Cultura y ArtesDemocracia y PolíticaMúsicaVideos

Las canciones del «Summer of Love» (1967) (I)

Con el nombre de «Verano del Amor» («Summer of Love») se recuerdan diversas manifestaciones musicales y sociales juveniles, realizadas hace medio siglo, en el verano de 1967, y que tuvieron como epicentro la ciudad de San Francisco (California).
 
¿Cómo fue el inicio de todo?  Con el llamado «Human Be-In«, una concentración realizada en el parque Golden Gate de esa ciudad. En dicho acto, John Phillips, fundador y líder del muy popular grupo «The Mamas & The Papas«, entonó el estribillo de su canción «San Francisco (Be sure to wear some flowers in your hair)», el cual dice:
If you’re going to San Francisco,
be sure to wear some flowers in your hair…
If you’re going to San Francisco,
Summertime will be a love-in there.
Si vas a San Francisco,
asegúrate de llevar flores en el cabello…
Si vas a San Francisco,
el verano será una celebración de amor.

Comencemos este breve recuerdo con el video de la versión más famosa de esta canción, por Scott McKenzie. Allí pueden verse imágenes reveladoras de la época:

 

Con esta canción se promocionó otro evento ese mismo verano, el Festival de Música Pop de Monterey. Fue el primer festival al aire libre en la historia del rock (Woodstock se realizó en 1969). A Monterey acudieron 200.000 personas, provenientes de todas partes de los Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia y Europa Occidental.

En el verano de 1967 San Francisco fue, de hecho,  la capital mundial de la música. Y sucedió en medio de las revueltas estudiantiles contra la guerra de Vietnam, las reformas universitarias,  el florecimiento del movimiento hippie, y la experimentación con drogas de todo tipo,  además del llamado «Flower Power» (el poder de las flores). Todo ello formaba parte de una crisis que sacudía la conciencia de la sociedad estadounidense, con los jóvenes -los llamados «baby boomers», nacidos después de la segunda guerra mundial- como protagonistas fundamentales, en cerrada rebeldía ante una educación, un sistema jerárquico y un estilo de vida de sus padres que rechazaban. 

Otros artistas que sin duda impactaron en ese verano fueron The Beatles, que habían abandonado su influencia pop original, para experimentar con un sonido más rockero y psicodélico, incluso con un toque de música de la India. En 1967 publicaron, por ejemplo, «All You Need is Love», «Strawberry Fields Forever» y «Penny Lane».

 

 

Obviamente, otros grupos también se hicieron notar durante ese mágico verano. Destaca, de San Francisco, «Jefferson Airplane» y su producción «Surrealistic Pillow», considerado el mejor álbum de rock psicodélico hecho por una banda estadounidense. Debutaba con ellos una gran cantante, Grace Slick. Oigamos «Somebody to Love» (en el programa de Dick Cavett, un día después de su presentación en el Festival de Woodstock. A la extrema izquierda, vestido de marrón, con bigote y tocando una pandereta, David Crosby, de «Crosby, Stills, Nash & Young»):

 

En 1967 aparecería asimismo el primer álbum de otro grupo californiano legendario, «The Doors», con una de las voces más carismáticas que haya tenido el rock: Jim Morrison. Uno de sus éxitos, «Light My Fire» (con muchas versiones posteriores) generó una gran controversia durante su presentación en el muy popular show de Ed Sullivan. Los censores del canal, CBS, exigieron a Morrison que cambiara la letra de Light My Fire, la oración «Girl, we couldn’t get much higher«, por la posible referencia a las drogas. El pedido fue hecho 15 minutos antes de que la banda se presentara el 17 de septiembre de 1967. Morrison les preguntó qué es lo que debería decir en vez de «higher», y de respuesta recibió que él era el poeta y algo se le tenía que ocurrir. Robby Krieger, presa del nerviosismo, preguntó a Morrison de qué forma cambiaría la letra y Jim le dijo que no haría cambio alguno. Morrison cantó la oración original en la televisión en vivo, con una CBS sin capacidad de pararlo. Ed Sullivan, furioso, se negó a estrecharle las manos a los miembros de la banda, y nunca más fueron invitados. 

 

 En nota futura seguiremos recordando un año sin duda alguna inolvidable y extraordinario para la cultura y para la música. 
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar