Democracia y PolíticaGente y Sociedad

Simplemente, un caradura

Pero no es tonto. Y no ser tonto, en la España de hoy, es como ser Einstein en la Europa del siglo XX. Un Einstein sin escrúpulos, claro está

EREs un caradura': 680 millones de razones para decirle a Pedro Sánchez que no tiene vergüenza - Periodista Digital

 

 

No se conoce mentiroso ni caradura mayor. Tiene mucho peligro, y ha hecho el ridículo. No importa.

Lo decía Antonio Mingote, que era creyente distante: «Dios es justo. España es una nación maravillosa. Tenemos de todo. Arte, Historia, un idioma que habla medio mundo. Unos paisajes increíbles, meteorología envidiable, mar y montaña, una gastronomía única, y un sentido de la vida, la de los españoles, incomparable. Por lo tanto, Dios ha procedido a equilibrar a última hora nuestras ventajas para no reincidir en su injusticia. Y nos ha llenado España de tontos. Somos el país con más tontos del mundo, y los gobernantes más tontos del mundo, y somos tan tontos, que todavía no nos hemos apercibido de ello. Yo estoy con un pie fuera de esta vida. Lo siento por ti, que aquí te quedas».

El problema no es Sánchez, que es, simplemente, un jeta, un caradura y un mentiroso compulsivo. Un hombre hecho para sobrevivir en la trampa, el lujo, la avaricia y el poder. En otra nación, menos agraciada por la obra de Dios pero con menor número de imbéciles y vividores a costa del dinero ajeno, Sánchez no supondría un problema. El problema no es otro que los millones de españoles que creen en Sánchez, o viven muy bien gracias a Sánchez, o no saben cómo vencer a Sánchez, o se dejan engañar por un engañado a sí mismo, o los que, para chantajear al poder, han exigido y han recibido toda suerte de ventajas fiscales y políticas para extorsionar al Estado a cambio de deleznables reconocimientos y derechos inexistentes. Tenemos a Sánchez gracias a los que hemos aprobado una Constitución en la que cabe que la gobernación de España pueda decidirse por siete votos de chantajistas. Una Constitución que podría haber sido modificada por la derecha y la izquierda, pero ni una ni la otra consideró que la igualdad democrática era fundamental para la garantizar la convivencia. A los españoles, votemos a derechas o izquierdas, nos van a terminar regalando en las urnas, después de depositar nuestros votos, un chupachups y un globo, para volver a casa más contentos y felices. Y mientras tanto, el Poder Judicial caerá en manos de Sánchez, y el Supremo será de Sánchez, y se organizarán refrendos ilegales gracias a Sánchez, y los terroristas socios de Sánchez terminarán gobernando, y Aznar, Rajoy y Feijóo seguirán creyéndose oposición y no colaboradores indispensables del desastre. Porque Sánchez, es un caradura, un mentiroso, un hortera, un vividor y un peligro para la unidad de España.

Pero no es tonto. Y no ser tonto, en la España de hoy, es como ser Einstein en la Europa del siglo XX. Un Einstein sin escrúpulos, claro está.

Creo, no obstante, que Dios ha agudizado en exceso su sentido de la justicia. Podría haber puesto sobre la tierra de nuestra prodigiosa nación, un 33 por ciento de inteligentes, un 33 por ciento de españoles más o menos pensantes y un 34 por ciento de tontos. Pero el porcentaje del equilibrio es desequilibrado. En España, hoy por hoy –y me incluyo–, hay como poco, un 78 por ciento de tontos, de vagos que viven de los demás, de recién llegados que lo obtienen todo cuando a los jubilados españoles se les resta su derecho acumulado durante cuarenta años de trabajo y cumplimiento de sus cotizaciones sociales. Tenemos un desarrollado sentido de la comprensión de la grosería, la violencia, la degeneración subvencionada, el periodismo comprado –¡Bieito, cuenta conmigo!–, y del abuso del dinero público en beneficio de la barbarie y la mentira. Una nación que en el siglo XXI abraza y vota al comunismo es una nación de idiotas.

Sánchez se limita a conocer la situación y se aprovecha. Es simplemente, un vividor, un psicópata y un caradura.

Pero no es tonto.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba