Democracia y PolíticaEleccionesEncuestasGente y Sociedad

Las llamas de Barcelona elevan a Vox

El partido de ultraderecha se dispara en los últimos sondeos y podría ser la tercera fuerza

Las llamas de Barcelona han formado una columna de aire caliente que está elevando a Vox hacia los cincuenta diputados. El partido de ultraderecha que dirige Santiago Abascal sería la tercera fuerza política en el Congreso de los Diputados si las elecciones generales tuviesen lugar mañana, según sondeos muy recientes, efectuados al calor de la batalla campal. Crece la incertidumbre sobre los resultados del 10 de noviembre.

El ascenso de Vox frenaría la recuperación del Partido Popular y puede dejar a Ciudadanos por debajo de los veinte diputados. La formación de Albert Rivera parece haber entrado en barrena, según coinciden prácticamente todas las encuestas.

El despertar: Tras verse reducido al 6% en las europeas, Vox podría alcanzar ahora 50 diputados

Vox sale de la zona de hibernación a la que parecían haberle empujado las elecciones europeas de mayo, en las que apenas superó el 6%. Ahora podría aproximarse al 15% y colocarse por delante de Unidas Podemos y Ciudadanos. ¿Movimiento reactivo ante los últimos acontecimientos o tendencia consolidada? Los sociólogos electorales aún no tienen respuesta a esta pregunta. Todo dependerá de lo que ocurra en los próximos días. Cuando faltan tres semanas para la nueva cita con las urnas, el PSOE se halla por debajo de los resultados del 28 de abril. Lejos de resolver la ecuación, la repetición de las elecciones podría complicarla aún más. La formación de mayorías puede ser todavía más compleja en el Congreso de invierno.

Los acontecimientos de Barcelona se han convertido en una pesadilla para las principales formaciones políticas. Todos pierden, incluidos aquellos grupos, como Unidas Podemos o Esquerra Republicana, que, según los mismos sondeos, podrían mantener casi intacto su porcentaje. También el PP pierde: sube, pero podría ver frenada su veloz recuperación, sin llegar a los ansiados cien escaños. En estos momentos, gracias al simulacro de la revuelta de Hong Kong en el aeropuerto de El Prat y a las escenas de violencia en el centro de Barcelona, sólo gana la extrema derecha española. En este delicado contexto, comenzaron ayer los preparativos para la exhumación de los restos de Francisco Franco en el Valle de los Caídos.

El bloque de sevilla

La ultraderecha puede frenar el ascenso del PP y desplumar a Ciudadanos

Todo dependerá de lo que ocurra en los próximos días. Barcelona vivió ayer una jornada de relativa calma. Joc de ciutat . A modo de gincana, los manifestantes fueron convocados a salir de casa con bolsas de basuras con papeles en su interior, que lanzaron a las líneas de la policía. Posteriormente, cortaron la avenida Meridiana. Hoy se esperan lluvias y el horizonte es inquietante. Uno de los agentes de la Policía Nacional heridos en Barcelona se halla en muy grave estado, a consecuencia de una fuerte pedrada en la cabeza. Una manifestante con trauma craneoencefálico también se halla en estado grave en un hospital de Barcelona. Otra joven se halla hospitalizada en Madrid, tras disolver la policía una manifestación de solidaridad con los presos catalanes que tuvo lugar el sábado en la plaza de Callao. Cuatro manifestantes catalanes han perdido la visión de un ojo como consecuencia de las balas de goma. Casi seiscientos heridos de distinta consideración. Doscientos detenidos, 28 de ellos en prisión. Una enorme tensión recorre en estos momentos prácticamente todo el país. Ayer hubo incidentes en Bilbao en una protesta por un mitin de Vox. Quince detenidos.

Las crisis de orden público nunca son banales en España. Ahora hay que añadirle el dramatismo sincopado de las redes sociales y el efecto espectáculo de la televisión. Acontecimientos legendarios como el Mayo del 68 o la entrada de los tanques soviéticos en Praga aquel mismo año, quizá no habrían tenido lugar de haber existido en aquella época telefonía móvil con dispositivos de captura de imágenes. Francia no lo habría resistido. El politburó soviético tampoco lo habría aguantado, pese a la reconocida eficiencia del KGB. Las redes segmentan, excitan y magnifican, pero también frenan. Toda espectacularización del conflicto social conduce a su ahogo. La facción Puigdemont-Torra parece ignorarlo en Catalunya.

Valle de los Caídos

Comienzan los preparativos para la exhumación de los restos de Franco

El presidente francés Emmanuel Macron resistió la durísima embestida de los chalecos amarillos durante más de medio año sin recurrir a medidas legislativas de excepción. Macron estuvo en jaque durante todo el invierno, llegaron a darle por muerto, políticamente hablando, y ha resurgido este mes de agosto como el principal estadista del G-7 en Biarritz. La escenografía francesa es siempre insuperable. Queda por ver ahora lo que ocurrirá los próximos días en Barcelona. Queda por ver lo que pasará en España el día 10 de noviembre.

Cuando faltan tres semanas para la repetición electoral, la agenda de la política es en buena medida una agenda de imágenes. Ahora vienen las estampas del traslado de Franco. Los restos del dictador saldrán en las próximas horas del Valle de los Caídos. La maquinaría para proceder a la exhumación se instaló ayer en la basílica de Cuelgamuros. El Consejo de Ministros acordó hace diez días que la operación se llevaría a cabo antes del 25 de octubre. Todo apunta a que los restos del general serán trasladados en helicóptero al cementerio de El Pardo. A Federico Fellini le hubiese gustado filmarlo.

Nerviosismo general

Incidentes en varias ciudades: una ola de tensión recorre toda España

Franco sale de la tumba y Vox vuela en las encuestas. Ese podría ser el retrato en sepia de la situación. Franco sale del mausoleo y toda la prensa conservadora de Madrid exige el estado de excepción en Catalunya, después de vapulear a los siete jueces de la sala segunda del Tribunal Supremo por haber sido demasiado “blandos” con los políticos independentistas sometidos a juicio. Escuece con una intensidad extrema que la sentencia haya excluido el delito de rebelión.

Los estados de excepción fueron recurrentes durante la dictadura. El primero fue proclamado hace ahora cincuenta años, después de que un grupo de estudiantes catalanes irrumpiese en el rectorado de la Universitat de Barcelona y lanzase un busto de Franco por la ventana, después de quemar una bandera española. 17 de enero de 1969. Sale Franco de la tumba y el coro visigótico vuelve a invocar el estado de excepción.

Faltan diez días para el inicio de una campaña de una semana de duración. Vox se dispara en las encuestas y Pedro Sánchez intenta gobernar una crisis de orden púbico que no previó cuando en agosto decidió probar suerte en el casino de noviembre. Sánchez viaja hoy a Barcelona para visitar a los policias heridos en Barcelona.

 

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar