Ciencia y TecnologíaDerechos humanosDictaduraGente y SociedadOtros temas

Cuba y Venezuela, hermanadas en la falta de libertades digitales

Un informe de Freedom House destaca los autoritarismos de La Habana y Caracas frente a internet.

La falta de libertades sigue hermanando a Cuba y Venezuela. Ambos países, según el reporte global hecho por la ONG Freedom House, son los únicos «no libres» de una docena de naciones evaluadas en América Latina, para medir la libertad de Internet.

Bajo el título Freedom on the Net, el reporte analiza el contexto, medidas oficiales, acceso y libertades ciudadanas para usar internet. El año pasado, en el reporte 2020, Freedom House ya había colocado a Venezuela y Cuba junto a las tiranías de otros continentes como los países del hemisferio con menos libertades digitales.

Provea, la ONG activa más antigua dedicada a los derechos humanos en Venezuela, confirmó que este país cayó en la evaluación anual de Freedom House desde 2017. Ese año, el régimen de Nicolás Maduro desató una cruda y extendida represión en varios puntos del país, para acallar una ola de protestas ciudadanas que pedían su salida del poder.

El chavismo, según la documentación hecha por diversas ONG, no solo reprimió en 2017 a los manifestantes, sino también a reporteros ciudadanos, periodistas y fotógrafos que registraban los hechos. Además, lanzó un plan de bloqueo masivo de contenidos en Internet.

Cuba, por su parte, obtuvo en el reporte 21 puntos de un máximo de 100. El documento señala que, si bien hay mejoría en la infraestructura técnica, la conexión es deficiente y el acceso regular, costoso.

Destaca el reporte de Freedom House que el régimen de Díaz-Canel impuso restricciones de conectividad a los cubanos tras las protestas de noviembre de 2020, encabezadas por los artistas y creadores del Movimiento San Isidro.

En el caso de Venezuela, en tanto, esta nación obtuvo 28 sobre 100 puntos. A medida que la crisis generalizada prosigue, «la libertad de internet en Venezuela se ha vuelto más precaria«. El informe registra cómo el Gobierno de Maduro ha bloqueado el acceso a sitios web en momentos delicados, y que se están considerando reformas legales, aún más restrictivas para la libertad de expresión en línea.

El reporte 2021 de Freedom House comprende entre junio de 2020 y mayo de 2021, por lo tanto, no está documentada ni registrada la represión física y digital en Cuba tras las inéditas protestas masivas del #11J.

En relación con Venezuela, la profesora Raisa Urribarri, a cargo del capítulo sobre el país, comentó a DIARIO DE CUBA que «los apagones eléctricos, el constante racionamiento en las ciudades de provincia, junto al declive de la infraestructura de telecomunicaciones, siguen obstaculizando la capacidad de los usuarios para conectarse a una red de calidad».

Urribarri confirmó que en Venezuela se vive una suerte de guerra digital asimétrica entre el Estado, controlado por el chavismo, y las empresas privadas proveedoras de internet. Además de que el Estado es el proveedor principal del país, ejerce el bloqueo de contenidos. Al mismo tiempo, sus objetivos principales son periodistas y medios independientes, así como organizaciones de la sociedad civil.

«Medios de comunicación independientes son frecuentes víctimas de ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS)», precisó. Al mismo tiempo, «la tuitosfera sigue siendo contaminada por campañas gubernamentales dirigidas a desinformar a dividir grupos opositores», añadió. Ante ambas estrategias, hay respuestas sociales y periodísticas.

Entre los 70 países del mundo evaluados este año por Freedom House, el peor es China. El gigante asiático fue ubicado en el estudio como el peor entorno para la libertad en internet por séptimo año consecutivo, obteniendo 10 sobre un máximo de 100 puntos.

En todo el mundo «la libertad de expresión en línea está sometida a una presión sin precedentes. Más gobiernos arrestaron a usuarios por discursos políticos, sociales o religiosos no violentos que nunca», sostiene Freedom on the Net.

La organización registra que, en 56 países, ciudadanos fueron arrestados o condenados por sus discursos en línea. Además, las autoridades de al menos 20 naciones suspendieron el acceso a internet y 21 estados bloquearon el acceso a las redes sociales como respuesta represiva a momentos de «agitación política, como protestas y elecciones».

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba