EconomíaPolíticaRelaciones internacionales

China deja de tirar del comercio mundial: sus importaciones pasan de crecer un 12% a un 0,3%

Se desploman las compras que hace China al exterior por la debilidad de su demanda y por el conflicto arancelario con Estados Unidos

La desaceleración de China se agrava y a pesar de que el Gobierno se ha fijado un objetivo de crecimiento positivo para este año (de entre el 6% y el 6,5%, frente al incremento del 6,6% que registró en 2018), su comercio exterior se ha desplomado en los primeros tres meses del año, lo que tiene un efecto dominó en el resto del mundo y, en particular, en Europa.

A pesar de que el gigante asiático es conocido como el gran vendedor del resto del mundo, su papel como importador es muy relevante para el resto de países, como Alemania, que sitúa a China entre sus principales clientes.

Entre enero y marzo de este año las importaciones de China han crecido un 0,3%, lo que supone un frenazo abrupto si se tiene en cuenta que las compras de China al exterior crecieron a un ritmo del 11,7% en el primer trimestre de 2018 o un 31,1% en ese mismo periodo de 2017.

Las exportaciones también se ralentizaron pero en mucha menor medida: pasaron de crecer un 7,4% el año pasado a un 6,7% en esta ocasión. Ambos indicadores (compras y ventas) llevaron al comercio exterior ha perder fuelle: creció un 3,7% a cierre de 31 de marzo frente a un alza del 9,4% el año anterior.

En el caso de China, es importante evaluar la evolución de su comercio exterior a cierre del primer trimestre -sin analizar de forma individual los datos de enero, febrero y marzo- ya que se suelen producir desviaciones injustificadas en alguno de esos meses en función de cuándo caiga la celebración del Año Nuevo Lunar (año nuevo chino).

Como en esa fecha el país celebra una semana de vacaciones, se para la producción de las fábricas, los pedidos se disparan las semanas previas y caen hasta el 0 en el periodo vacacional, lo que desvirtúa las comparaciones interanuales (ya que a veces cae en febrero y otras en marzo).

EEUU, el país al que más dejan de comprar

Según la información divulgada por la Administración General de Aduanas del país, cayeron especialmente las importaciones que China hizo a Estados Unidos (-28,3%), un descenso que se justifica por la situación de guerra arancelaria que viven ambos países. También cayeron las exportaciones a EEUU, aunque en mucha menor medida (-3,7%).

De Europa cayeron especialmente las compras a los Países Bajos (-18,8%) y se ralentizaron las del Reino Unido (1%), por el descenso de la demanda británica ante la incertidumbre por el brexit.

Por productos, la importación de vehículos -el producto principal que le exporta Alemania- se redujo un 10,7% interanual en el primer trimestre, mientras que la compra de componentes cayó un 6,5%.

El descenso más acusado se ha producido en la importación de residuos sólidos (de plástico, papel y chatarra), que ha caído en el primer trimestre un 30,4%, ya que las autoridades del país han prohibido su compra: quieren dejar de ser el vertedero de Europa.

 

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar