Apenas había llegado uno a la adolescencia cuando France Gall ganó el Festival de Eurovisión, tan guapa, tan rubita, con aquella voz tan suavemente gutural. Poupée de aire, poupée de son, no hay más que...