No sé qué ocurrirá en otras ciudades similares, pero la mía se ha vuelto un infierno. Madrid era antes una ciudad con una virtud singular: era alegre sin ser tumultuosa, asequible sin ser provinciana, variada y abierta...