Democracia y PolíticaElecciones

Campaña de ritmos distintos: Fernández, tranquilo y Macri, muy limitado

A continuación, sus principales conceptos:

  • Esta es una campaña que tiene distintas velocidades. Una es la de la oposición: a Alberto Fernández se lo ve tranquilo, se lo ve viajando. Estuvo en España, mañana se va a Bolivia y Perú. Hace declaraciones (algunas polémicas, como la alusión que hizo al colega Daniel Santoro), se reúne con dirigentes. Se lo ve suelto de tiempos y de compromisos.
  • La otra velocidad es la de Macri. Ya tenía un país complicado antes de las PASO y se le complicó aún más. Tiene que administrar una crisis. Por otro lado, hay algunos en el Gobierno que están desalentados en materia de campaña, porque sienten que es una elección terminada. Otros no quieren enfrentarse al peronismo porque creen que lo van a necesitar.
  • Y el presidente Macri tampoco puede hacer declaraciones muy fuertes porque no sabe si mañana va a tener que volver a levantar el teléfono para llamarlo a Alberto Fernández. Entonces, son muy grandes sus limitaciones.
  • Hay solo dos personajes del Gobierno a quienes realmente se los ve haciendo campaña: Miguel Ángel Pichetto y Elisa Carrió. Son personajes que hablan otro idioma: son muy confrontativos y muy directos, nada que ver con el estilo clásico del Pro. Estos dos personajes están haciendo campaña explícita contra la oposición y defendiendo al Gobierno. Esto forma parte de una realidad, que el Gobierno tiene que administrar un país en crisis y muchos no tienen tiempo de hacer campaña.

¿Qué significa la emergencia alimentaria?

  • Se aprobó la ley de emergencia alimentaria. Venían reclamando esto los movimientos sociales hace mucho tiempo. El Gobierno se oponía, hasta que después de la derrota en las PASO cambió de posición. Por varias razones: primero porque no tenía la voluntad de sus propios legisladores de trabar esta ley. Y, por otro lado, porque se deterioró aún más la situación después de aquellas elecciones.
  • Esto es un paliativo. La Argentina está cargada de medidas paliativas que no son soluciones. No se ha escuchado hablar en la campaña electoral de ningún plan que lleve a esta gente que hoy necesite ayuda para comer a trabajar, que es lo que pide la gente. Las personas piden trabajo, no solo un plato de comida, a pesar de que el hambre no espera.
  • Hay un 30% bajo la línea de la pobreza y, por lo general, no tiene trabajo, o un trabajo muy precario, en negro y sin obra social ni aportes. Esto se tiene que resolver, pero con un plan donde se creen trabajos genuinos. Es necesario que esta parte de la sociedad vuelva a la cultura del trabajo, lo cual diferenció a la Argentina de América Latina, creando una clase media muy importante que se está debilitando.
  • Ninguno de los candidatos ha demostrado tener un plan concreto para resolver este problema. Hasta los primeros años 70, la pobreza en la Argentina no era superior al 4%, hoy estamos hablando de una pobreza estructural (más de 20 años) de un tercio de la población. Es mucho. Hubo gobiernos de ideologías muy distintas y ninguno le ha encontrado una solución a este problema.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar