CorrupciónÉtica y MoralPolíticaRelaciones internacionales

Ábalos y Filemón

Si no fue­ra tan es­can­da­lo­sa, la ci­ta clan­des­ti­na en el avión con una pros­cri­ta se­ría de te­beo

CUAN­DO un mi­nis­tro va a una ci­ta co­mo va un ca­sa­do a una man­ce­bía es que va a pe­car. Cuan­do, ade­más, abron­ca a los pe­rio­dis­tas que le pre­gun­tan por sus vi­cios no­cher­nie­gos y les in­di­ca cuá­les son las cues­tio­nes que tie­nen que for­mu­lar­le, en­ton­ces es que el pe­ca­do que ha co­me­ti­do no tie­ne per­dón. Por­que en po­lí­ti­ca, lo que no se pue­de sa­ber es lo úni­co que in­tere­sa. Y el se­ñor Ába­los ha con­se­gui­do que su ci­ta noc­tur­na con lo prohi­bi­do le ha­ya de­ja­do una ci­ca­triz mal co­si­da en la ca­ra. A par­tir de aho­ra, ca­da vez que lo mi­re­mos, le ve­re­mos el cos­tu­rón que le hi­zo la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro con el mor­dis­co de la clan­des­ti­ni­dad. La reunión fur­ti­va con una pros­cri­ta de ma­dru­ga­da en un avión cual­quie­ra es al­go más que un des­liz de go­ber­nan­te dés­po­ta. Es so­bre to­do la prue­ba in­con­tro­ver­ti­ble de que es­te Go­bierno se pa­sa la ley por la zo­na a la que se sue­le dar ma­yor uso a des­ho­ras y a es­con­di­das. Lo que ha he­cho Ába­los, por de­cir­lo en ro­mán pa­la­dino, es re­ma­tar la fae­na del san­chis­mo­po­pu­lis­mo: a por­ta­ga­yo­la, ma­no­sear a la Abo­ga­cía del Es­ta­do pa­ra cum­plir la exi­gen­cia de los in­de­pen­den­tis­tas; con el ca­po­te, dar lar­gas cam­bia­das a la di­vi­sión de po­de­res pa­san­do a la mi­nis­tra de Jus­ti­cia a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral; en el ter­cio de va­ras, des­pe­na­li­zar el de­li­to de se­di­ción pa­ra que Jun­que­ras pa­se el car­na­val en su ca­sa dis­fra­za­do de hé­roe; y con la mu­le­ta, dar­le ca­ri­ño al nar­co­bo­li­va­ris­mo que ha fi­nan­cia­do a la bas­ca que aho­ra en­su­cia la mo­que­ta de La Mon­cloa. Al ga­re­te Es­pa­ña.

Ába­los ne­gó su en­cuen­tro de es­pía cu­tre con Delcy Ro­drí­guez en el avión noc­tí­va­go de Ba­ra­jas por­que eso sig­ni­fi­ca­ba re­co­no­cer su com­pli­ci­dad con una ile­ga­li­dad: la vi­ce­pre­si­den­ta de Ve­ne­zue­la tie­ne prohi­bi­do en­trar en Eu­ro­pa. Lue­go, cuan­do las evi­den­cias eran ya in­ven­ci­bles, cons­tru­yó una ver­sión de te­beo. Di­ce su «en­torno», que es co­mo aho­ra se lla­ma a quien ha­bla con la voz dis­tor­sio­na­da pa­ra que no se le re­co­noz­ca, que ha­bía que­da­do allí con el mi­nis­tro de Tu­ris­mo ve­ne­zo­lano, que es ami­go su­yo del al­ma, pa­ra sa­lu­dar­lo an­tes de su vuel­ta a Ca­ra­cas tras pa­sar por Fi­tur y que en ese avión iba tam­bién la se­ño­ra fo­ra­ji­da. Gro­tes­co. Ex­cu­sar­se en que pa­ra sa­lu­dar a un ami­go que su­pues­ta­men­te ha es­ta­do va­rios días en Ma­drid no ha en­con­tra­do otro mo­men­to que el de su par­ti­da a las tan­tas y den­tro del avión an­tes de des­pe­gar es to­mar­nos por im­bé­ci­les.

Que el mi­nis­tro sea con­cre­ta­men­te el de Tu­ris­mo —¿quién va a ha­cer tu­ris­mo a un país del que to­do el mun­do sa­le co­rrien­do pa­ra no mo­rir­se de ham­bre in­clu­so ha­cien­do las tres co­mi­das al día de Erre­jón?— le aña­de a la coar­ta­da un to­que sa­tí­ri­co. Y que en el mis­mo vue­lo, ca­sual­men­te en el mo­men­to en el que es­tá vi­si­tan­do Es­pa­ña el pre­si­den­te le­gí­ti­mo Guai­dó, via­ja­se la ré­pro­ba emi­sa­ria del ré­gi­men con el que Po­de­mos es­tá obli­ga­do a lle­var­se bien es una es­to­ca­da en to­da la bo­la al sen­ti­do co­mún. Ába­los es­ta­ba allí pa­ra lo que es­ta­ba, co­mo un ca­sa­do va a un bur­del a lo que va.

Si no fue­ra tan es­can­da­lo­sa, la his­to­ria se­ría de Mor­ta­de­lo y Fi­le­món. Por­que no pue­de ser más co­cham­bro­so to­do. Lo que pa­sa es que un mi­nis­tro de Es­pa­ña se ha vis­to en se­cre­to en un avión, en se­sión de tras­no­che, con la vi­ce­pre­si­den­ta de una dic­ta­du­ra bo­li­va­ria­na que no acep­ta nin­gún país del pri­mer mun­do, ha men­ti­do des­pués de ser pi­lla­do con el ca­rri­to de los he­la­dos y, co­mo ce­nit del des­ma­dre, ha cons­trui­do un re­la­to de los he­chos que in­sul­ta a la in­te­li­gen­cia de los re­si­den­tes de un zoo­ló­gi­co. Pe­ro son ya tan­tas las in­fa­mias que es­ta­mos vi­vien­do, que es­ta­mos anes­te­sia­dos. Aho­ra el opio del pue­blo no es la re­li­gión. Ni el fút­bol. Es Pe­dro Sán­chez. El hip­no­ti­za­dor que nos ha mon­ta­do en un avión clan­des­tino con des­tino a la mi­se­ria.

 

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar