Cultura y ArtesHumanismoLiteratura y Lengua

Rafael Cadenas cumple 90 años. Lea aquí sus textos publicados en Prodavinci

El pasado miércoles 8 de abril el poeta venezolano Rafael Cadenas cumplió 90 años. Para celebrar esta ocasión hemos recopilado para los lectores de Prodavinci los poemas, ensayos y entrevistas publicados en Prodavinci bajo la curaduría de Josefina Nuñez entre agosto de 2015 y julio de 2017.

Días del falaz relato: “gritado por bocas enseñoreadas / tan vacías que sólo el poder las llena”. Selección de poemas de En torno a Basho y otros asuntos.

Si el desengaño, ese sol: “Un viejo samurái / lamenta haberse dedicado / a la guerra, en vez de vivir”. Selección de poemas de En torno a Basho y otros asuntos.

No puede vivir sin enemigos: “Un rasgo que señala al Emperador es que no puede vivir sin enemigos. Los ha exterminado a todos mediante un método muy eficaz: suele fijarles un plazo para que se suiciden voluntariamente”. Transcripción del manuscrito.

Somos peligrosos: Versión originaria: “Cuando yo dialogo no quiero que me interrumpan. / Versión segunda: Yo dialogo, pero advierto que no cedo en mi posición. / Versión tercera: En diálogo: los que me contradigan deben reconocer de antemano su error”. Transcripción del manuscrito.

La estafa verbal es un rasgo de nuestra época: “De ahí que todo ser humano para ser completo, para conocerse y darse a conocer, debe poseer su lengua. Hablar y comprender se hermanan. Ahondando más, Salinas señala el papel del lenguaje en modelarnos, en formarnos, lo cual nos dice ‘la enorme responsabilidad de una sociedad humana que deja al individuo en estado de incultura lingüística’”. En torno al lenguaje, Colección Letras de Venezuela, 82. Dirección de cultura, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1985.

El problema del idioma tiene carácter espiritual: “Cabe aquí una advertencia. Debemos guardarnos, al señalar la importancia que tiene la lengua, de erigir en panacea su buen funcionamiento. Este no va a traer la solución de los problemas, pero creo que un individuo, una sociedad pueden pensar mejor cuando para ellos no existe la barrera de un pobre conocimiento de su lengua”. En torno al lenguaje, Colección Letras de Venezuela, 82. Dirección de cultura, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1985.

El cuerpo está hecho de memoria: “El lenguaje es inseparable del mundo del hombre. Más que al campo de la lingüística pertenece, por su lado más hondo, al del espíritu y al del alma. En otras palabras, no puede hablarse separadamente de un deterioro del lenguaje. Tal deterioro remite a otro, al del hombre, y ambos van juntos, ambos se entrecruzan, ambos se potencian entre sí”. En torno al lenguaje, Colección Letras de Venezuela, 82. Dirección de cultura, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1985.

El hombre masa no tiene lenguaje, usa el que le imponen: “Para mí es evidente que Venezuela está aquejada de un grave descenso lingüístico cuyas consecuencias, aunque no sean fácilmente visibles, se me antojan incalculables. Resulta difícil percibir, sobre todo, las que sin estar a la vista, son las más importantes, pues tienen que ver con el mundo interior”. En torno al lenguaje, Colección Letras de Venezuela, 82. Dirección de Cultura, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1985.

El amor a la lengua: “Si un árbol es un milagro, no lo es menos un deseo, una palabra. ¿Por qué habríamos de otorgarle un puesto mayor al árbol? ¿Porque no está contaminado por el yo? ¿Porque es trasunto de lo desconocido? ¿Quién nos autorizó para establecer divisiones? ¿No es falta de humildad hacer afirmaciones sobre lo que es o no real?”. En torno al lenguaje, Colección Letras de Venezuela, 82. Dirección de cultura, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1985.

La razón no puede con la totalidad: “El poeta moderno habla desde la inseguridad. No tiene más asidero que la vida. Seguramente una voz queda le dice en los adentros: la época de las causas terminó. Ya no puedes aferrarte a religiones, ideologías, movimientos, ni siquiera literarios. Se acabaron las banderas. Pero este desengaño lo libera para luchar en otra clave por lo que religiones, ideologías, movimientos dicen defender: lo religioso, lo humano, lo valedero”. Anotaciones, Rafael Cadenas, Fundarte, 1983, Caracas.

