Sismo de 7.1 zarandea a políticos: los ciudadanos los repudian, los culpan, les demandan austeridad


 

Los gritos rebotan. Son agresivos y amenazantes. Empiezan en el “¡Largo!” y se convierten en un fuerte “¡Vete a la verga!” Surgen en cuanto un político mexicano pisa el escenario de la desgracia después de que un sismo de 7.1 grados afectara la vida de millones en la capital del país y Morelos. El político mexicano se ha convertido en el ser más repudiado en estos amaneceres llenos de incertidumbre. El rechazo abarca desde el Delegado de Xochimilco que fue corrido a pedradas del pueblo de San Gregorio; el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong quien fue obligado a huir de Chimalpopoca y Bolívar, entre mentadas y un zape, hasta los ex Presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón a quienes les llueven tuits que los conminan al silencio. No importa el partido, la ideología, la historia o las pretensiones. Nadie, de la estirpe política mexicana, es recibido tras las cortinas de la tragedia.

En medio del desastre, el que se inició el pasado 19 de septiembre con 7.1 grados de estremecimiento de la tierra, el personaje más repudiado ha sido el político mexicano. Cualquiera. Sin que importen su ideología, partido, historia, militancia o independencia, causas o aspiraciones. Tampoco importa si es autoridad o lo fue. Nadie de la estirpe política mexicana es bienvenido en los escenarios de la desgracia.

Los gritos rebotan. Son agresivos y amenazantes. Empiezan en el “¡Largo!” y se convierten en un fuerte “¡Vete a la verga!” Las escenas quedan para la posteridad. No sólo hay puños cerrados. Los brazos, entre las multitudes de damnificados y rescatistas, arrojan piedras. El delegado de Xochimilco, Avelino Méndez huye del pueblo de San Gregorio mientras lo persiguen sus propios gobernados. No para hasta alcanzar un camión en el que parece salvar la vida. Abajo se queda una horda de sus propios gobernados. El Secretario de Gobernación intenta negociar y encara a quienes le mientan la madre, pero después de recibir un zape, se rinde y emprende el camino de salida. Los ex Presidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón reciben mensajes en sus redes sociales que los conminan a callarse. Y se callan. El Gobernador de Morelos, Graco Ramírez es acusado de haber reetiquetado los víveres almacenados en una bodega y los ciudadanos de Morelos piden escribir en las cajas destinadas a los damnificados: “#Nadaqueverconpolíticos”.

Este es el tercer amanecer después de la sacudida y los afectados resguardan los derrumbes de los gobernantes, los suspirantes a ganar las elecciones de 2018 o los ex Mandatarios.

En México, por más de una razón legal, el ingreso de los políticos mexicanos rebasa los 200 mil pesos al mes. En cambio, según la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), el salario máximo promedio que alcanza un trabajador con cuenta de Afore –sistema de retiro- es de nueve mil 500 pesos al mes al llegar a los 47 años de edad.

Por ejemplo, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, percibe 205 mil 122 pesos en una suma que integra tanto salario neto (139 mil pesos) como prestaciones como gastos médicos, pago por riesgos, prima vacacional, primas de antigüedad, gratificaciones de fin de año y pagos de defunción.

Aunque ya no son parte del Gobierno y su tarea de servicio concluyó, los ex Presidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa reciben lo mismo que el Secretario Osorio Chong. Pero además, tienen adjudicada una plantilla laboral de 25 puestos jerárquicos, pagada por la Presidencia de la República.

Habitantes de Ecatzingo mostraron pancartas exigiendo ayuda para la reconstrucción de sus viviendas durante el recorrido que realizó el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza. Foto: Cuartoscuro

El ex Presidente Calderón Hinojosa respondió en días pasados a SinEmbargo que sólo aceptó 14 de estas posiciones de trabajo, una nómina que cuesta más de 600 mil pesos al mes. Vicente Fox Quesada cuenta con 20 personas pagadas por la Primera Magistratura, lo que también cuesta unos 500 mil pesos.

La lejanía entre los políticos y los ciudadanos hizo crisis desde hace años. Antes del sismo, el Latinobarómetro, un estudio de opinión pública que aplica 20 mil entrevistas en 18 países de América Latina, reveló esta distancia. En su informe expuso que los políticos mexicanos tienen uno de los peores niveles de credibilidad en América Latina. México es uno de los cinco países de la región en los que el 50 por ciento o más de la población considera que la clase política ha perdido la credibilidad y no la va a recuperar.

Esa era la foto antes del sismo. Podía verse a través de los números. Hoy es posible verla en el terreno de la desgracia.

 

EL DERRUMBE DE LOS CORAZONES

El Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, tiene a cargo la cartera que desde el principio del sexenio se transformó en el eje del Gabinete del Presidente Enrique Peña Nieto. El 2 de abril de 2013, en el Diario Oficial de la Federación, se publicó un nuevo reglamento para la dependencia. A las 43 unidades administrativas que tenía, se le añadieron otras doce. Además, fue incorporada la Secretaría de Seguridad Pública.

Así, el Secretario Miguel Ángel Osorio Chong se convirtió en casi un vicepresidente con el encargo tanto de la política interior como de la seguridad nacional.

En lo legal, era un funcionario poderoso. En lo político, el cariz de negociador se imponía. En octubre de 2014, cientos de estudiantes del Instituto Politécnico Nacional salieron a manifestarse para protestar por modificaciones en el reglamento de la institución. Y Osorio Chong salió, se subió a un templete que le fue colocado ex professo, se arremangó, y habló con los estudiantes.

De aquello han pasado tres años. La funesta madrugada del 20 de septiembre, Osorio Chong comprobó que acudir a la multitud no es estratégico. Por lo menos, no lo era esa noche. Decidió apersonarse en Chimalpopoca y Bolívar, en la populosa colonia Obrera, donde los cuatro pisos de un edificio que albergaba dos fábricas de textiles y una bodega de juguetes se desplomaron como acordeón. Pero ahí ni siquiera pudo hablar. Y nadie, pero nadie, reparó en lo que dijo. En ese punto, los trabajos han sido incesantes desde la tarde del terremoto hasta ahora. En las primeras horas, vecinos consiguieron carros del supermercado Aurrerá cercano para sacar escombros. Cuando Miguel Ángel Osorio Chong llegó rodeado por una decena de policías lo que recibió fue: “A trabajar. Ponte a trabajar, cabrón”. “¡Largo!” “¡Vete a la verga!” Todo seguido por el chiflido que entona la mentada. Y todo rematado con un zape.

Las ofensas que recibió el Secretario de Gobernación sólo fueron superadas por las que tuvo el Delegado de Xochimilco, Avelino Martínez. En el pueblo de San Gregorio Atlapulco que intenta ponerse de nuevo en pie, los pobladores lo increparon. Tuvo patadas. Lo bañaron. El funcionario apuró el paso hasta que corrió para alcanzar un camión en movimiento. Salió por piernas, pero los insultos continuaron mientras él desaparecía en el camino.

San Gregorio Atlapulco es un pueblo en los bordes de la delegación Xochimilco que quedó casi destruido por completo. Se cayeron decenas de sus casas y otras permanecen colapsadas. Pocas horas después del temblor, una persona publicó en Facebook: “Les pido esto ahogada en llanto … En Xochimilco nadie está ayudando, la gran mayoría de Santa Cruz Acalpixca y San Gregorio está destruido. La gente se quedó sin casa, están sacando a la gente de los escombros inconsciente. Si alguien puede ayudar, o sabe algo de cómo organizarse se los agradecería mucho. Esto es un problema ya que los medios de comunicación no han dicho nada de estas zonas”.

El Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, nunca dejó el colegio Enrique Rébsamen. La respiración del país estaba contenida. En la institución se buscaba a la niña Frida Sofía, la que –se supo apenas horas después- nunca existió. Nuño parecía listo para saltar a la escena del desenlace. Lo hizo mientras le pedían que se retirara.

Nuño, omiso a los reclamos, pidió en cadena nacional: “Por favor pedimos a los padres que si tienen a una niña desaparecida que sea alumna del colegio, o haya venido por alguna razón que se contacten porque pudo haber habido una confusión en el nombre. Nos urge contactar a los familiares de la niña Frida Sofía o cualquier niña que esté desaparecida en este lugar”.

Pero en el segundo amanecer, después de la tragedia, se supo que no había ninguna Frida Sofía registrada en la institución y todas las niñas Sofía estaban con sus padres o en el hospital. Nuño no ha reaparecido.

Los 7.1 grados Richter del pasado 19 de septiempre volvieron efectivo lo que en años no lograron organizaciones civiles y académicos con varias campañas. Los partidos políticos se despojarán del dinero que por ley recibirán para la contienda presidencial de 2018. Algunos lo han ofrecido todo, otros una parte o la mitad.

En medio del dolor, los usuarios de redes sociales llamaron para pedir que los #PartidosDenSuDinero para la reconstrucción y otras necesidades de los damnificados. Los partidos en sí mismos son de las instituciones con menos credibilidad, según la encuestadora GEA-ISA y ahora, han aceptado despojarse del dinero que recibirán por ley para la campaña de 2018.

El Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianelo, se vio forzado a salir a la escena. En un video le planteó a los institutos políticos un mecanismo legal para que la cesión de los recursos no violen el marco jurídico ni se convierta en donativo que cautive votos. “Les comuniqué que el INE considera que sí existen mecanismos jurídicos viables para que puedan destinar los recursos que reciben del Estado para apoyar a los damnificados de los sismos, todos los representantes de los partidos políticos sin excepción me manifestaron su disposición para apoyar en ese sentido”, fueron las palabras de Córdova, uno de los funcionarios públicos más cuestionados debido al alto salario que recibe él mismo, así como los consejeros del instituto que preside.

Las ofertas se iniciaron con la de Andrés Manuel López Obrador, dirigente de Movimiento de Regeneración Nacional, del 20 por ciento. Horas después, el ofrecimiento había subido al 50 por ciento de Enrique Ochoa Reza, dirigente del Partido Revolucionario Institucional.

La tarde del viernes 22, más de 72 horas después del terremoto, los dirigentes del Frente político conformado por el Partido Acción Nacional, Movimiento Ciudadano y Partido de la Revolución Democrática propusieron que sea el ciento por ciento del dinero presupuestado el que se destine para las víctimas.

Ricardo Anaya, Dante Delgado y Alejandra Barrales informaron que renunciarán al ciento por ciento del presupuesto para la campaña de las elecciones presidenciales de 2018. Recalcaron que ello ocurrirá “sin simulaciones”. En una carta, hicieron un reconocimiento que resulta importante dada la resistencia histórica de los partidos respecto a su dinero. “Hemos escuchado a los ciudadanos y tienen toda la razón. El dinero de los partidos políticos debe irse al 100% para ayudar a las personas afectadas. Hacemos hoy un planteamiento de fondo, serio, sin simulaciones y de largo alcance”.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de Morena, volvió a aparecer. Esta vez, para responder a la posición del frente de tres partidos. Al debate del dinero de los partidos añadió un elemento: la pensión vitalicia de los ex Presidentes que en este momento asciende a 205 mil pesos, lo mismo que un Secretario de Estado.

“Los del llamado ‘frente opositor’, de manera oportunista e hipócrita, proponen que no haya financiamiento público a los partidos y plagian parte de nuestra propuesta de austeridad republicana. De todas maneras, les tomamos la palabra y proponemos que de inmediato se le quite la pensión a los ex presidentes; se reduzca la mitad de los sueldos de los altos funcionarios públicos; se termine con la caja de ahorro para la alta burocracia, entre otras medidas. Todo lo ahorrado debe destinarse a los afectados por los sismos, a la reconstrucción y a combatir la pobreza y la marginación que padecen más de 60 millones de mexicanos”, escribió en sus redes sociales.

DE EXPRESIDENTES

No hace falta estar para recibir repudios. Desde el día del temblor, el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) emprendió una intensa actividad en Twitter. En uno anunció que la presentación del libro de su esposa, Margarita Zavala se posponía pues “la prioridad es el rescate y atención a las víctimas y el auxilio a la población”. Un usuario le contestó: “Gracias. Estábamos bien preocupados”. Otro escribió: “Gracias por aclararnos las prioridades de tu familia, nos preocupaba el libro de tu esposa”. Y en el del pasado 22, en el que tuiteó para reconocer a los héroes anónimos del terremoto, las respuestas fueron: “Oportunista” o “Mejor cállate”.

A Vicente Fox (2000-2006) no le va mejor. “Para que por primera vez hagas algo bueno por México” es uno de los mensajes que hoy cuelgan en su Twitter. “Renuncia a tu pensión vitalicia. Eso ayudaría a reconstruir a México … Desde los cimientos”, es otra.