Obispos cubanos envían mensaje a Miguel Díaz-Canel


La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) envió un mensaje privado al recientemente nombrado presidente Miguel Díaz-Canel “en favor del eminente servicio nacional que había asumido”, confirmó el presidente de la Conferencia, Emilio Aranguren, a el Nuevo Herald.

“Le dirigí un sencillo saludo epistolar expresándole buenos deseos en favor del eminente servicio nacional que había asumido y acompañé el texto de una cita del discurso del Papa en Cesena el 1º de octubre de 2017, en el que alude a la buena política”, explicó el obispo de la diócesis de Holguín.

El papa Francisco definía en Cesena la buena política como una que no sea “ni sierva ni patrona, sino amiga y colaboradora; no temerosa o imprudente, sino responsable y por lo tanto valiente y prudente al mismo tiempo”.

Francisco también enfatizaba en la necesidad de aumentar la participación de las personas, “su inclusión y participación progresiva” en la búsqueda del bien de toda la comunidad.

“Una política que pueda armonizar las aspiraciones legítimas de individuos y grupos manteniendo el timón firme en el interés de toda la ciudadanía”, agregaba el Papa.

Los obispos cubanos, entre quienes está el primer prelado negro en la historia de Cuba, encomendaron el nuevo gobierno a la Virgen de la Caridad, imagen de María que los católicos veneran como patrona del país. Aranguren señaló que el nuevo presidente correspondió al gesto con un breve mensaje em que mostraba su agradecimiento.

Como parte de una Asamblea Extraordinaria de la COCC de la que da cuenta el sitio oficial de la Iglesia católica en la isla, Aranguren reveló la comunicación establecida con el nuevo gobierno, lo que provocó especulaciones en sitios de la prensa independiente cubana.

La Iglesia católica ha sido tradicionalmente la de mayor número de fieles en el país. Según datos del Anuario Pontificio, más de la mitad de los cubanos está bautizado bajo este rito, aunque la participación en las celebraciones dominicales es relativamente pequeña.

Los obispos cubanos han criticado muchas veces al gobierno en el pasado. Con el giro hacia la Unión Soviética y la implantación del marxismo leninismo como ideología oficial, la Iglesia endureció su discurso a favor de las libertades individuales. En 1993 la carta pastoral El Amor todo lo espera, en la que el clero cubano denunciaba las difíciles condiciones en las que vivía el pueblo y el acoso de la Seguridad del Estado, provocó la reacción airada de gobierno, que organizó manifestaciones masivas contra la Iglesia.

En el 2013 los obispos publicaron La esperanza no defrauda, una crítica y esperanzadora mirada a la realidad nacional, en la que recomendaban, entre otras cosas, sustituir el Estado paternalista por uno participativo y crear un nuevo orden político con la participación de todos en la sociedad y fomentar el potencial creador del país.