Cultura y Artes

‘Mundo propio’: el despertar vanguardista de la fotografía argentina

El Malba exhibe imágenes de maestros como Horacio Coppola, Grete Stern y Sameer Makarius, exploradores del lenguaje fotográfico

En 1927, el argentino Horacio Coppola fotografió su escritorio. Había tres cajones cerrados y el inferior estaba abierto, dejando a la vista un antifaz, una regla, una escuadra y una bombilla. Coppola, entonces con 21 años, lo convirtió en una metáfora de lo urbano: imaginó que era la vista aérea de un edificio que en la planta baja tenía un patio con recuerdos de su infancia. Nombró a esa fotografía Mundo propio. Esa imagen da título a la muestra sobre fotografía moderna argentina del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) que podrá verse hasta junio. En ella se exhibe el trabajo de experimentación y búsqueda de un lenguaje expresivo de fotógrafos que confluyeron en Argentina a lo largo de las tres décadas siguientes.

‘Mundo propio’, 1927. HORACIO COPPOLA

«Coppola es el padre de la fotografía moderna argentina», señala el comisario de la exposición, Facundo de Zuviría. «Un año después de Mundo propio, en 1928, hizo un ejercicio con la cámara al fotografiar una bombita de luz. La fotografía dos veces, algo se mueve y cuando revela ve la foto y no sólo le gusta sino que la titula Autorretrato. Es decir, un fotógrafo que se ve a sí mismo como luz pura. Tenía una cabeza increíble y eso lo hizo despegar de los demás», continúa De Zuviría.

Coppola, Alicia D’Amico y Humberto Rivas son excepciones entre los maestros exhibidos: son de los pocos nacidos en el país sudamericano. La Buenos Aires de entreguerras atrajo a cientos de intelectuales y artistas que huían de Europa o buscaban una vida mejor al otro lado del Atlántico. Entre ellos, algunos se revelaron como grandes fotógrafos. La alemana Annemarie Heinrich emigró con su familia a Argentina en 1926. Su compatriota Grete Stern llegó casada con Coppola en 1935. El ruso Anatole Saderman se radicó en la capital argentina en 1930, el húngaro George Friedman nueve años después, el egipcio Sameer Makarius en 1953.

Veraneando en la ciudad, 1959.
Veraneando en la ciudad, 1959. ANNEMARIE HEINRICH

Casi todos retrataron esa Buenos Aires próspera y moderna que los había recibido y contribuyeron a convertirla en el gran centro cultural de Sudamérica. Las noches sin fin en la avenida Corrientes, el puerto, las fábricas y edificios icónicos como el Obelisco, construido en 1936 con motivo del cuarto centenario de la ciudad, están entre los motivos favoritos de los fotógrafos modernos. «La ciudad simbolizaba la modernidad, es icono del progreso y escenario del cambio social», describe De Zuviría.

Las escenas urbanas son mayoritarias, pero hay también espacio para la naturaleza, encabezada por la impresionante serie botánica de Saderman, y para aquellos que se mantienen ajenos a todos los cambios del país, como los indígenas del Gran Chaco, en el noreste del país, retratados por el alemán Hans Mann.

También está representado el peronismo, el gran motor del cambio político del país sudamericano en esas décadas. En una vitrina se exhiben publicaciones de la Subsecretaría de informaciones de la Presidencia durante los dos primeros mandatos de Juan Domingo Perón (1946-1955) en las que «la fotografía juega un rol destacado en la ilustración de un relato de justicia, progreso, soberanía y paz social», según escribió el comisario en el catálogo de la muestra. A su lado está una conmovedora fotografía de Juan Di Sandro, que retrató las calles colmadas de velas la noche de la muerte de Evita, el 26 de julio de 1952.

En la búsqueda de un lenguaje propio, varios fotógrafos tendieron hacia la abstracción y los juegos ópticos, como Makarius y Ricardo Sanso. Heinrich enriqueció sus retratos con técnicas experimentales y logró que casi todas las figuras del espectáculo local pasaran por su estudio.

La exposición cierra con los inolvidables Sueños de Stern, realizados a fines de los años cuarenta. Stern fue convocada por la revista Idilio para ilustrar semana a semana los sueños que enviaban las lectoras a la sección ‘El psicoanálisis le ayudará’. Zuviría destaca el tono mordaz de estos fotomontajes y su mensaje, que supone «una temprana denuncia sobre el sometimiento de la mujer en la sociedad de entonces». La fotógrafa alemana recreó mujeres encerradas, perseguidas y empequeñecidas y otras que intentan escapar a través de escaleras, cuerdas y acantilados. También, a bordo de descapotables, convertidas en sirenas y enamoradas de muertos.

LA VENEZOLANA GABRIELA RANGEL, NUEVA DIRECTORA ARTÍSTICA DEL MALBA

 

El Malba anunció este martes su nueva directora artística: Gabriela Rangel. Nacida en Caracas en 1963, esta especialista en arte latinoamericano sucede al español Agustín Fernández Rubio al frente de la programación del museo privado más destacado de Buenos Aires. Rangel se desempeñó durante los últimos 15 años como Directora de Artes Visuales y Curadora en Jefe en Americas Society, una institución central del arte latinoamericano en Nueva York.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar