Juliana Hernández Quintanar: A 20 días de las Elecciones


A 20 días de las elecciones, la última encuesta señala que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador tiene un 51% de las preferencias electorales, son 21 puntos de distancia los que lo alejan del candidato Ricardo Anaya lo que muchos analistas catalogan como un triunfo inminente. Debo confesar que en el plano personal, me provoca una cierta satisfacción el poderle decir a algún amigo o familiar te lo dije, te dije cientos de veces que ibas a equivocarte, no me hiciste caso y te equivocaste. De ser este el resultado del 2 de Julio estoy segura que en este caso no habrá complacencia, ni regodeo al decirles a todos aquellos que hoy defienden con vehemencia y fanatismo… te lo dije, te equivocaste al votar por López Obrador, no lo habrán, porque ello implicará que mi país va camino al retroceso o en el mejor de los casos al estancamiento.

Realmente, quisiera estar equivocada en la idea de que México está caminando con un paso constante y directo al abismo, pues racionalmente no encuentro cómo sus propuestas podrían acelerar el motor del progreso en mí país: ¿Revertir la reforma educativa? permitir que las plazas de profesores sean vendidas o heredadas, es decir, tener profesores sin ningún mérito o capacidad probada. ¿Cancelar la construcción del aeropuerto de la Ciudad de México? Proyecto que tiene múltiples estudios que comprueban su necesidad y viabilidad. ¿Darle amnistía a los criminales? Pasar por alto las leyes y permitir que asesinos y secuestradores evadan la justicia. Y, para acabar con la corrupción, realizar un pacto para que todos dejen de robar, pues si el Presidente no roba, todos los demás no robarán… así como por arte de magia.

Muchos mexicanos hemos vivido lo difícil que es dialogar con ciudadanos que están convencidos en votar por López Obrador, no hay argumento o hecho que los haga cambiar de opinión, no les es válido que muchas de sus propuestas sean absurdas, ni su falta de preparación para gobernar evidenciada en foros, debates, incluso en su expediente académico; tampoco es válido que dentro de su equipo cercano tenga a ex militantes de otros partidos con expedientes deshonestos, o bien, que dentro de sus candidatos plurinominales al Senado tenga a Nestora Salgado, mujer acusada de secuestro y a Napoleón Gómez Urrutia líder sindical señalado por un fraude de 55 millones de dólares. Lo único que tiene a su favor es el beneficio de la duda: el PRI ya lo intentó y el PAN no consolidó el cambio tan prometido, todos nos han quedado a deber. La ciudadanía está enojada y no es para menos, hemos tenido gobiernos irresponsables y corruptos que no han sabido dar solución a los problemas que aquejan al país, mas la solución no es votar por castigo, no cuando está en manos el destino de miles de mexicanos.

Otro punto preocupante es que ante este fenómeno social de desencanto e incredulidad hacía los partidos políticos se ha promovido un discurso de odio y resentimiento; una vez más la lógica de la lucha de clases se hace presente nuestra sociedad en los dichos del candidato de MORENA, al polarizar a la sociedad: los que están conmigo son los buenos, los impolutos, los que luchan por los pobres, y los que no están conmigo son parte de la mafia del poder, los blanquitos, los pirruris, son los enemigos del pueblo; la historia ha demostrado que la polarización social no es el camino del progreso y desarrollo, el camino es la unidad, la propuesta y el trabajo, la vía está en exaltar que el valor de México está en su gente solidaria y trabajadora, que exigen buenos gobiernos pero también hace lo que le corresponde en el día a día. La respuesta está en la unidad y no en la división.

Aún no se escribe el final de esta historia, aún no están las boletas en las urnas, por lo que siguiendo una de las premisas de Acción Nacional que reza solo está derrotado aquel que ha dejado de luchar, no queda más que trabajar cada minuto por despertar conciencias, por hacer un llamado a la ciudadanía a votar sin enojo y odio, con responsabilidad y propuesta, sí con esperanza pero con una perspectiva propositiva y constructiva.

Juliana Hernández Quintanar  

Twitter: yuls_hdz