Buscar los anteojos que uno lleva puestos: “Al morir Bankei, un ciego que lo conocía le dijo a un amigo: Como no puedo ver el rostro de una persona, juzgo de su carácter por el sonido de su voz. Generalmente, cuando oigo a alguien felicitar a otro por un éxito, también oigo, un tono secreto de envidia”. El taller de al lado. Traducciones. bid & co. editor, Venezuela, 2005.

Vernos sin mentirnos: “Estos poemas se llaman Pansies (Pensamientos) porque son Pensées más que cualquier otra cosa. Pascal o La Bruyère escribieron sus Pensées en prosa, pero siempre he creído que un pensamiento real, no una argumentación, sólo puede existir en verso o en alguna forma poética”. El taller de al lado. Traducciones, bid & co. Editor, Venezuela, 2005.

Creo que el mundo actual no es terreno propicio para revoluciones: “El alma siempre está en peligro. Pero no quisiera ampliar esta afirmación. Prefiero dejarla así, escueta. Quiero decirte un sentir que siempre llevo: vivir y hacer lo que hacemos los seres humanos, sabiéndonos efímeros, mueve a pensar que existe más allá del yo una fuerza sostenedora, tal vez lo que Shaw llama la «life force»”. Conversación con Rafael Cadenas en su casa, Claudia Sierich, septiembre 1999.

¿Quién va a creer hoy en caudillos, héroes, salvadores?: “El psicópata, según Guggenbühl, es una especie muy particular de inválido: en él no existe Eros, no funciona este arquetipo, al que le asigna por cierto un significado muy amplio. Eros puede manifestarse en innumerables formas, en cualquier afición, aun en la más sencilla. La presencia de Eros en la vida de una persona significa salud psicológica, ese es su papel”. Entrevista de María Ramírez Ribes, 1998.

Lo que sabemos es siempre penúltimo: “En el terreno espiritual existe hoy una mezcla que descamina a millares de seres. Como se observa en las librerías, al lado de corrientes de pensamiento serias, abundan demasiadas tonterías pseudomísticas que sólo crean más ilusión en los ilusos con promisiones de todo género. Pero no hay tierras prometidas, la única es el presente”. Entrevista de Juan Carlos Santaella a Rafael Cadenas, parte de esta entrevista fue publicada en El Universal, c. 1997.

‘Sólo de la humanidad en masa puede venir la luz’: “Hablar de estilo en esa forma (como lo hace Arnold), dije yo (Traubel), me hace pensar en algo que dijo Lincoln sobre la política –que su política era no tener política. Eso es exactamente, exclamó Whitman, muy contento: el estilo es no tener estilo”. Habla Walt Whitman, Selección, traducción y presentación Rafael Cadenas. Pre-Textos/Poéticas. España, 2008.

La mayor dictadura que hay es la del lenguaje’: “El periodismo forma parte de la locura moderna. Por ejemplo esa velocidad con la que se hace el periódico no tiene nada que ver con la cultura, pues creo que un ingrediente importante de la cultura es la lentitud”. La poesía debe estar cerca del habla. Entrevista de Harry Almela. Bajo Palabra, 1993. Harry Almela. Poeta.

Un destierro creciente: “La sociedad moderna hace de la lengua, que es instrumento de expresión de todo el ser, un artefacto funcional para el intercambio mínimo imprescindible, el que permite la marcha del engranaje. El milagro del lenguaje se reduce a repertorio de sonidos básicos. Tal vez estemos ya en medio del newspeak”. Anotaciones, Rafael Cadenas, Fundarte, 1983, Caracas.

La barbarie civilizada: “Yo siento que esta sociedad es un fracaso, y creo que lo es porque ha olvidado la vida, por haberle dado la espalda, y poner en su lugar valores que se tornan destructivos al no ocupar el puesto que les corresponde”. Plaza Altagracia, 1981.

Quieren cambiar todo, menos ellos: “Ahora se sabe: los revolucionarios, con honrosas excepciones, me figuro, lo que deseaban en el fondo era vivir como burgueses, y lo han logrado. Se convirtieron en lo que creían odiar. Su enemigo terminó triunfando cuando llegaron ellos al poder”. Otros dichos, Rafael Cadenas. En Obra Entera, FCE, México, 2000.

