CulturaEducaciónEncuestas

Buenos Aires sigue siendo la mejor ciudad para estudiar en la región y ahora van por los estudiantes chinos

Este año llegaron 13% más alumnos extranjeros. Por quinto año seguido quedó como la mejor opción en un ranking internacional. El Gobierno porteño y autoridades universitarias viajarán a China para atraer más jóvenes a las aulas.

Podrá haber crisis económica, casos de inseguridad que causan conmoción, dificultades con el transporte público, pero Buenos Aires sigue siendo un imán en la región para los estudiantes extranjeros. Esa preferencia se refleja en los rankings. Este martes se conoció la nueva clasificación QS que ubica a la Ciudad -por quinto año consecutivo- como la mejor opción de América Latina para estudiar.

Desde el Gobierno porteño le dijeron a Clarín que en 2019 llegaron al país 13% más estudiantes internacionales que en 2018 -fueron 90.000– y que, en su afán por seguir sumando más jóvenes de otros países, ahora van por el muy atractivo objetivo de los miles de estudiantes chinos que cada año salen al mundo.

La Ciudad prepara, para febrero, un viaje a China -junto a autoridades de la UBA y otras universidades, entre ellas algunas privadas- para informar sobre la oferta académica y establecer convenios de recepción y emisión de estudiantes entre los dos países. Explican que así como los jóvenes chinos pueblan las universidades australianas sobre todo para aprender inglés, buscarán que elijan Buenos Aires como el lugar preferido para estudiar español.

TEXTO ALTERNATIVO CEO

El ranking QS de Ciudades es elaborado por la consultora británica Quacquarelli Symonds. El año pasado Buenos Aires había llegado al primer puesto de Iberoamérica, tras quedar en el puesto 25 del mundo y pasar a Barcelona y Madrid. Este año bajó al puesto 31 y volvió a ser superada por las ciudades españolas, aunque se mantiene primera en la región.

Evento “EsTuDía” organizado por el Gobierno porteño frente al teatro Colón. Este año participaron unos 5000 estudiantes extranjeros.

Evento “EsTuDía” organizado por el Gobierno porteño frente al teatro Colón. Este año participaron unos 5000 estudiantes extranjeros.

Para elaborar el ranking, QS toma en cuenta diversos parámetros como el nivel académico de las universidades que hay en una ciudad; la cantidad y diversidad de estudiantes; así como lo deseable y accesible que resulta desde el punto de vista económico. Lo hacen con datos objetivos de las universidades y también con encuestas de percepción a más de 87 mil estudiantes del mundo.

La Universidad de Buenos Aires, con sus buenas performances en los rankings académicos, tira para arriba a la Ciudad. Además, Buenos Aires se destaca por ser la que tiene más número de universidades en el ranking y figura como la que mejor calidad de vida ofrece entre las ciudades de Latinoamérica.

“Hace cinco años que lideramos en América Latina. Este año se da una particularidad, mejoramos en 11 posiciones en los parámetros de calidad académica y de deseo de los estudiantes de venir, al que llaman ‘deseabilidad’. Los rankings no nos obsesionan, pero sabemos que Buenos Aires compite con otras ciudades del continente como destino estudiantil y tenemos una política pública enfocada para que la deseabilidad siga creciendo”, dijo a Clarín Fernando Straface, secretario de Relaciones Internacionales de la Ciudad.

– ¿Cuánto influye que aquí la universidad sea gratuita?

– En los resultados del índice muy poco. La variable del costo es una y no es la que más pesa. Además, hay una fantasía con respecto al gasto que implica los extranjeros para la universidad. Sólo el 4% de los estudiantes que llegan de otros países van a la UBA a estudiar una carrera gratuita. El resto paga. No es un factor determinante: los estudiantes que llegan buscan calidad académica y calidad de vida.

Evento “EsTuDía” organizado por el Gobierno porteño frente al teatro Colón. Este año participaron unos 5000 estudiantes extranjeros.Evento “EsTuDía” organizado por el Gobierno porteño frente al teatro Colón. Este año participaron unos 5000 estudiantes extranjeros.

Buenos Aires quedó 22 posiciones por encima de la segunda ciudad latinoamericana en el ranking, que es México (puesto 53), después siguen Santiago de Chile (54) y San Pablo (76). Londres lidera la tabla global, que contiene 120 ciudades. Le siguen Tokio, Melbourne, Munich, Berlín y Montreal. Ninguna ciudad estadounidense está entre las 10 primeras.

El 2017, el Gobierno porteño firmó un convenio con 22 universidades, entre ellas la UBA, para potenciar la llegada de estudiantes. Lo hizo en el marco del programa “Study Buenos Aires”, que les brinda a esos jóvenes unas cuantas facilidades, sobre todo para los primeros días como un “kit de pre arribo” que incluye una línea gratuita para el celular, una tarjeta SUBE y una tarifa especial en hostels para las primeras noches.

También les organizan actividades, desde culturales y de entretenimiento hasta visita de negocio (a empresas) y políticas (al Congreso y la Legislatura).

Investigadores de la UBA y del Conicet presentaron este año un estudio que muestra que los 80.000 estudiantes internacionales que llegaron a la Ciudad en 2017 dejaron unos $10.000 millones de pesos, el equivalente a 0,5% del producto bruto porteño. Para Straface, ahora el porcentaje debe ser mayor. La Ciudad se puso como meta llegar a los 100.000 estudiantes internacionales para el año 2021. Si avanza el acuerdo con China, seguramente estarán muy cerca de conseguirlo.

La mayoría hace carreras cortas y pagas

Cada vez que se presenta uno de estos informes sobre estudiantes que llegan al país surge el debate acerca del costo que significa para el Estado sostener los estudios de jóvenes de otros países. Para el Gobierno porteño es un tema menor. Afirman que la mayoría viene para hacer cursos cortos y posgrados (pagos) y carreras de grado en universidades privadas (también pagas).

Una investigación de la UBA y el Conicet de este año mostró que en 2017 (último año con datos), efectivamente, la mayoría de esos jóvenes (61.058) llegaron para hacer carreras cortas (pagas) o programas de intercambio de menos de un año; un segundo grupo -formado por 16.861 estudiantes- carreras de grado (pagas o no, de acuerdo a la universidad); y otros 2.847 hacen un posgrado, que siempre se cobran.

Pero en términos de cantidad de horas cursadas, la mayoría no paga por estudiar: dentro de este grupo están quienes cursan carreras de grado (largas) en universidades estatales (12.009 personas), más los estudiantes de intercambio, que no pagan cuando hay paridad entre la universidad local y la extranjera.

 

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar