Sabermetría 101


Hay que tenerlo claro: La Sabermetría llegó y nadie -por muy nostálgico o remiso que se ponga- la va a sacar; ¿por qué? Porque el objetivo fundamental de la sabermetría es ayudar a tomar mejores decisiones dentro del béisbol. Y en verdad cumple con su objetivo. No se trata de escoger entre un método antiguo, más “intuitivo” (que reducía los números a  varias estadísticas conocidas por todos, como promedio de bateo, efectividad del lanzador por cada nueve innings, etc.), con una aproximación más “racional y científica”.  No se trata de escoger entre el viejo scout que interpreta Clint Eastwood en “Trouble with the Curve” (‘Una computadora no puede decir si el chico tiene instintos”), con el gordito que asesoraba a Billy Beane (Brad Pitt), en “Moneyball” (“Billy Beane está tratando de reinventar un sistema”). Ambos modelos pueden y deben convivir. Por si no recuerdas las películas, aquí van los respectivos trailers:

 

 

 

Entonces hay que saber recibirla en los terrenos de la pelota, oír sus apreciaciones y, sin necesidad de hacerse un experto en estadística, aprender el significado de las mediciones sabermétricas más comunes. Así, aquí va una exposición muy simple sobre esta herramienta cada vez más necesaria para juzgar y evaluar el rendimiento de los jugadores. Mencionaremos solo las estadísticas más comunes hoy.

¿Mi recomendación? Lo fundamental es conocer qué significa cada sigla y cuál es el promedio de la misma en MLB (así podemos saber a qué atenernos cuando un comentarista dice que tal jugador tiene un BABIP de tanto, o  un OBP de .350…). En todo caso, se puede escoger entre las más importantes y comunes, como:

BATEADORES:

OBP – SLG – OPS – BABIP – WAR

LANZADORES:

WHIP – K/9 – BB / 9 – BABIP – HR / 9 – GB% – FB%

 
     ESTADISTICAS DE BATEADORES:

 

OBP (On-Base Percentage, o Porcentaje de Embasado)

Fórmula para calcular el OBP: (H+BB+GP)/(VB+BB+GP-SH).

0 dividir:

Promedio de MLB: .330.

Gracias a Moneyball Billy Beane, el OBP es la estadística que comenzó la revolución sabermétrica en la pelota, intentando demostrar que es más importante evitar que te hagan out (lo que mide el OBP) a dar un hit (lo que mide el AVG, o promedio de bateo).

Los jugadores con buen OBP (de .350 para arriba) suelen estar en los primeros lugares del lineup (1-4). Para tener un buen OBP ayuda que el bateador sea paciente y tome un buen número de boletos.

SLG (Slugging)

Fórmula: Bases Alcanzadas/VB (Veces al Bate).

Promedio de MLB: .420.

Mide el resultado de los batazos de un jugador. Cada base equivale a mil puntos (HR=4.000, 2B=2.000, etc). Un turno fallido es 0.

Un buen slugging depende del poder del jugador y de su capacidad para mantener un buen promedio al bate.

 

OPS (On Base Plus Slugging, o OBP más SLG)

Fórmula: OBP+SLG.

Promedio de MLB: .750.

Es simplemente la suma del OBP y el SLG para unir la utilidad de ambos en una sola estadística.

 

BABIP (Batting Average of Balls in Play, o Promedio de Pelotas en Juego)

Fórmula: (H-HR) / (VB-K-HR+SF).

O dividir:

Hits – jonrones / Veces al bate – ponches – jonrones + Fly de sacrificio.

Promedio de MLB: .300.

Es el average sin contar los ponches ni los jonrones; en otras palabras, dice cuántas pelotas que fueron bateadas cayeron de hit.

Se trata de la medición del promedio de bateo tomando en consideración únicamente las pelotas puestas en juego que no resultan en un error o en un cuadrangular, descartando igualmente las bases por bolas y los ponches. Es importante señalar que aunque el cuadrangular es una bola puesta en juego, su resultado no es afectado por la defensa, y por eso se resta en el cálculo del BABIP.

En el caso de los bateadores, ellos sí tienen control sobre su BABIP. Por ejemplo, bateadores de líneas que suelen hacer buen contacto con la pelota (Miguel Cabrera, Albert Pujols, Joe Mauer) o bateadores rápidos (Ichiro Susuki, Carl Crawford) tienden a superar los .300 puntos de BABIP. 

 

BB% (Porcentaje de Boletos)

Fórmula: BB/VB.

Promedio de MLB: 10%.

Más que dar un hit, lo más importante es evitar que te hagan out y embasarte. Comparar los boletos con las apariciones legales permite ver qué tanto ayuda un bateador con su paciencia a su OBP.

 

K% (Porcentaje de Ponches)

Fórmula: K/VB.

Promedio de MLB: 20%.

 

ISO (Isolated Power, o Poder Aislado)

Fórmula: SLG-AVG.

Promedio de MLB: .155.

Se le resta el promedio de bateo al slugging y el resultado es el poder bruto de un jugador. En otras palabras, resta los sencillos a las bases conseguidas con dobles, triples y jonrones. Básicamente, mide la capacidad de dar extrabases.

 

SB% (Stolen Base Succes Rate, o Porcentaje de Éxito en Robos de Bases.)

Fórmula: BR/BR+OR.

O dividir:

Bases robadas  / Bases robadas + Outs robando.

Promedio de MLB: 74%.

Más importante que la cantidad de bases robadas, es el SB%. De nada sirve a su equipo que un jugador se robe 30 bases si lo hacen out robando 25 veces. 

 

UZR (Ultimate Zone Rating, o Carreras Ahorradas a la Defensiva)

Promedio de MLB: 0 (el número puede ser negativo en algunos jugadores).

Tomando en cuenta el alcance, el brazo y los errores en jugadas de rutina, calcula las carreras que le ahorra (+) o le cuesta (-) la defensiva de un jugador al equipo. ¿Cómo lo calcula? Básicamente mide la velocidad y trayectoria exacta de cada batazo, junto con la frecuencia con la que los fildeadores hacen el out en esa situación. Tener un UZR de 0 significa ser promedio a la defensiva en esa posición.

Digamos que un batazo que pica a medio metro de la pared por el jardín central del Safeco Field y tarda 4.2 segundos en caer representa 0.7 carreras (ese batazo suele ser un doble, y digamos que un doble equivale a 0.7 carreras, por poner un ejemplo). A ese batazo le suelen llegar sólo el 10% de los jardineros. Entonces, en caso de que X jugador haga ese out, tendrá en su cuenta de UZR +0.63, equivalente al 90% (jardineros que no le llegan) de 0.7 (valor del batazo). De no llegarle, tendrá -0.07 (el 10% de 0.7).

 

RAR (Runs Above Replacement, o Carreras Sobre el Reemplazo)

Representa la verdadera diferencia que hizo el bateador; es el resultado luego de restarle a las carreras creadas de un bateador X en una cantidad determinada de innings, las que hubiera creado un jugador de reemplazo en la misma cantidad de turnos.

Promedio de MLB (por temporada): 30.

 

WAR (Wins Above Replacement, o Victorias Sobre el Reemplazo)

Fórmula: RAR/10.

Promedio de MLB (por temporada): 2.

El WAR (Win Above Replacement) es una estadística que conglomera los distintos aspectos del juego a los fines de medir la contribución de un jugador a su equipo en términos de victorias por encima de un jugador reemplazo. Más que una simple estadística, podríamos decir que el WAR es una plataforma o estructura donde se abarcan aquellos aspectos del juego que nos indican el aporte de un jugador a la creación (o salvamento) de carreras durante una temporada por encima de un jugador de salario mínimo disponible en la agencia libre o en triple A.

El WAR nos permite comparar jugadores de diferentes posiciones y de diferentes épocas, siendo esto posible gracias a que los componentes del WAR deben ser comparados al promedio de la liga. Por lo tanto si el ambiente de carreras en una temporada fue muy alto o muy bajo, el WAR lo reconoce en comparación con los jugadores que jugaron en dicho ambiente, permitiéndonos conocer que tan bueno fue el jugador con respecto a la media de su época.

 
     ESTADISTICAS DE LANZADORES:

No es que las victorias y derrotas que un lanzador sean insignificantes para su equipo. Ahora, si hablamos de evaluar al lanzador, de ver qué tan dominante fue o será, hay otras estadísticas más adecuadas.

Como ven, partimos de un principio básico: separar la actuación de los lanzadores de lo que haga su equipo, tanto a la ofensiva como a la defensiva. Cuando las estadísticas no dependen únicamente del pitcher, entonces no son las adecuadas para predecir sus futuras temporadas. Por dos razones:

Primero, una vez que la pelota choca el bate, lo que suceda luego se escapa de las manos del pitcher (esto se explica mejor abajo, en BABIP).

Y segundo, el buen o mal trabajo de la defensa no debe influir en cómo se evalúa al pitcher. Y no nos referimos sólo a los errores. Por ejemplo, si a dos pitchers les dan un batazo entre dos, pero el pitcher A tiene a Franklin Gutiérrez de jardinero central y el pitcher B tiene a Delmon Young, ¿por qué darle crédito sólo al primero si los batazos fueron exactamente iguales? ¿Por el simple hecho de que El Guti hizo el out y Young no (algo que se escapa de sus manos)? No parece justo. También hay que tomar en cuenta el factor estadio, es mucho más fácil tener una buena efectividad en Petco Park (amplio y al nivel del mar, donde la pelota sale menos) que en Coors Field (que está a 1.600 metros sobre el nivel del mar).

 

K/9 (Promedio de ponches de un lanzador por cada nueve innings lanzados)

Fórmula: (K/IP)*9.

Promedio de MLB: 6.8.

 

BB/9 (Promedio de bases por bola de un lanzador por cada nueve innings lanzados)

Fórmula: (BB/IP)*9.

Promedio de MLB: 3.4.

 

K/BB (ponches por cada boleto)

Fórmula: K/BB.

Promedio de MLB: 2.

 

HR/9 (Promedio de jonrones permitidos por cada nueve innings lanzados)

Fórmula: (HR/IP)*9.

Promedio de MLB: 1.06.

 

BABIP (Batting Average of Balls in Play, o Promedio de Pelotas en Juego)

Fórmula: (H-HR)/VB-HR-K+SF

Promedio de MLB: Entre .290 y .300.

Es el average de los oponentes sin contar los ponches ni los jonrones; en otras palabras, dice cuántas pelotas de las que le batearon al pitcher cayeron de hit. Los jonrones no los cuenta porque ellos no dependen de los fildeadores.

Algunos se preguntarán ¿por qué tomar en cuenta el BABIP si se escapa del control del pitcher? Justamente por eso. Si un pitcher tiene un BABIP mucho menor a .300, ha tenido suerte y podemos esperar cierta regresión a la norma en otras de sus estadísticas, como efectividad. 

 

LOB% (Left on Base Percentage, o Porcentaje de Dejados en Base)

Fórmula: (H+BB+HBP-R)/(H+BB+HBP-(1.4*HR)).

Promedio de MLB: 71.5%.

De todos los corredores que se le embasaron a un pitcher, cuántos de ellos quedaron en circulación cuando se terminó el inning.

Este es otro indicador parecido al BABIP, en el sentido que ayuda a predecir si un lanzador ha tenido suerte o no. Eso sí, los lanzadores buenos tienden a tener un LOB% mayor a los lanzadores malos, simplemente porque permiten menos hits con gente en base y les anotan menos carreras. Pero, si la cifra se aleja demasiado de ese 71%, es extremadamente improbable que se mantenga.

 

GB% (Groundball Percentage, o Porcentaje de Rollings)

Fórmula: Batazos de rolling / Batazos totales.

Promedio de MLB: 43%.

Relación entre los batazos de rollling que recibe un lanzador, en comparación con el total de batazos recibidos. Aparte de la relación de ponches y boletos por cada nueve innings, esta es la otra estadística más importante a la hora de evaluar a un lanzador, ya que sí depende de él. Dependiendo de su repertorio y su forma de lanzar, un pitcher permitirá más o menos rollings que otro.

Batazo que va por el piso, batazo que no puede ser jonrón, y que difícilmente sea extrabase (además de producir más dobleplays). El rey de los rollings es Brandon Webb, con un GB% vitalicio de 64.

 

FB% (Fly Ball Percentage, o Porcentaje de Elevados)

Fórmula: Batazos de fly / Batazos totales.

Promedio de MLB: 37%.

Relación entre los batazos de fly que recibe un lanzador, en comparación con el total de batazos recibidos. Es incluso mejor evaluador que los jonrones permitidos.

 

LD% (Line Drive Percentage, o Porcentaje de Líneas)

Fórmula: Batazos de línea / Batazos totales.

Promedio de MLB: 20%.

Relación entre los batazos de línea que recibe un lanzador, en comparación con el total de batazos recibidos. Cuando es mucho mayor a 20%, se puede deducir que le están dando en la cara al pitcher, por lo que es explicable un BABIP mayor a .300.

 

HR/FB%

Fórmula: HR / Flies.

Promedio de MLB: 11%.

Mide, de todos los elevados que recibió un pitcher, cuántos de ellos fueron jonrones. Al igual que con el BABIP, y el LOB% (a menor escala), el pitcher no controla su HR/FB%: Mientras más crezca la muestra, más tiende la cifra a acercarse a ese 11%. Sabiendo esto, para predecir HR recibidos resulta mejor tomar en cuenta el FB% en vez de previas relaciones de HR/9.

 

RAR (Runs Above Replacement, o Carreras sobre el Reemplazo)

Fórmula: RAR del pitcher – RAR de su reemplazo.

Promedio de MLB (por temporada para un abridor): 30.

Representa la verdadera diferencia que hizo el pitcher; es el resultado luego de restar las carreras permitidas de un pitcher X en determinados innings, a las que hubiera permitido un reemplazante en la misma cantidad de innings.

¿Cómo calcular lo que hubiera hecho un jugador reemplazo? Generalmente se calcula el nivel de un jugador reemplazo sumándole 1 al promedio de carreras de la liga. Es decir, en la LVBP el promedio de carreras es de 5.5, por lo que se diría que un reemplazante permitiría 6.5 carreras por cada nueve innings.

 

WHIP (Walks & Hits per Innings Pitched) [Bases por bolas y hits por innings lanzados]

Fórmula:  (BB+H)/IP

Promedio de MLB: 1.30

Un WHIP de 1.00 se considera excelente; 1.10 muy bueno. En cambio, 1.60 es un desastre.

Esta constituye una de las primeras estadísticas sabermétricas en popularizarse, gracias al Fantasy Baseball. La misma mide la cantidad de bases por bolas y hits permitidos por un lanzador por cada entrada lanzada. Ejemplo: un pitcher que permita 9 hits y 5 bases por bolas durante 6 entradas tendrá un WHIP de 2.33.

 

  • Ivan Feo

    Agradecimientos al cronista por tan aguzado artículo. A quienes crean que, al margen de lo expuesto en sus líneas, maese Villasmil tiende a cojear para el lado de la sabermetría, recomiendo la lectura de un artículo suyo titulado “¿Por qué ganó Cabrera?”. A propósito del disputado título con Mike Trout. Búsquenlo aquí. Villasmil, docto en cuestiones de fe y por tanto autorizado para refutarla, pone las cosas en su lugar.