La subversión más válida: “La razón se crea su propio coto para señorear allí. No le atañe pregunta que no lleve en sí su posibilidad de respuesta. Su fuerza es falsa, pues se apoya en el límite que ella misma se pone”. Dichos, Rafael Cadenas, La oruga luminosa, Caracas, Venezuela, 1992.

El alma es naturalmente plural: “Platón expulsó de su República a los poetas. Ningún poeta ha proscrito a Platón. Los poetas, con algunas excepciones, no son vengativos.” Dichos, Universidad de los Andes, Dirección de Cultura y extensión, Mérida , 2011.

¿Acaso no sabías que la puerta es estrecha?: “El ser humano tiene mucho de monstruoso; pienso en las cosas que me preocupan. Coincido con Nuño, que ha escrito varias veces sobre esto; pienso que mientras el ser humano no vea el lado monstruoso que hay en él, el mundo estará en peligro. Cuando terminó la Guerra Fría mucha gente pensó que ya no iba a pasar más nada. Pero siguen ocurriendo hechos terribles en todas partes”. Rafael Cadenas, un día después del Premio Pérez Bonalde. Blanca Elena Pantin. Diario de Caracas, 29 de agosto de 1992.

La estupidez es una fuerza enorme en la historia: “En el proceso poético hay absorción, intuiciones, olvido de sí mismo, pero no suspensión del tiempo. La poesía es muy temporal. El cese del tiempo implica, ante todo, cese de la actividad mental. Este es el vacío de que hablan los místicos de todas partes. ¿Es posible el estado místico sin renunciar a la tierra?”. Nuestra lengua se está yendo al diablo, por Carlos Noguera. Folios, Monte Ávila Nro. 6-7, septiembre-diciembre 1985.

La custodia de la vida: “La irrupción del mundo moderno ha sido un golpe demasiado fuerte para este pueblo, para su alma rural, artesana, terrosa, y yo la siento desquiciada. Le cayó en las manos un caudal con el que se ha dado a adquirir bienes que no creó ni le han costado mucho esfuerzo, y esto lo ha desequilibrado”. Conversación con Rafael Cadenas, La medida del alma, Teresa Berbín, Publicación Nro 7 de la Escuela de Letras, octubre 1980.

Algunas de las ‘Anotaciones’ del poeta Rafael Cadenas, Premio Federico García Lorca 2015: “Los libros se forman solos. Van haciéndose al hilo de los días como una historia. Nunca me he propuesto escribir un libro. Ellos nacen, como mis palabras, en el vivir cotidiano”. Anotaciones, Rafael Cadenas, Fundarte, Caracas, 1983.

La comida del instante: “La filosofía que a mí me interesa es precisamente aquella que no construye sistemas, una filosofía que desemboca en la realidad”. Dos tiempos con Rafael Cadenas. Entrevista realizada por Raquel Arias. Revista Contextos, enero-abril 1981.

Del español básico a la barbarie: “Existe una cultura de la lengua que entre nosotros se descuida mucho y que no consiste en el simple hablar bien, aunque en esto también andamos mal. Al niño no se le enseña a amar las palabras, a conocerlas. Más bien las clases parecen estar dirigidas a lo contrario, a que deteste su idioma, pues se lo entregan asociado a reglas abstractas, muy áridas”. Entrevista de Marco Rodríguez del Camino a Rafael Cadenas, publicada en 1978 por Falso cuaderno.

Sobre el hecho de vivir: “Ante todo quiero aclararle que yo nunca me he considerado poeta. Este es un rótulo, como cualquier otro. Uno es un ser humano. Además, a veces el arte sirve para encubrir lo que uno en realidad es”. Conversación con Rafael Cadenas, Gabriel Rodríguez, Revista Extramuros, diciembre 1972.

Ese fracaso que es la poesía: “La poesía no tiene residencia fija. Suele invadir los demás géneros y casi no hay gran libro donde no esté presente. Hasta puede afirmarse que en última instancia no hay literatura, sino poesía”. Respuesta a la poesía: ¿para qué? de Luis Alberto Crespo / Papel Literario. El Nacional, 20 de abril de 1969.

Camino dejándome: “No sé qué es la verdad, pero tampoco creo que nuestra vida habite en ella. A donde miremos estará la mentira dictando sus órdenes. Por eso transcurrimos en medio de un asco, adentro, afuera”. Fragmentos de la entrevista de J. R. Guillent Pérez a Rafael Cadenas / El Nacional, 24 de diciembre, 1966.

 

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar