Venezuela: Declaración del Secretario General de la OEA de respaldo a la declaración de 14 países


Respaldo con firmeza la declaración sobre la situación en Venezuela que -en el marco de la Carta de la OEA, de la Carta Democrática Interamericana y de la promoción, defensa y protección de la democracia y los derechos humanos- fue emitida ayer por 14 países de la organización.

Estoy plenamente de acuerdo, como señalara en mis dos informes, que la suspensión es una medida para tomar al final del proceso y veo positivamente que el referido grupo de países deja abierta esa posibilidad.

Como Secretario General de la OEA destaco el llamado por los países firmantes de atender en forma urgente y prioritaria: la liberación de presos políticos, el respeto a la legitimidad de las decisiones de la Asamblea Nacional y la necesidad de contar con un calendario electoral, teniendo en cuenta todas las elecciones que han sido pospuestas violando los derechos electorales de la gente, elementos todos que demuestran una clara alteración del orden constitucional.

Definitivamente, como dice la Declaración, “el diálogo y la negociación son la vía idónea para llegar a soluciones duraderas a los problemas” del país, y es fundamental que, una vez que sean restablecidos los elementos esenciales de la democracia, los venezolanos se comprometan, en ese marco, a la reconstrucción de su país.

Es muy importante que el cumplimiento de los acuerdos resultantes de anteriores acciones de buenos oficios sea realizado en el marco de la Constitución, como señala la Declaración; eso quiere decir que sólo los acuerdos que son constitucionales pueden ser puestos en práctica.

En el informe que presenté la semana pasada constaté el agravamiento profundo en Venezuela de todas las variables políticas, económicas, sociales y humanitarias que ya había señalado en mayo de 2016, con énfasis en la pérdida de la democracia, de los derechos civiles y políticos de la gente y de la desinstitucionalización del país.

Una vez más, reitero la disposición de la Secretaría General de cooperar con Venezuela para poner fin a las vulneraciones de derechos civiles y políticos y recuperar para su pueblo sus derechos económicos y sociales.

La recuperación de la institucionalidad democrática en Venezuela es tarea de todos los países de la región y de todas las personas que creemos en las libertades, los valores y los principios.

Al tiempo de respaldar el trabajo de evaluación crítica realizado por los 14 países firmantes, me permito alentar a la unidad de los gobiernos de la región a continuar y profundizar el esfuerzo colectivo para volver a contar con una Venezuela democrática en la OEA.