CartasDemocraciaDemocracia y PolíticaPolítica

Nicholas Kristof: Votantes de Trump, su Salvador los traiciona

26Kristof-superJumbo

Presidente Trump el pasado viernes 24 de febrero, en la Conferencia de Acción Política Conservadora. Crédito Doug Mills / The New York Times

Estimados votantes de Trump,

Ustedes han sido burlados. El Presidente Trump les vendió chatarra. Ahora que está en la Casa Blanca, está traicionándoles … y les escribo con la esperanza de que reconocerán esa traición y lo harán responsable de ella.

Trump se dirigió a su dolor genuino, al desvanecimiento del sueño americano, y ganó sus votos. ¿Pero cumplirá lo prometido? Por favor, observen sus discursos cuidadosamente. Notarán que promete resultados, sin explicar cómo se lograrán. Él es un mercachifle carnavalesco prometiendo que Estados Unidos prosperará gracias a su aceite de serpiente.

«Vamos a ganar, vamos a obtener una gran victoria, amigos«, declaró Trump en la reunión de CPAC, hablando sobre su política exterior.

¡Estupendo! Problema resuelto. ¿Siguiente? Luego expuso su opinión sobre el narcotráfico y cuál será seguramente su resultado:

«No es bueno. No es bueno. Vamos a detenerlo». ¡Vaya! ¿Por qué nadie más pensó en eso?

Del mismo modo, los resultados fiscales lucen color de rosa: «Vamos a bajar masivamente los impuestos a la clase media», afirmó Trump.

Pero eso parece una artimaña clásica. El Centro de Política Fiscal estima que el plan de impuestos de Trump (en la medida en que haya uno) aumentaría enormemente la deuda federal y daría a las familias de ingresos medios una reducción de impuestos promedio de $ 1010, o un 1,8 por ciento de los ingresos después de impuestos, mientras que el 1% superior ahorraría $ 214.690, o 13.5 por ciento del ingreso después de impuestos.

Trump hizo más de 280 promesas de campaña como candidato, y algunas – como el gasto en infraestructura para crear empleos – serían razonables si se implementasen correctamente. Sin embargo, todavía no hay un plan de infraestructura, y el Verificador de Hechos del Washington Post  hace el seguimiento de 60 promesas de campaña específicas y ha encontrado hasta ahora sólo seis casos de promesas cumplidas.

Todavía es temprano, Trump ha nominado a un conservador inteligente a la Corte Suprema, y ha mantenido sus temas de campaña en asuntos como la prohibición de refugiados.

Pero así como ustedes votaron por él porque confiaron en sus promesas vaporosas, apuesto que no lo hará mejor cumpliendo las promesas de campaña que como lo ha hecho con sus votos matrimoniales.

La atención sanitaria será una de las mayores traiciones. El viernes describió su plan: «Lo vamos a hacer mucho mejor, lo vamos a hacer menos caro».

Sin embargo, los pasos que los republicanos parecen tomar en los temas de salud perjudicarán a los ciudadanos comunes.

Por ejemplo, Trump parece estar dispuesto a debilitar el mandato de anticonceptivos en la cobertura de seguros y reducir la financiación de las clínicas de salud de la mujer. El resultado será probablemente más embarazos no deseados, más abortos, más partos no planificados – y más mujeres que mueren de cáncer cervical.

El mayor truco de venta-con-señuelo fue visible el viernes cuando ofreció dar a los estadounidenses «acceso» a la atención de la salud. Eso es una estafa que su administración está promoviendo, con millones de estadounidenses que podrían perder el seguro de salud: En lugar de prometer la cobertura del seguro, Trump ahora promete » acceso « – y si no ustedes no tienen como cubrirlo, mala suerte.

Esta promesa de «acceso» es un eco de María Antonieta. En la cosmovisión de Trump, los campesinos franceses hambrientos no habrían necesitado pan porque tenían «acceso» a la torta.

Muchos de ustedes votaron por Trump porque él hizo campaña como un populista. Pero en lugar de drenar el pantano, se está metiendo en él y monetizando la presidencia. Mantiene sus intereses financieros, se niega a publicar su declaración de impuestos o explicar qué influencia financiera puede tener Rusia sobre él, y duplicó la cuota para hacerse socio de Mar-a-Lago a $ 200,000.

La mayor traición vendrá si, como algunos de sus asesores recomiendan, él «reforma» y genera orificios en algunos de los programas de protección grandes como Medicaid, la Seguridad Social o Medicare. Medicaid es particularmente vulnerable.

Trump aúlla contra los medios de comunicación, no sólo porque lo avergüenzan, sino porque proporcionan un control institucional sobre sus mentiras, su incompetencia y sus conflictos de interés. Pero podemos aguantar su hostilidad: Cuando llegue el momento, escribiremos el obituario de Trump, no al revés.

No nos dejemos distraer por sus aullidos o tweets. Lo que es más importante en este momento no es la teatralidad de Trump, sino las políticas que está poniendo en marcha en áreas como la atención de la salud y la inmigración que devastarán la vida de los estadounidenses comunes.

La carrera de Trump a menudo se ha construido mediante la estafa a personas que pusieron su fe en él, como prueba la Universidad Trump. Ahora él ha llevado la estafa a un escenario mucho más grande, y se jacta de dirigirla a los musulmanes, a los refugiados ya los inmigrantes no autorizados.

Por favor, no se alegren, den vivas, o acepten estos objetivos iniciales. La verdad es que entre los mayores perdedores de las políticas de Trump estarán sus votantes, especialmente los miembros de la clase trabajadora y media. Esperaban elegir un salvador, y en su lugar Donald Trump les está haciendo lo que le hizo a casi todos los que alguna vez confiaron en él: Los está traicionando.

Cuanto antes se den cuenta de ello, más pronto podrán luchar y presionar por políticas que protejan su atención médica y la Seguridad Social, defender la integridad de nuestro sistema electoral y proteger sus propios intereses. Tienen un falso salvador, y tendrán que enfrentarlo para salvarse, así como para salvar a nuestra nación.

Traducción: Marcos Villasmil


NOTA ORIGINAL:

The New York Times

Trump Voters, Your Savior Is Betraying You

Nicholas Kristof

Dear Trump Voters,

You’ve been had. President Trump sold you a clunker. Now that he’s in the White House, he’s betraying you — and I’m writing in hopes that you’ll recognize that betrayal and hold him accountable.

Trump spoke to your genuine pain, to the fading of the American dream, and he won your votes. But will he deliver? Please watch his speeches carefully. You’ll notice that he promises outcomes, without explaining how they’ll be achieved. He’s a carnival huckster promising that America will thrive with his snake oil.

“We’re going to win, we’re going to win big, folks,” Trump declared Friday at the CPAC meeting, speaking of his foreign policy.

Great! Problem solved. Next? He then outlined his take on drug trafficking and what will surely be his outcome:

“No good. No good. Going to stop.” Wow! Why didn’t anyone else think of that?

Similarly, all looks rosy for tax outcomes: “We’re going to massively lower taxes on the middle class,” Trump said.

But that seems like a classic shell game. The Tax Policy Center estimated that Trump’s tax plan (to the extent that there is one) would hugely increase the federal debt and give middle-income households an average tax cut of $1,010, or 1.8 percent of after-tax income — while the top 1 percent would save $214,690, or 13.5 percent of after-tax income.

Trump made more than 280 campaign promises as a candidate, and a few — such as infrastructure spending to create jobs — would be sensible if done right. But there still is no infrastructure plan, and The Washington Post Fact Checker is tracking 60 specific campaign promises and found only six cases so far of promises kept.

It’s still early, and Trump has nominated a smart conservative to the Supreme Court and followed his campaign line on issues like barring refugees.

But while you voted for Trump because you put faith in his gauzy pledges, I bet he will do no better with campaign promises than with marriage vows.

Health care will be one of the greatest betrayals. On Friday, he described his plan: “We’re going to make it much better, we’re going to make it less expensive.”

Yet the steps that Republicans seem likely to take on health care will hurt ordinary Americans.

For example, Trump seems poised to weaken the contraception mandate for insurance coverage and curb funding for women’s health clinics. The upshot will likely be more unintended pregnancies, more abortions, more unplanned births — and more women dying of cervical cancer.

The biggest Trump bait-and-switch was visible Friday when he talked about giving Americans “access” to health care. That’s a scam his administration is moving toward, with millions of Americans likely to lose health insurance: Instead of promising insurance coverage, Trump now promisesaccessand if you can’t afford it, tough luck.

This promise of “access” is an echo of Marie Antoinette. In Trump’s worldview, starving French peasants wouldn’t have needed bread because they had “access” to cake.

Many of you voted for Trump because he campaigned as a populist. But instead of draining the swamp, he’s wallowing in it and monetizing the presidency. He retains his financial interests, refuses to release his taxes or explain what financial leverage Russia may have over him, and doubled the fee to join Mar-a-Lago to $200,000.

The greatest betrayal of all will come if, as some of his advisers recommend, he “reforms” and tears holes in some of the big safety net programs like Medicaid, Social Security or Medicare. Medicaid is particularly vulnerable.

Trump howls at the news media, not just because it embarrasses him, but because it provides an institutional check on his lies, incompetence and conflicts of interest. But we can take his vitriol: When the time comes, we will write Trump’s obituary, not the other way around.

Let’s not get distracted by his howls or tweets. What’s most important at this moment is not Trump’s theatrics, but the policies he is putting in place in areas like health care and immigration that will devastate the lives of ordinary Americans.

Trump’s career has often been built on scamming people who put their faith in him, as Trump University shows. Now he’s moved the scam to a much bigger stage, and he boasts of targeting Muslims, refugees and unauthorized immigrants.

Please don’t cheer, or acquiesce in these initial targets. The truth is that among the biggest losers from Trump policies will be you Trump voters, especially those of you from the working and middle class. You were hoping you’d elected a savior, and instead Donald Trump is doing to you what he did to just about everyone who ever trusted him: He’s betraying you.

The sooner you recognize that, the sooner you can fight back and push for policies that will protect your health care and Social Security, defend the integrity of our election system and protect your own interests. You have a false savior, and you will have to turn on him to save yourselves and our nation.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Cerrar