Democracia y PolíticaEntrevistas

Isabel Díaz Ayuso: «No quiero lastres a mi alrededor, se acabó hacer un club de amigos en el PP»

Candidata a liderar la organización regional, advierte de que en su equipo no estarán los que «dudaron de mi honradez y la de mi gobierno»

 

Isabel Díaz Ayuso (Madrid, 1978), presidenta de la Comunidad de Madrid, prepara su candidatura a la presidencia del Partido Popular en el congreso regional, que se celebrará los días 20 y 21, con un equipo renovado en el que, en línea de lo que ya dijo el presidente de los populares, Alberto Núñez Feijóo, contará solo con «gente ganadora». No quiere «adhesiones inquebrantables», ni a los que más me escriben al móvil», «ni pelotas» a su alrededor, y advierte de que «no estarán entre mis prioridades», los que «han dudado de mi honradez y la de mi gobierno». En una entrevista concedida a ABC, coincidiendo con el Día de la Comunidad de Madrid, Ayuso desvela las claves del nuevo PP de Madrid.

¿Cómo será la nueva estructura del Partido Popular de Madrid que está diseñando?

Quiero hacer una estructura más reducida. Me gustaría que el mundo municipal, el legislativo, se vea representado y donde la atención al ciudadano sea más visible. Me gustaría renovarla y animar a que la gente joven no solo forme parte de Nuevas Generaciones, sino del partido siendo joven, prefiero tener jóvenes del PP que viejos de Nuevas Generaciones. Y contar con la experiencia de alcaldes ganadores, se lo escuché a Feijóo y no puedo estar más de acuerdo. Si ganas, si influyes, si conquistas, si ilusionas al votante, siempre en mi equipo.

¿Contará para el partido con sus consejeros?

Quiero que se dediquen al gobierno y no acumular responsabilidades. Si que me gustaría que hubiera un representante de los municipios, de la asamblea, parte del gobierno, sin grandes responsabilidades, para que todo el mundo esté centrado en una misión.

¿Almeida o gente cercana al alcalde estarán en su equipo? ¿Tendrá manos libres para hacer su lista municipal?

Por supuesto que estarán. Tenemos mucho que hablar juntos porque a mi me gustaría que los presidentes de los distritos se centraran en los distritos. El alcalde y yo somos un tándem. En los últimos tres años no habréis visto entre él y yo la más mínima división.

¿La izquierda ha puesto al Ayuntamiento y a la Comunidad en el punto de mira?

El nivel de crisis o de dificultades que atraviesa una administración no lo decide la izquierda. Para mi es más importante el trabajo que hemos hecho los dos y él, en concreto, durante la pandemia, Filomena, una crisis económica, que los problemas que nos provocan los enemigos políticos. Ese tándem va a seguir unido y él tiene por delante un buen año. Tiene muchas inauguraciones y va a tener tiempo de demostrarle a los ciudadanos que no ha hecho más que trabajar y todo el debate que se genera en torno a él, y a mi, me parece insensato, injusto.

En las listas municipales, ¿quién no ha ganado, no estará?

Quién no vaya a ganarlas y yo tenga claro que no va a ganar, no va a estar, podré contar con ellos para otras responsabilidades. Quiero contar no con los que más me escriben al móvil, ni con los más cariñosos, no necesito eso, necesito gente que gane y que me demuestre que siendo diputado ha presentado iniciativas y ha resuelto problemas. Es el tiempo de la seriedad, no de tener adhesiones inquebrantables, no las he tenido en los últimos tres años, ni las he pedido a nadie. Necesito a los mejores, grandes gestores, políticos que se desviven por su escaño, y se acabó hacer club de amigos. No quiero lastres a mi alrededor, estoy obligada a renovar. Contar con ganadores, no con amigos.

«Almeida estará en mi equipo, tenemos mucho que hablar juntos. Somos un tándem que va a seguir unido»

¿Hay mucho lastre en el PP de Madrid?

No, lo que pasa es que hay personas que, pasa el tiempo, y no tengo claro si después de años dieron lo mejor de sí mismos. No sé qué han hecho llamativo. El PP está repleto de historias personales increíbles, de alcaldes que han trabajado gratis, de jóvenes que han dado sus vacaciones por hacer campañas, de diputados que no duermen la noche antes, emocionados con su responsabilidad, por qué no voy a empezar por elegirlos a ellos.

¿No quiere pelotas cerca?

No, no…., sin matices. Seleccionaré a los más comprometidos, a los más trabajadores, a los que no piden estar en los sitios, que son los primeros que llegan y los últimos que se van. Y eso sí, los que no han dudado de mi honradez y la del gobierno de la Comunidad de Madrid, eso, por descontado. Quienes hayan trasladado la más mínima sospecha sobre el trabajo que se ha estado haciendo en la Comunidad en los últimos tres años que ha sido de absoluta honestidad, transparencia y rigor, creo que no van a estar en mis prioridades.

En las últimas listas autonómicas hay un porcentaje de diputados casadistas ¿va a prescindir de ellos?

No concibo hacerlo de otra manera que con los mejores, los más implicados, que entienden que esto es temporal y una entrega al ciudadano. Su procedencia es para mí lo de menos, lo lógico es ser casadista y estar con el presidente, sería incongruente seleccionar a alguien porque ha estado defendiendo al presidente del PP, lo que hemos hecho todos.

Hace un año, el 2 de mayo estaba a las puertas de unas elecciones que eligió y eran una apuesta personal. Desde entonces, ¿este gobierno “a su manera” ha sido más sencillo que el que llevaba con Cs?

Tengo claro lo que quiero para los próximos años. Con la anterior coalición era imposible sacar muchas cosas adelante, y sobre todo estaba en riesgo el modo de vida y el modelo político que hemos elegido mayoritariamente en Madrid. Y no nos equivocamos los madrileños que fuimos masivamente a las urnas. Durante este año, además de poner en marcha medidas legislativas que eran fundamentales, hemos trabajado con estabilidad, con unidad, y he notado en los ciudadanos una especial ilusión. Se ve en los madrileños un impulso distinto: cada vez es más frecuente escuchar “¡qué suerte tengo de estar en Madrid!”, “¡qué ganas tengo de irme a Madrid!”, y por eso creo que hicimos lo correcto yendo a las urnas el 4-M.

Hay muchos rumores de crisis de Gobierno. ¿Está pensando la presidenta en cambiar a algún consejero?

No. A lo largo de la legislatura, es normal reforzar los equipos, mejorarlos. Pero he estado desde el principio con los mismos consejeros, y estoy muy orgullosa del trabajo que están haciendo todos ellos. Me parece que son muy buenos y cada vez más sólidos.

«No pienso cambiar consejeros. Estoy muy orgullosa del trabajo de todos ellos»

¿No se ha sentido decepcionada por la manera en que alguno ha respondido cuando se encontraba usted en dificultades?

(Larga pausa). No. En realidad, lo que hemos tenido es una crisis tremenda, donde se intentó revolver mi gobierno y mi grupo parlamentario, y a los alcaldes. Sin embargo, en cuanto nos han dejado trabajar con tranquilidad, está claro que el proyecto está unido.

¿Ha vuelto a verse o hablarse con Pablo Casado y con Teodoro García Egea?

No.

¿Con ninguno de los dos?

No.

Una de las cosas que ha cumplido es la rebaja de impuestos que prometió. Desde Vox le piden más bajadas de tributos. ¿Tiene en mente, de aquí al final de legislatura, alguna otra modificación de impuestos?

Considero que los impuestos, como la burocracia, son necesarios, pero cuando pasan de unos límites, son confiscatorios e impiden el emprendimiento y suponen un lastre para las economías. España va a vivir unos años difíciles: los precios han subido de tal manera, y el Gobierno ha sido tan incapaz de afrontarlo, que si no tomamos medidas severas, va a haber auténticos problemas, no sólo en clases vulnerables sino en clases medias. Por eso nosotros tenemos un gobierno mucho más austero, se han bajado impuestos y vamos a seguir aplicando deducciones fiscales, pero hay unos límites. La última bajada de IRPF ha sido histórica: nunca se había bajado medio punto a todos los tramos. Tenemos que ver sus efectos y aplicar otras medidas que reducen burocracia e impuestos.

Pero de momento, más rebajas no.

De golpe no se puede bajar un punto a todos los tramos, porque tienes que ver los efectos que van teniendo las anteriores medidas. Nos gustaría bajar los impuestos cada vez más, pero tiene que haber unos límites y se tiene que hacer con estrategia.

¿La corrupción es el impuesto más caro, como dijo Pedro Sánchez?

Será la del Gobierno de España. En la Comunidad de Madrid, como no hay, estamos gestionando al céntimo de euro, damos absoluta transparencia a todos nuestros consejos de Gobierno, y a lo mejor por eso la economía de Madrid va muy bien, y la de España peor.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba