José Antonio Marina: El talento político


Pedro Sánchez y el ex secretario general del PSOE Joaquín Almunia, en un taller de la escuela de buen gobierno Jaime Vera. (Borja Puig / PSOE)

Me sorprende la escasa atención que se ha dedicado a las competencias de los dirigentes, sobre todo en comparación con la que se presta a las de los líderes empresariales

El PSOE ha celebrado una escuela de buen gobierno. Solo sé de ella lo que ha dicho la prensa, pero me ha hecho recordar un proyecto antiguo:estudiar en qué consiste y cómo puede desarrollarse el talento político. Es evidente la importancia que tiene disponer de grandes políticos, recuperar la nobleza de ese oficio, y, sin embargo, no nos hemos tomado en serio su formación. La especialidad de Ciencias Políticas no se ocupa de ello. Solo trata, en todo caso, de lo que un político debe saber de derecho, economía, estructura política, ideologías políticas, etc. Pero no estudia, por ejemplo, la estructura mental de un buen político, las competencias que se le pueden elegir, la índole de la decisión. Este olvido es reciente, porque la formación del político ha sido tratada con asiduidad a lo largo de la historia.

La noción de competencias para un trabajo apareció en los años setenta, cuando el Departamento de Estado de EEUU pidió a un prestigioso psicólogo, David McClelland, que diseñara un programa para seleccionar a los futuros diplomáticos. Muy sensatamente, se dedicó a estudiar a los mejores profesionales para identificar sus competencias. Una de ellas, me sorprendió al conocerla: “Detectar con rapidez redes de influencia”. Me sorprende la escasa atención que se ha dedicado a las competencias de los políticos, sobre todo en comparación con la que se presta a las de los líderes empresariales. Sobre estos últimos y la bibliografía que suscitan pueden ver el blog de Juan Carlos Cubeiro, una de las personas que más saben en España de este tema.

El primer obstáculo para describir el ‘talento político’ es que se ha escindido en dos actividades distintas: conseguir el poder y gobernar

Me gustaría dedicar algunos artículos a las competencias exigibles a un político. Sospecho que en breve plazo aparecerán muchos estudios, puesto que empieza a debatirse si un programa de inteligencia artificial podría ser un gobernante más fiable que una persona. Ya hubo una candidatura —Watson for President— en las elecciones de 2016. Pueden ver su página, The Watson 2016 Foundation. Watson es el más potente programa de inteligencia artificial de IBM. Desde que apareció la inteligencia artificial, los psicólogos se vieron obligados a analizar los procesos mentales con una precisión inusitada. Lo mismo sucederá con la ‘inteligencia política’.

Cuando el poder es conseguir votos

He titulado el articulo “El talento político” porque me interesa reivindicar el concepto detalento‘. Talento es la inteligencia en acción, su buen uso, la inteligencia triunfante. Lo defino como la capacidad de elegir bien las metas, y manejar la información necesaria, gestionar las emociones y ejercitar las virtudes de la acción necesarias para alcanzarlas. Me interesa usar este concepto porque, como he mostrado en ‘Objetivo: generar talento’el talento no aparece antes, sino después de la educación. Por eso se puede aprender. También el talento político.

El primer obstáculo para describir el ‘talento político’ es que a lo largo de la historia se ha escindido en dos actividades distintas: (1) conseguir y mantener el poder y (2) gobernar. Por desgracia, la primera meta —la más escabrosa— es la que con frecuencia se convierte en la esencial. El poder político se ha conseguido a lo largo de la historia por variados caminos: la fuerza, las coaliciones, los matrimonios, la herencia, el dinero, la aclamación popular, etc. Después de múltiples experiencias fallidas, todos estamos de acuerdo en que la democracia es el mejor modo de permitir el acceso al poder. Esta es la parte brillante de la historia. Pero eso ha hecho que la habilidad para alcanzar el poder se haya especializado en cómo conseguir votos. Esta es la parte oscura.

Edward Bernays.
Edward Bernays.

Ahora se habla mucho de la posverdad, pero no es más que un avatar más de una historia muy vieja. Ya en 1928, Edward Bernays, un experto de la industria de las relaciones públicas, escribió: “La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones de las masas es un elemento importante en una sociedad democrática”. Después de la Primera Guerra Mundial, el Ministerio de Información británico definía secretamente su labor como “dirigir el pensamiento de la mayor parte del mundo”. Quince años después, el influyente científico político Harold Lasswell explicó que cuando las élites no pueden apelar a la violencia, como ocurre en las democracias, los administradores sociales deben recurrir “a una técnica totalmente nueva de control, en gran parte a través de la propaganda”. “Debemos controlar a la gente —añadió— por su propio bien”.

La competencia política más importante en una democracia es la capacidad del votante para resistir las trampas de la propaganda

Por muy cínicas que parezcan estas afirmaciones, lo son menos que las que Aristóteles expresó en su ‘Política’ sobre los artificios que utiliza el mal político para preservar su poder. “Envilecer el alma de sus súbditos, porque un hombre pusilánime es incapaz de rebelarse, “sembrar entre ellos la desconfianza”, “empobrecerlos”.

La conclusión es evidente: la competencia política más importante en una democracia, el talento político originario, es la capacidad del votante para resistir las trampas de la propaganda, de la excitación emocional, de la manipulación de las creencias. Permitiría que los políticos no tuvieran que apelar a técnicas de persuasión y de propaganda poco recomendables, como estamos viendo en la actualidad. Los últimos escándalos sobre redes sociales deberían hacernos meditar. Si los ciudadanos nos dejáramos llevar por argumentos en vez de por eslóganes, elegiríamos mejor a nuestros políticos.