Derechos humanosDictaduraÉtica y Moral

Bruno Rodríguez lamenta el sufrimiento de emigrantes centroamericanos, pero no el de los cubanos

El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla reconoció en un tuit que es «la pobreza que el capitalismo provoca» la «causa de la emigración».

Oscar Martínez y su hija

Refiriéndose a la desgarradora foto de Óscar y Valeria Martínez, un salvadoreño y su hija de un año y 11 meses, ahogados mientras intentaban cruzar la corriente del Río Bravo para alcanzar su margen norte y entrar a territorio de Estados Unidos, el ministro de Exteriores lamentó el suceso en su mensaje.‏

«Desgarra ver a Valeria dentro de esa camiseta, con el brazo sobre el cuello de su padre. No los mató el Río Bravo. Fue la política migratoria de EEUU. La pobreza que el capitalismo provoca es la causa de la emigración. La solución es el desarrollo», escribió Rodríguez Parrilla.

Además, en otro tuit hizo referencia al caso de un centenar de niños maltratados en una instalación de la Patrulla Fronteriza de EEUU: «Menores separados de sus padres y en jaulas. Masivas, flagrantes y sistemáticas violaciones de derechos humanos de los migrantes», comentó.

Las reacciones han sido casi unánimes e inmediatas.

El cubano residente en Florida Boris Blanco Estevanell también lamentó la muerte de los emigrantes centroamericanos, pero aclaró al funcionario del régimen cubano: «no es el capitalismo la causa, de lo contrario estuvieran emigrando hacia países socialistas, son las políticas económicas adoptadas por esos países, la mala administración de sus gobiernos, la impunidad y la corrupción.»

La mayoría de los tuits reprocharon a Rodríguez Parrilla no tener la misma sensibilidad para con los cubanos que mueren intentando alcanzar su sueño de emigrar a EEUU.

Un usuario que se da a conocer en Twitter bajo el sobrenombre de Pico, escribió: «Nunca alzaste tu voz para lamentar a los cubanos que murieron en la misma situación en la selva del Darién, huyendo del hambre y la miseria que el comunismo ha regado por toda Cuba. Son un asco de Gobierno, defiende a tu pueblo.»

Mientras, el periodista cubano José Raúl Gallego lamentó: «La verdad que no sé en qué estaba pensando cuando escribió eso. Bruno, de Cuba ‘socialista’ se van al año miles de personas y muchos terminan comidos por tiburones o asesinados en el Darién. Un poco de tacto y de vergüenza.»

Ni el titular de Exteriores cubano ni ninguno de los miembros del Gobierno de la Isla han comentado antes ninguna de las frecuentes tragedias que viven los emigrantes cubanos en similares circunstancias.

Este mes, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), reconoció que 32.091 emigrantes cubanos recibieron o solicitaron estatus de asilo en esa instancia durante 2018.

En el informe «Tendencias Globales de Desplazamiento Forzado 2018″, la agencia de la ONU indicó que, de esa cifra, concedió la categoría de refugiados a 5.488, mientras que 26.603 peticiones están aún pendientes de resolución.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar