¿Qué esperar de la discusión sobre Venezuela en el Consejo de Seguridad de la ONU?


El Consejo de Seguridad de la ONU discutirá el 17 de mayo de 2017 la situación de Venezuela en una reunión a puerta cerrada. Será la primera vez que el organismo de Naciones Unidas, encargado de velar por el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional, evalúe la crisis venezolana. Aunque no está planteado que se apruebe una resolución, el tratamiento del tema denota la profunda preocupación y aumenta la presión internacional para que se busque una salida a la crisis.

Los detalles de la reunión

La delegación de Estados Unidos, uno de los cinco miembros permanentes del Consejo además de China, Francia, Reino Unido y Rusia, solicitó que se incluyera la discusión de la crisis bajo la categoría de “otros asuntos” en la agenda del día. En consecuencia, es probable que, durante la discusión, la representante de Estados Unidos en la ONU comparta la posición de su país. Entre los miembros no permanentes actuales destacan Bolivia, Italia, Japón, Ucrania y Uruguay que durante el mes de mayo detenta la presidencia temporal del Consejo.

El título formal de la discusión es “la situación en Venezuela y los esfuerzos de organizaciones regionales para resolver la crisis conforme al capítulo VIII de la Carta de la ONU”. Esta referencia al capítulo VIII de la Carta es relevante ya que esa sección del tratado fundacional destaca que los Miembros de la ONU que sean partes de organismos regionales “harán todos los esfuerzos posibles para lograr el arreglo pacífico de las controversias de carácter local por medio de tales organismos regionales antes de someterlas al Consejo de Seguridad”. En consecuencia, la invocación del capítulo VIII de la Carta puede ser interpretada como un aliento a las gestiones que han venido adelantado organismos regionales como la OEA y una ratificación a que debe buscarse una salida pacífica a la crisis.

Se espera que, durante la discusión, el diplomático eslovaco Miroslav Jenča, Subsecretario General del Departamento de Asuntos Políticos de la ONU y quien fuera embajador de Eslovaquia en Venezuela, presente un informe sobre la situación actual en el país. Conforme al artículo 31 de la Carta de la ONU, la delegación venezolana –dirigida actualmente por Rafael Ramírez– tendría el derecho a participar con voz, pero sin voto, en la reunión.

¿Por qué se discutirá la crisis venezolana en el Consejo de Seguridad?

La crisis se discutirá en el Consejo de Seguridad de la ONU como parte de la creciente preocupación internacional sobre la situación que está viviendo Venezuela. Lo que particularmente encendió las alarmas en Naciones Unidas fue el anuncio del 17 de abril de Nicolás Maduro sobre la aprobación de un plan para expandir a 500.000 los miembros de la Milicia Bolivariana y “armarlos con fusiles para que se desplieguen en todas las zonas de defensa integral del país”.

Tres días después, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos emitió un comunicado alertando que tal plan únicamente exacerbaría “la tensión y el conflicto en Venezuela” y que el gobierno debía buscar reducir la tensión en lugar de escalarla. Ese mismo día la canciller de Colombia, María Ángela Holguín, manifestó su “gran preocupación” sobre este anuncio en una reunión con el Secretario General de la ONU. Finalmente, el propio Secretario General António Guterres emitió un comunicado exhortando al “gobierno de Venezuela y la oposición a comprometerse sinceramente en la reactivación de los esfuerzos de diálogo, especialmente en torno a los temas críticos que ya se habían acordado colocar en la agenda tales como el equilibrio entre los poderes del Estado, un calendario electoral, respeto a los derechos humanos, justicia y la situación socioeconómica”.

Visto que el Consejo de Seguridad tiene la “responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales”, resulta claro que existe una gran preocupación por parte de los distintos organismos de la ONU y varios países de la región de que la crisis que afronta el país termine escalando a tal nivel que pueda llegar a afectar la paz y la seguridad internacional. Es por ese motivo que, de manera preventiva, el Consejo de Seguridad de la ONU está discutiendo la situación en Venezuela.

 ¿Se conocerán las conclusiones de la discusión?

Como dije antes, la reunión será a puerta cerrada. Las distintas intervenciones no serán de carácter público. No obstante, es posible que al término de la reunión se emita un comunicado o que las delegaciones estimen conveniente dar algunas declaraciones a la prensa.

En todo caso, no pareciera estar planteado tomar alguna decisión concreta. Sin embargo, la celebración de una simple discusión es un hecho relevante que aumentará la presión internacional y podría ratificar la preferencia del Consejo de Seguridad de la ONU de que la OEA sea el organismo que trate de ayudar a resolver la crisis. Esto constituiría una condena indirecta al gobierno de Nicolás Maduro pues a finales de abril éste decidió abandonar esa organización.

 Las facultades del Consejo de Seguridad

Por ahora no está planteado que el Consejo de Seguridad de la ONU ejerza facultades específicas más allá de discutir la situación en Venezuela. Sin embargo, es propicia la oportunidad para definir qué podría hacer eventualmente, ya que se trata del organismo internacional más trascendental del sistema internacional.

Además de discutir, este Consejo tiene la facultad de investigar toda controversia susceptible de conducir a fricción” y que pueda “poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales”. Asimismo, podría decidir la implementación de medidas para hacer efectivas sus decisiones que no impliquen el uso de la fuerza armada” tales como la interrupción total o parcial de relaciones económicas o la ruptura de relaciones diplomáticas. Por su parte, el artículo 13 del Estatuto de Roma permite que el Consejo de Seguridad remita a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional situaciones en las que pudieron haberse cometido crímenes de lesa humanidad.

Finalmente, como último recurso, el Consejo de Seguridad podría autorizar acciones “por medio de fuerzas aéreas, navales o terrestres” que busquen “mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales”. Para aprobar cualquier decisión de este tipo, haría falta el voto afirmativo de nueve miembros, incluyendo los miembros permanentes, quienes tendría derecho a vetar cualquier decisión.

En todo caso, el principio general que contiene la Carta de la ONU es que “las partes en una controversia cuya continuación sea susceptible de poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales tratarán de buscarle solución, ante todo” a través de los medios pacíficos de resolución de controversias.

Únicamente cuando exista una negativa evidente y persistente a solucionar de forma pacífica algún conflicto, es cuando el Consejo de Seguridad pasaría a plantearse la posibilidad de tomar las medidas antes descritas.