JULIO CAMBA: El delito de ser ruso


EL DELITO DE SER RUSO

Un extranjero, preso en la Cárcel Modelo, se dirige a los periódicos protestando contra su detención. “Soy un ciudadano ruso -dice-, y no he cometido ningún delito”. 

¡Un ciudadano ruso que no ha cometido ningún delito!…La contradicción salta a la vista.  Es como si se dijera “un homicida que no ha matado a nadie”, o “un ladrón que no robó nunca”. ¿Le parece poco delito al señor Weissbein el hecho de ser ruso? Rusia es un país demasiado frío, demasiado lejano y demasiado complicado,  y a nuestra policía le ha inspirado siempre hondas sospechas. En Madrid, señor Weissbein, ya resulta bastante difícil el ser catalán o gallego, para que se le permita a nadie ser ruso. Si quiere usted vivir tranquilo entre nosotros,  hágase usted de Vallecas o de Getafe y renuncie incontinenti a toda pretensión moscovita. 

¡Ahí es nada ser ruso, esto es, ser del país del terrorismo y del bolchevismo!…Mi amigo Corpus Barga, actual redactor de El Sol en París, tuvo la debilidad de interesarse por las cuestiones rusas, y en cuanto se presentó en España, con unos bigotes caídos a la tártara,  la policía lo cogió y lo metió en la cárcel.  Otro amigo mío, que quiso estudiar ruso,  fue detenido a la tercera lección. Y si a Cristóbal de Castro, autor de Rusia por dentro, le han nombrado gobernador de Ávila, ha sido cuando ya no le cabía a nadie la menor duda de que ni Cristóbal de Castro había llegado nunca a Rusia ni sabía una palabra de ruso.

Ignoro en qué artículo de nuestro Código penal se condena la ciudadanía rusa, y por eso no le doy el número al señor Weissbein.  Lo cierto, sin embargo, es que, en cuanto la Policía española sospecha de que alguien puede ser ruso, le busca y le detiene.  Si yo no he estado en Rusia todavía, es porque no he querido que, a la vuelta, me encerrasen para siempre en la Cárcel Modelo. No hay manera de ser ruso en España, señor Weissbein. Los mismos libros rusos han sido perseguidos y decomisados aquí diferentes veces. Hágame usted caso: olvide su idioma y adopte la ciudadanía de los Cuatro Caminos, que, después de la derrota alemana, es el país más lejano de donde se puede ser en Madrid. 

 

JULIO CAMBA: (1884 – 1962). Extraordinario periodista y escritor español, nacido en Galicia. Autor entre otras obras de La rana viajera (1920) La casa de Lúculo o el arte de comer (1929), La ciudad automática (1934).  “El delito de ser ruso” pertenece a La rana viajera.