Cultura y ArtesMúsicaSemblanzas

Cincuenta aniversario de la muerte de Nino Bravo: una vida efímera y un éxito eterno

El artista valenciano 'sigue vivo' en los oídos de los amantes de la música, que no dejan de sumar reproducciones a sus canciones

Cincuenta aniversario de la muerte de Nino Bravo: una vida efímera y un éxito eterno

 

El pasado 16 de abril se cumplieron 50 años desde que Luis Manuel Ferri Llopis, más conocido como Nino Bravo, perdiese la vida en la carretera con apenas 28 años. Aquella mañana del 16 de abril de 1973, el artista decidió viajar a Madrid en coche desde Valencia junto a su guitarrista, José Juesas Francés y el Dúo Humo, grupo musical al que representaba. El objeto del viaje era acudir al estudio de grabación para editar un sencillo que iba a salir, pero nunca llegaron a la capital: en una curva en el término municipal de Villarrubio, su flamante BMW 2800 L recién comprado se salió de la vía y dio varias vueltas de campana. Bravo fue trasladado al hospital, pero no sobrevivió.

Su funeral aún es recordado en la ciudad del Turia: más de 10.000 personas asistieron al entierro. Además de miles de fans que quisieron darle su último adiós, también estuvieron muchas caras conocidas que se trasladaron hasta Valencia para despedir al artista. Según los asistentes, la madre de Nino Bravo y su mujer estaban en shock, hasta el punto que Mary, la esposa, tuvo que ser evacuada y llevada en volandas tras desmayarse.

Hoy, cincuenta años después, Nino Bravo se mantiene como uno de los artistas españoles más reproducidos en plataformas: en Spotify tiene más de 1,3 millones de oyentes mensuales y ‘Un beso y una flor’ tiene más de 72 millones de reproducciones. Cifras de auténtica superestrella actual que demuestran que el legado del artista valenciano sigue muy vivo pese a llevar medio siglo muerto.

En Valencia han declarado 2023 como el año de Nino Bravo y debido a ello, hay organizados eventos durante todo el año, algo que está teniendo una gran recepción por parte de los vecinos de la ciudad: al homenaje al artista celebrado el pasado martes asistieron 2.000 personas. Además, el ya Hijo Adoptivo de la capital valenciana será recordado con conciertos tributo y su presencia quedará inmortalizada en la ciudad, ya que el jardín de Zaidía será renombrado como jardín Nino Bravo.

El secreto del éxito de Nino Bravo radica en su profunda voz, que unido al trabajo de compositores de éxito en la época como Manuel Alejandro, Augusto Algueró o El Dúo Dinámico, le permitió hacerse rápidamente conocido en todo el país. Pese a su corta edad, tiene un prolífico repertorio: entre 1970 y 1972, Nino Bravo lanzó cuatro discos al mercado donde era posible encontrar canciones tan recordadas como ‘Mi tierra’ o ‘Te quiero, te quiero’.

 

 

Pronto, su fama traspasó fronteras, ya que sus canciones no solo fueron muy conocidas en España: su música se editó en Latinoamérica y alguno países europeos como Francia o Alemania. Incluso en Turquía o Angola resonó la potente voz de Nino Bravo.

El quinto álbum de Nino Bravo fue el que jamás pudo ver la luz: el cantante estaba preparándolo cuando sufrió el fatídico accidente de tráfico que terminó con su vida. En el aire también se quedó su otro gran proyecto: una sala de fiestas y conciertos en Valencia inspirada en Julio Verne que sirviese como espacio para que nuevos artistas de la ciudad y sus alrededores pudiesen dar recitales y darse a conocer ante el público.

 

 

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba