Las acusaciones de abusos contra el cineasta recuerdan al mundo literario de Kafka, donde todos somos culpables hasta que se demuestre lo contrario. UNA ESCENA de Sin perdón, la película de Clint Eastwood. El she­riff del pueblo acaba de pegarle...