La caravana de centroamericanos celebra el bloqueo judicial contra la orden de Trump


Un helicóptero de la patrulla fronteriza de Estados Unidos sobrevuela la valla – EFE

Son cuatro las caravanas de centroamericanos que hay en México con el objetivo de llegar a Tijuana como paso previo a intentar entrar en Estados Unidos

«Estamos muy contentos con la decisión del juez», dice Andrés, «es un rayo de esperanza», concluye. Andrés, de 24 años, es una de las miles de personas que forma parte de la primera caravana de centroamericanos -principalmente hondureños- que llevan casi una semana en Tijuana, ciudad fronteriza con Estados Unidos, donde el grupo ha recibido con alegría la decisión del juez federal de frenar temporalmente la orden ejecutiva del presidente Donald Trump que buscaba prohibir las solicitudes de asilo a los migrantes que entren ilegalmente en el país.

«Todavía no tengo claro qué voy a hacer, pero es probable que cruce la frontera con México y luego pida asilo», comenta el joven hondureño, quien asegura que huye de su país porque estaba siendo perseguido por las maras -pandilleros- por haber sido testigo de un asesinato. Al igual que Andrés, muchos miembros de la primera caravana de inmigrantes, unas 5.000 personas, ven la petición de asilo como la forma más factible para obtener la residencia en la primera potencia, especialmente las diferentes familias que viajan con sus hijos. De acuerdo con Save the Children, uno de cada cuatro miembro que componen el numeroso grupo son niños.

La caravana se encuentra partida en dos. Mientras que una parte lleva varios días en Tijuana, otros 3.000 salieron el martes desde Mexicali –a unas dos horas y media- para unirse con el resto del grupo. En Tijuana, sin embargo, los migrantes han sido recibidos con hostilidad por parte de cientos de tecatenses, quienes consideran que su ciudad no está preparada para dar cobijo a tantas personas. Por ello, el alcalde ha solicitado al gobierno mexicano una ayuda de 100 millones de pesos (4,3 millones de euros) y efectivos policiales con los que poder alimentar y dar hospedaje a los integrantes del grupo durante los siguientes tres meses.

Son cuatro las caravanas de centroamericanos que hay en México con el objetivo de llegar a Tijuana como paso previo a intentar entrar en Estados Unidos. La primera es la más numerosa y es la que está entre Tijuana y Mexicali. La segunda, de unas mil personas está en Querétaro, en el centro del país, mientras que la tercera está en Ciudad de México y la cuarta en Oaxaca. Durante los últimos días, la policía fronteriza en Estados Unidos ha colocado alambre de espino a lo largo del muro y reforzado la vigilancia para actuar rápidamente en caso de que los centroamericanos traten de entrar ilegalmente.