Ahora sí Unasur ha recibido el puntillazo final. Si en los últimos meses sobrevivía agonizante era porque aún había, en su pretencioso y carísimo edificio de la Mitad del Mundo, una estructura burocrática parasitaria que no había...