Senador Ignacio Walker (DC): “Si no reaccionamos esto nos puede llevar a una crisis terminal”


En medio del complejo escenario por el que atraviesa el partido, el ex presidente de la Democracia Cristiana asegura que sólo el diálogo puede solucionar el problema de “convivencia interna”, que llevó a la renuncia a Mariana Aylwin y otros militantes de la colectividad.

SANTIAGO.- A un mes y medio de su derrota en la elección senatorial de Valparaíso, Ignacio Walker, aborda por primera vez a fondo el cuadro político que se generó tras la dura derrota presidencial y parlamentaria de la DC, partido que presidió durante cinco años. Su reflexión la hace justo en el momento en que la crisis partidaria se agudiza, tras la renuncia de la ex ministra Mariana Aylwin al partido.

Previo a regresar al centro de estudios Cieplan en marzo, y viajar en agosto por algunos meses a la Universidad de Notre Dame, el senador dice que la DC padece una crisis que califica principalmente como “de convivencia“. 

¿A qué atribuye que los enfrentamientos internos hayan terminado en la salida de 31 militantes, incluidos dos hijos del ex Presidente Aylwin?

-Lamento mucho la renuncia de queridos amigos con quienes hemos compartido y luchado durante toda una vida en función de nuestros ideales. Todos los militantes renunciados son auténticos DC, de tomo y lomo. Es algo que se veía venir.

¿Se trata solo de un tema de convivencia? El partido sufrió una dura derrota electoral tras haber optado por competir en primera vuelta.

-Yo tengo la absoluta convicción de que hicimos lo correcto en materia de candidatura presidencial. Proclamamos a Carolina Goic como nuestra candidata a primera vuelta, porque lo que la DC tenía que hacer era marcar con mucha fuerza nuestro perfil, nuestra identidad, levantar nuestras banderas, aunque seamos minoría.

¿Esto podría llevar al partido a la desaparición?

-Esta es la última oportunidad para la DC. Si no reaccionamos, esto nos puede llevar a la irrelevancia o incluso a una crisis terminal. No estoy dramatizando, sencillamente estoy describiendo lo que todo el mundo sabe y siente: que ya hemos tenido muchas luces amarillas y algunas rojas, y no hemos sabido reaccionar.