Cultura y ArtesLiteratura y LenguaSemblanzas

Ricardo Bada: Los eunicenitas

 

Hay quienes son fans del Barça o del Liverpool: yo lo soy de Jane Austen, me cuento entre sus miles y miles de fans que existen en el mundo, sin optar por ello a membresía en ninguna de las asociaciones o tertulias de austenitas, que son innumerables. No padezco el instinto gregario.

Pero además de ser una gota de agua perdida en el mar del austenismo, pertenezco asimismo a un grupo mucho más reducido de seres humanos, repartido entre Centroamérica, México y Estados Unidos, amén de un par de desperdigados por el mundo (como yo, en Alemania) y que somos, de una manera casi vocacional, eunicenitas: devotos súper apasionados de la poesía y la prosa de Eunice Odio.

Este nombre seguramente no les dirá nada, pero alguien tan fiable como el polígrafo mexicano Alfonso Reyes la llamó “la gran poeta de las Américas”, y para los eunicenitas, entre quienes también se encuentra Elena Poniatowska, lo fue [lo es] sin duda alguna. Carlos Martínez Rivas, el mayor poeta nicaragüense desde Rubén Darío, tituló uno de sus poemas con el nombre de Eunice para tratar de explicarse, y explicarnos, qué era la belleza: “esa nota pura a la que el corazón /en medio de su afán y su gemir pueda un momento /asirse”.

Eunice nació en San José de Rica el 18.10.1919 (celebramos, pues, su centenario), tuvo a lo largo de su vida tres nacionalidades –costarricense, guatemalteca, mexicana–, y murió en México pobre, sola y abandonada, tanto que su cadáver fue descubierto en estado de descomposición dentro de la tina de su cuarto de baño, al cabo de ocho o diez días de su muerte. Nunca se puso en claro si fue un accidente, un suicidio o incluso un asesinato.

Nos heredó cuatro poemarios resplandicientes [sic] y gran cantidad de crónicas, reseñas y cartas de una prosa aguda y cincelada. En Costa Rica su nombre fue anatema mientras vivió porque tuvo el coraje de llamar “costarrisibles” a los compatriotas que no entendían su poesía. Pero el Tiempo impuso la justicia que se mereció en vida, y en este año de su centenario se la celebra allí con el honor debido a su rango, una de las cumbres entre los poetas americanos en lengua de Castilla.

Una de las recomendaciones de la Comisión Willy Brandt fue, en su día, el llamado a contribuir desde el dizque Primer Mundo a la intercomunicación entre los países del dizque Tercer Mundo. Y me alegraría infinito haber contribuido desde mi orilla del Rhin, en Alemania, a dar a conocer en un país de tantos y tan buenos poetas, como lo es Colombia, el nombre de una voz excepcional, de una voz inconfundible. La de Eunice Odio, genio y figura hasta el día de su muerte. “¡Personaja!”, la hubiera piropeado su par chileno, Gonzalo Rojas.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar