El votante de derechas está desconcertado. En este momento es difícil calibrar con precisión cuánto hay de espuma en la ola naranja que crece imparable en las encuestas y parece amenazar incluso la hegemonía del PP en la derecha...