Cine y TeatroCultura y ArtesEntrevistas

Juliette Binoche: «Al cumplir los 50 pasé por un momento difícil»

La actriz gala vive un gran momento profesional que combina con su activismo ecologista en las redes sociales. Ahora regresa a la pantalla con la comedia ‘Dobles vidas’ y pronto la veremos también en el drama ‘Clara@Claire’. Hablamos con ella de su compromiso con la interpretación, del cambio climático y de las alegrías y tristezas de la edad.

La última vez que entrevisté a Juliette Binoche (1964, París) me confió que a estas alturas de su carrera era ella la que daba el primer paso para trabajar con un director determinado. No le importa la nacionalidad del candidato. Tampoco la taquilla de sus películas. La gran dama del cine francés levanta el teléfono y se ofrece para colaborar con cineastas con cuya sensibilidad se identifica. Esa iniciativa desprejuiciada y la plenitud luminosa que irradia en pantalla la han llevado últimamente a aparecer en nuestros cines con una frecuencia casi mensual.

En diciembre estrenó la ecologista ‘Viaje a Nara’, de la directora japonesa Noami Kawase, y en febrero, la película de ciencia ficción ‘High Life’ (Claire Denis). Este 12 de abril vuelve a la gran pantalla con la comedia urbana ‘Dobles vidas’ (Olivier Assayas) y el 31 de mayo con el drama ‘Clara@Claire’ (Safy Nebbou), sobre una profesora en la cincuentena que se abre un perfil de una chica de 24 años en Facebook. Sobre el miedo al abandono, el uso positivo de las redes sociales, la degradación ambiental y su entrada triunfal en los 50 hablamos en la Berlinale.

No tienes cuenta en Facebook ni en Twitter. ¿Qué encuentras en Instagram que no te ofrecen otras redes?
Me lo paso bien, comparto cosas que me hacen reír al tiempo que alerto sobre la urgencia de tomar conciencia frente al cambio climático. Subo muchas fotos de árboles, que adoro, pero también instantáneas de festivales a los que voy o de rodajes en los que estoy trabajando. Puedo colgar una imagen en la que aparezco sin maquillaje u otra en la que estoy vestida para una alfombra roja. Pero no vivo mi relación con esta red social como una dependencia.
Tu personaje en ‘Clara@Claire’ se sirve de un perfil falso en redes. ¿Qué opinas de las identidades que asumimos en nuestra vida virtual?
Puedes caer en una ilusión que te haga sentir mejor, pero desde luego no puedes cimentar tu vida ni tu trabajo en un espejismo.
¿Cuál es la diferencia entre las máscaras que empleas para actuar y las que usas en las redes sociales?
Ponerse una máscara cuando hay una cámara o estás en el escenario de un teatro es como observar la verdad de frente. Lo que hacemos los actores es sacar lo que hay dentro para mostrar la autenticidad. Me puedes maquillar, poner un sombrero o unas gafas, pero siempre voy a transmitir verdad. Cuando actúo, me olvido de mí misma, solo me preocupa ser honesta. No es comparable a las redes sociales, donde todos tenemos un perfil público que tiene que ver más o menos con nuestro verdadero yo.
Tanto en ‘Un sol interior’ (Claire Denis, 2017), como en ‘Clara@Claire’ has interpretado a mujeres que experimentan el miedo a la soledad. ¿Coincidencia?
En las dos películas late el miedo al abandono. Es algo que me interesaba explorar. A lo largo de la vida, tenemos que enfrentar ese temor. Y ambos filmes me han dado la oportunidad de hacerlo a través de mis personajes.
 ¿Has sentido tú ese tipo de temor alguna vez?
Claro que sí. Porque es un miedo ancestral. Esencial. Todos los seres humanos pasamos por ahí, especialmente cuando se acerca el final y ves que te estás deslizando hacia lo desconocido. Por eso la tristeza no es necesariamente algo malo, de alguna manera te permite dejar de lado el ego para sobrevivir en tu vida adulta. En cierto modo has de descender a lo profundo para ser más humilde y también más fuerte. Parece contradictorio, pero esos dos procesos van unidos. Lo importante es pensar con antelación, anticipar el viaje de la vida. Es un reto, no puedes ser una vivalavirgen y darte de bruces contra los 50. Has de preverlo.
En ‘Clara@Claire’ se plantea la recurrente conversación sobre las relaciones de mujeres mayores con parejas más jóvenes…
Cuando te arrebata el amor nada de eso te importa una mierda (da una palmada). Si empiezas a comerte la cabeza y a pensar cómo va a ser la situación dentro de una década, te vas a negar la posibilidad de una relación.
Se ha inventado una palabra para nombrar a la mujer en ese tipo de relaciones, ‘cougar’, expresión que no existe para los hombres. ¿Qué sensaciones te provoca esa doble moral?
Por suerte, en Francia tenemos a Brigitte Macron (la mujer del presidente francés, Emmanuel Macron, 25 años mayor que él) para ayudarnos a normalizar esa situación. Cuando estuvieron de visita oficial en EEUU resultaba divertido ver las fotos de ellos junto a Donald y Melania Trump, porque al presidente americano nadie le juzga por llevarle a su esposa 24 años.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar