Guatemala, sin descanso: tras el mortal Volcán de Fuego, hace erupción el Pacaya


Volcán de Fuego, Guatemala. FOTO: AFP

El volcán Pacaya, uno de los 32 volcanes que tiene Guatemala, aumentó su actividad mientras el país busca recuperarse de la erupción del Volcán de Fuego, que sigue rugiendo. La potente erupción del Volcán de Fuego el pasado 3 de junio dejó al menos 110 muertos, 57 lesionados (con quemaduras graves) y al menos 197 desaparecidos. Además, se estima que 1,7 millones de personas resultaron afectadas y 12.784 fueron evacuados, de las cuales 3.557 permanecen en refugios. “Hay una nueva alza de actividad, que consiste en explosiones que alcanzan los 150 metros sobre el cráter, generan vibración en el techo de las viviendas y son audibles a una distancia de 10 kilómetros del perímetro volcánico, pudiendo incrementarse en las próximas horas o días”, advirtió el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) sobre el Pacaya.

Este volcán está ubicado a sólo unos 35 kilómetros de la capital, en el departamento de Escuintla, y es un atractivo turístico por su frecuente actividad eruptiva. En tanto, el descenso de nuevos lahares (material ardiente, gases y piedras) del Volcán de Fuego obligó este martes a detener la labor de las maquinarias y cuadrillas que trabajan para despejar el área afectada por la erupción del 3 de junio pasado. En tanto, frente a la actividad volcánica que no cesa, el Gobierno se esfuerza por emprender un plan de “recuperación” y dar atención a los 3.557 sobrevivientes que permanecen alojados en albergues. Un panorama de devastación quedó en un tramo de 1,3 kilómetros de esa carretera tras los lahares que ocurrieron el lunes.

En tanto, este día nuevos lahares se presentaron en la tarde, en diferentes flancos del volcán. Los lahares tienen 40 metros de ancho y 5 metros de alto y que provocan vibración a su paso. Se componen de material con abundante sedimento que es “pastoso, con bloques de hasta tres metros de diámetro y arrastra troncos y ramas de árboles a su paso“. Debido a la última erupción, estos “descienden calientes, sintiéndose olor de azufre y emanando vapor debido a su temperatura”, detalló. La lluvia y la amenaza de nuevos deslizamientos también detienen la búsqueda de cadáveres en la zona de la catástrofe, que se mantiene pese al paso de los días.

El Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) informó que el número de fallecidos continúa en 110 y dio cuenta que a la morgue sólo han ingresado restos que pertenecen a diferentes individuos. Por su parte, en Ginebra, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) anunció que comenzó la entrega de ayuda humanitaria a los afectados por la explosión del Volcán de Fuego. “Tan pronto como disminuyó la actividad volcánica y se permitió el acceso, ACNUR movilizó equipos para ayudar a evaluar la situación y determinar las necesidades, visitando los albergues comunitarios y a las comunidades que acogen a las personas que han sido evacuadas“, indicó el organismo en un comunicado.   (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de “share” o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com