Ciencia y TecnologíaCultura y ArtesHistoria

La Antigua Grecia puede ser más ‘antigua’ de lo que se creía

Un nuevo sistema de datación señala que epopeyas como ‘La Ilíada’ o ‘La Odisea’ fueron escritas por Homero 100 años antes de lo que se pensaba

La formación de las Polis, la invención del alfabeto griego, la colonización del Mediterráneo o la era de Homero. Todos estos sucesos históricos, que entendemos como base de nuestra cultura y que enseñamos a los niños en secundaria con precisión matemática, podría ser que no hubieran ocurrido cuando pensábamos, sino mucho antes. Entre 50 y 150 años antes, para ser más precisos. Cosas de la modernidad líquida que anunció Bauman.

Epopeyas como La Ilíada La Odisea, dicen los arqueólogos de la Academia de Ciencias de Austria, no fueron escritas hace 2.700 años, sino hace 2.800. ¿Y cómo puede ser eso?, se preguntarán. Pues, según explican en un estudio publicado en la revista PLOS ONE, una nueva datación en base a los análisis de radiocarbono (C14) ofrece una “precisión inigualable” que pone en tela de juicio todo el sistema de periodización de la Antigua Grecia que se aceptaba hasta ahora.

Variación

Epopeyas como La Ilíada La Odisea no se habrían escrito hace 2.700 años, sino que serían 100 años más antiguas.

De acuerdo con los resultados por el equipo dirigido por Stefanos Gimatzidis, importantes eventos históricos, así como el origen de numerosas innovaciones en filosofía, literatura y organización política, deberían tener una fecha de 50 a 150 años antes.

La cronología mediterránea de la Edad del Hierro temprana se construyó básicamente a través de la cerámica. Por eso los arqueólogos han utilizado evidencias que se originan “en contextos bien fechados del yacimiento de Sindos, en el norte de Grecia”. Este sitio presenta numerosos recipientes importados desde una gran variedad de regiones de Grecia, lo que permite comparar y correlacionar las fechas. La ventaja es que, en pleno siglo XXI, la estratigrafía (el método usado para determinar la edad de los depósitos) se puede complementar con las fechas de radiocarbono.

 

 

Una vasija griega

Una vasija griega (Stefanos Gimatzidis)

 

 

”Con frecuencia, aplicar el método de datación basado en el carbono 14 tenía la dificultad de que en el laboratorio era complicado obtener fechas de alta precisión”, explica en un comunicado Stefanos Gimatzidis. La variación, que se acostumbra a situar dentro de una horquilla de 100 a 300 años, viene dada por las fluctuaciones en la concentración de C14 en la atmósfera, apuntan los investigadores. En caso de dataciones prehistóricas, este detalle no presenta muchos problemas, aunque sí complica las cosas en el caso de estudiar épocas recientes.

Un golpe de suerte, sin embargo, les ha permitido obtener ahora una datación mucho más cuidada en base a dos variables. La primera es que la “curva de calibración del C14” en Sindos ofrece “una precisión cronológica inusualmente alta”. Este punto se vería reforzado con la aparición de huesos de animales “bien fechadas” en niveles de la Edad de Hierro temprana.

 

 

La datación a través de la cerámica se complementa con el análisis con Carbono 14

La datación a través de la cerámica se complementa con el análisis con Carbono 14 (Stefanos Gimatzidis)

 

”Las ventajas de los dos métodos se complementan entre sí en este caso, ofreciendo una precisión en las fechas que no se había logrado hasta ahora”, asegura Gimatzidis. Combinando las fechas de radiocarbono y cerámica, los errores cronológicos ahora podrían reducirse significativamente.

”A menudo, las ciencias naturales y las humanidades se han visto como opuestas. En nuestro trabajo, en cambio, se complementan”, reconoce el especialista. “Las nuevas fechas para Sindos no solo indican una cronología de la Edad del Hierro en el Egeo, sino que también implican la necesidad de revisar todo el sistema de periodización griego”, escribe.

De esta manera, hay que trasladar el inicio de la difusión del alfabeto hasta el siglo noveno antes de Cristo. Y lo mismo pasaría con las epopeyas homéricas. “Algunos versos aparecidos en un recipiente para beber de Pithecoussai, en Ischia, así lo indicarían, además de que el inicio de la colonización griega, junto con la expansión fenicia, aumentó la globalización del Mediterráneo”, concluye.

 

 

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar