Otros temas

Un perrito sale a dar un paseo en la lluvia y lo que hizo al volver dejó a su dueña atónita

Monica se quedó boquiabierta y no dudó en grabar a su mascota al descubrir la razón por la que le llamaba desde la calle

Monica dejó salir solo a su perro yorkshire a la calle para hacer sus necesidades, sin imaginar lo que encontraría cuando regresara a la puerta. Su mascota había hecho algo que le dejó atónita, por lo que decidió recurrir a su teléfono móvil y grabar una escena que ha sido toda una sensación en las redes sociales. Su perro, Hazel, había demostrado un comportamiento más allá de lo que estamos acostumbrados a ver en una mascota.

Llovía con intensidad en una localidad de Texas, en Estados Unidos, cuando el perrito yorkshire Hazel, de mezcla caniche, salió a hacer ‘sus cosas’. Llegado el momento, comenzó a llamar a su dueña entre aullidos y, cuál fue su sorpresa, al descubrir que a su mascota le seguía un pequeño gatito blanco. El animal no podía tener más de unas pocas semanas, y Hazel lo había encontrado escondido y refugiado bajo un pequeño cobertizo anexo a la casa.

UN GESTO POCO COMÚN ENTRE PERROS

En el vídeo, que subió la propia Monica a las redes sociales, se ve cómo el pequeño gato aúlla tras el perro, que no avanza si el gato no le sigue. Incluso puede apreciarse que Hazel se detiene y mira atrás, como si de una persona humana se tratase, para asegurarse de que el gato sigue sus pasos hasta la casa, donde puede cobijarse de la lluvia.

ctv-etr-perro-gato

El gatito no tiene más de unas pocas semanas de vida por lo que, con su reducido tamaño, no es capaz de subir los escalones de la acera. De hecho, no es capaz de, tras el duro esfuerzo hasta la casa, de subir los escalones de la entrada. Es en ese momento cuando Hazel termina de demostrar que, a pesar de ser un animal pequeño, tiene un corazón enorme: hace uso de su boca para agarrar de la piel al gato y que pueda entrar bajo techo. Todo ello, antes de lamerle cualquier herida que pudiera tener el gato.

 

TODO QUEDA EN FAMILIA

Un paseo de Hazel bajo la lluvia que cambió la vida del pequeño gatito que, de no ser por su salvador, seguramente habría terminado como cualquiera de los miles de gatos callejeros que podemos encontrar en las grandes y pequeñas ciudades hoy en día. Sin embargo, Monica, lo tuvo claro: el gato estaba destinado a quedarse en la familia. Por ello, fue su hermano Michael el que decidió acoger al minino, del que descubrió que se trataba de una hembra: ahora la gata se llama Sheba y tiene un nuevo hogar junto a Michael, del que no se separa, igual que Hazel no se separaba de ella.

 

ctv-qtp-gatete

 

Michael y Sheba comparten gran cantidad de fotos juntos en las redes sociales, donde demuestran que son inseparables. Sin embargo, lo más importante de la nueva familia que ambos han formado es que Sheba podrá reencontrarse a menudo con su gran amigo y héroe: Hazel.

No deja de impresionarnos cada vez que encontramos un caso como el de Sheba y Hazel, un perrito y un gato que replican el comportamiento que estamos acostumbrado s a ver en humanos, en lugar de mascotas. En pocas ocasiones vemos un auténtico momento de empatía como el de un perro que sale a dar un paseo en la lluvia y termina rescatando, preocupándose y cuidando con tanto esmero a otro animal, como ha demostrado este yorkshire de una pequeña localidad de Texas, en Estados Unidos.

 

 

 

Etiquetas
Cerrar
Cerrar