosotros ganamos con un 64% de los votos con una tesis política bien clara: buscamos el reperfilamiento del partido y que no entraríamos en la discusión de una política de alianzas antes de que la DC fuera capaz de conquistar el electorado, tener un tono de oposición distinto y que se diferenciara del resto de los partidos. Quienes tienen tesis distintas son buenos para sacar titulares y para criticar, pero nosotros estamos preocupados de trabajar.