CorrupciónPolítica

El líder del partido de Castillo defiende «la vía no pacífica» para cambiar la Constitución en Perú

Vladimir Cerrón tiene abiertas varias investigaciones por corrupción

Vladimir Cerrón, líder del partido de Gobierno, Perú Libre, no puede ocuparse a tiempo completo de cumplir el sueño de la constitución propia; dirigir la campaña regional de octubre próximo y pelear su papel de ‘gran hermano’ en el Gobierno de Pedro Castillo porque tiene que responder a los múltiples casos anticorrupción por los que es investigado desde que ejerció el cargo de gobernador regional de Junín (centro del país).

El pasado lunes, el Poder Judicial determinó que no hay base razonable para que se le imponga a Vladimir Cerrón la detención preventiva por el caso Antalsis, un grave caso de corrupción que asciende a más de 6,5 millones de euros, que ocurrió cuando era gobernador regional de Junín.

La Tercera Sala Penal de Apelaciones de la Corte Penal Nacional le advirtió a Cerrón que si no se responsabiliza de sus actos y sigue incumpliendo las reglas de comparecencia que se le ordenó en enero del 2017 puede volver a ser encarcelado en Junín. El líder del partido de Gobierno vive en Junín y para viajar fuera de ella requiere de un permiso judicial.

En diciembre pasado, Cerrón asistió a una reunión en Palacio de Gobierno en Lima, con el presidente Pedro Castillo, como parte de las reuniones que sostuvo el mandatario con «líderes políticos con representación nacional». Es por esa razón, que la Fiscalía pidió su detención, que fue rechazada porque consideraron que el viaje de Cerrón no representa «un peligro de fuga ni causa un perjuicio a la investigación».

Para el juzgado, el viaje de Cerrón de Junín a Lima se realiza «en el ejercicio de un derecho asociado a la participación política, que no ha sido limitado en ningún momento».

Discurso altisonante

Para el antropólogo y director de Servicios Educativos Ruralles, Javier Torres Seoane, el estilo de Vladimir Cerrón «no es distinto de otros líderes no capitalinos que ven en el enfrentamiento con los poderosos en Lima, versus los que viven en las regiones, una manera de granjear votos en las próximas elecciones regionales».

«El discurso altisonante de Cerrón en Twitter tiene que ver con algo muy concreto que son las elecciones regionales donde ve muy difícil tener éxito por lo mal que le va al Gobierno de Pedro Castillo y por esa razón levanta la bandera Lima contra las regiones y la asamblea para hacer la nueva constitución porque sabe que en las próximas elecciones no le va a ir bien», dijo Torres al ABC, al tiempo que agregó, «Cerrón siente que el poder se le escapa de las manos y por eso vive a la defensiva. Lo veo debilitado».

«Debajo de la retórica marxista leninista, la lógica confrontacional de sus tuits, y el ideario de izquierdas de Peru Libre hay un caudillo regional que no es distinto a cualquier otro en el país, ya que lo único que quieren Cerrón y sus compinches es hacer negocios. Y eso es», concluyó Torres.

El pasado 3 de mayo, Vladimir Cerrón declaró que la petición de referéndum para votar por una nueva constitución rechazado por el Congreso tiene dos caminos: «Nosotros reafirmamos desde que se fundó el partido: en el Perú no va a haber cambios si es que no se cambia la Constitución Política, ya sea por una vía pacífica o por una vía no pacífica, lamentablemente».

Desde que llegó al poder, el presidente Pedro Castillo ha tenido que lidiar con Cerrón, quien busca que gobierne con los suyos a cambio del apoyo en el Congreso que le asegure que no sea destituido hasta que culmine su mandato en el 2026.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba