Cultura y ArtesMúsicaVideos

Versiones (12): Doris Day

Y una versión de Sinatra...

A raíz del obituario por el fallecimiento de Doris Day, recibimos muchos mensajes de agradecimiento, lo cual obviamente nos llena siempre de una gran satisfacción.

Un hecho que vale la pena mencionar de nuevo es que fue tan colosal su éxito como actriz que se tiende a olvidar la extraordinaria cantante que fue. Citábamos en dicha nota las palabras de su mentor, Les Brown: «Doris Day como cantante está en la misma liga de Frank Sinatra y Bing Crosby»; «ella era el sueño dorado de todo director de orquesta de jazz: una vocalista con talento natural, un respeto apasionado por la interpretación de las canciones, y una apariencia atractiva». 

Por ello, luego de haber recordado hace un par de semanas a Doris con algunos de los mayores éxitos de sus filmes, es una buena oportunidad para oírla interpretando versiones de algunas de las canciones más populares de siempre. Eso sí, comenzaremos con sus dos canciones emblemáticas: «Sentimental Journey» y «Qué será será«. Disfrutemos entonces la inolvidable voz de la catira de Cincinnati.

SENTIMENTAL JOURNEY: Grabada el 22 de noviembre de 1944, fue la canción más popular en 1945. Compuesta por Les Brown, Ben Homer y Bud Green (letra).

 

 

QUÉ SERÁ, SERÁ: Compuesta en 1956 por Jay Livingston y Ray Evans.  Se hizo famosa al ser interpretada por Doris Day en la película de Alfred HitchcockEl hombre que sabía demasiado y consiguió el Óscar a la mejor canción original ese mismo año.​ Para Livingston y Evans fue su tercer Óscar; previamente lo habían ganado en 1948 con la canción «Button and Bows» (de la película «The Paleface» (Rostro Pálido), y en 1950, con la inmortal «Mona Lisa» (de la película «Captain Carey»). Sin embargo, para mi generación es inolvidable su tema introductor de la serie de TV de vaqueros, «Bonanza».

 

 

FLY ME TO THE MOON: Compuesta en 1954 por Bart Howard.  Desde su aparición se convirtió en un clásico de jazz. La grabación de Frank Sinatra en 1964 se asoció estrechamente con el programa espacial Apollo, de la NASA; una copia de la canción se reprodujo durante la misión Apolo 10 cuando orbitaba la Luna. Se convirtió en la primera música en ser reproducida allí por el astronauta Buzz Aldrin de la misión Apolo 11, en un casete portátil, apenas pisar el satélite. La asociación de la canción con Apolo 11 se repitió muchos años después cuando Diana Krall la cantó en la ceremonia de conmemoración del 40º aniversario de la misión. La versión de Doris Day, en ritmo de Bossa Nova, fue muy popular en los 60.

 

 

THE VERY THOUGHT OF YOU: Otra de las grandes baladas en la historia del jazz, interpretada por primera vez por su compositor, el inglés Ray Noble con su Orquesta en 1934. Como corresponde, un gentío la ha cantado, pero pienso que las dos mejores versiones son las de Billie Holiday y Doris Day, ya que las dos chicas comprendieron la suma importancia de la letra, que el oyente puede interpretar en clave de despecho o de recuerdo del ser amado. En todo caso ambas, con una dicción perfecta, no cantan, seducen. Aquí tenemos a Doris con la orquesta de Harry James. Fue grabada para la película «Young man with a horn» (El trompetista, 1950). El papel del trompetista lo hace Kirk Douglas. 

 

 

 

DREAM A LITTLE DREAM OF ME: Compuesta en 1931, «Dream a Little Dream of Me» es una canción atribuida a Fabian Andre y Wilbur Schwandt (música), con letra de Gus Kahn. La crítica considera que las dos mejores versiones son las de Doris Day y la de Ella Fitzgerald con Louis Armstrong. Doris Day la graba en 1957, siendo la primera que lo hace en el tiempo lento en que fue compuesta. En 1968 «The Mamas and the Papas» (con una de las «Mamas», Cass Elliott, como solista) graban una versión que logró mucha aceptación.

 

 

IT HAD TO BE YOU: Una auténtica favorita desde su aparición, escrita por Isham Jones (música) y de nuevo Gus Kahn (letra) en 1924. En el cine ha sido interpretada por Ruth Etting (Melody in May, 1936), Priscilla Lane (The Roaring Twenties, 1939), Dooley Wilson (Casablanca, 1942), Betty Hutton (¡gran versión!  en el filme «Incendiary Blonde», también protagonizado por Arturo de Córdova, 1945), Ginger Rogers y Cornel Wilde (It had to be you, 1947), Diane Keaton (Annie Hall, 1977) entre muchas opciones. Pero ¿cómo dejar de mencionar la siempre popular versión de Frank Sinatra, al final de la comedia «When Harry met Sally» (Cuando Harry conoció a Sally, 1989), con Harry corriendo para llegar antes de las doce campanadas de fin de año a la fiesta donde está Sally y declararle !por fin! su amor? Recordemos la escena:

 

 

Ahora, con Doris Day:

 

 

SABOR A MÍ: Ella también interpretó grandes boleros, como «Sabor a mí» (1959), el mayor éxito del compositor mexicano Álvaro Carrillo, y popularizado por Los Panchos con Eydie Gormé, en 1964. El disco se llama «Latin for lovers».

 

 

WHEN I FALL IN LOVE: Una canción grabada por nuestra cantante en 1952 y que fue un triunfo inmediato para Doris y para sus autores, Victor Young (música), y Edward Heyman (letra). Otra versión muy famosa es la de Nat King Cole.

 

 

CORCOVADO: Doris Day incluyó también en «Latin for lovers» su versión del bossa nova «Corcovado», compuesto por Antonio Carlos Jobim en 1960. Una de las más hermosas melodías brasileñas.

 

 

EVERYBODY LOVES A LOVER: Grabada en 1958, y compuesta por Richard Adler y Robert Allen. La canción se origina en un comentario que le hace a Adler su abogado: «¿Sabes lo que dijo Shakespeare: «All the world loves a lover» (Todo el mundo ama a alguien enamorado») ?. Pero la oración no es de Shakespeare; en realidad pertenece a Ralph Waldo Emerson. La versión de Doris Day es notable por su tercer verso, en el cual mediante el «overdubbing» las primeras cuatro líneas del segundo verso son colocadas sobre las cuatro líneas del primer verso, creando un contrapunto. Los dos segmentos terminan con la misma palabra «Pollyanna«.

 

 

BEWITCHED, BOTHERED AND BEWILDERED: El nombre Doris Day es equivalente a cantante de orquesta de jazz. Por ello, concluyamos este homenaje con una de las más antológicas baladas de jazz de la historia, grabada por ella en 1949. Pertenece a dos de los más emblemáticos compositores de musicales de Broadway, Richard Rogers y Lorenz Hart, estrenada en su obra Pal Joey, de 1940. Las escenas son de la comedia romántica «Teacher’s Pet» (Enséñame a querer, 1958, con Clark Gable).

 

 

 

Etiquetas

Un comentario

Responder a Ramon Peña Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar