Ciencia y TecnologíaOtros temas

Unas curiosas cagarrutas

UNAS CURIOSAS CAGARRUTAS

Cada día, los medios añaden más peso a la frase de que hay gente para todo, atribuida al famoso torero Rafael el Gallo cuando conversaba con el filósofo José Ortega y Gasset y éste le confió que su oficio cotidiano era pensar. La revista SCIENCE refiere el descubrimiento, realizado por un equipo de zoólogos del porqué las deposiciones del uombat (Vombatus ursinus), un peludo marsupial australiano pariente de los koalas, exhiben una forma curiosamente cuadrada a pesar de salir por un orificio tan redondo como el que solemos tener todos los seres vivientes.

 

 

Cagarruta cuadrada. Foto Revista Science

Cagarruta cuadrada. Foto Revista Science

 

Son un centenar de cagarrutas que el animalito, que alcanza los 35 kilos en la edad adulta, esparce cada día en las praderas herbáceas y los bosques de eucalipto, que la doctora Patricia Yang al frente de un equipo del Instituto de Tecnología de Georgia, USA, comenzó a observar concienzudamente en 2018 hasta determinar, en fecha reciente, que se deben a la presencia de dos ranuras en la sección más elástica de sus intestinos.

 

 

El uombat y sus excrementos cuadrados.Foto Revista Science

El uombat y sus excrementos cuadrados. Foto Revista Science

 

Acuciosos, los investigadores crearon entonces un modelo matemático en dos dimensiones para simular los ritmos de su digestión y descubrieron que las tripas se contraían y liberaban, a la vuelta de varios días, exentas ya de agua y nutrientes, pequeñas deyecciones sólidas similares a una almohadilla de goma.

 

 

Uombat madre y su cría. Foto archivo

Uombat madre y su cría. Foto archivo

 

La razón del fenómeno, que los científicos intentan ahora establecer, podría radicar en la necesidad que los uombats tienen de marcar su territorio en rocas elevadas y troncos, con heces que no ruedan cuesta abajo, diferentes a las de los otros animales, y el doctor David Hu, biomecánico, colaborador del estudio, advierte que también podría revelar el nivel  del bienestar del animal en cautiverio, toda vez que a mejor estado de salud se registra una forma más cuadrada de sus deposiciones.

 

 

David Hu, científico estudioso de la moviliad animal. Foto El Clarin

David Hu, científico estudioso de la movilidad animal. Foto El Clarín

 

Y como, a decir verdad, no está muy clara la utilidad de semejante hallazgo que corre a cargo del presupuesto institucional y ha sido presentado en Atlanta, en el encuentro anual de la American Physical Society of Fluid Dynamics, el académico sugiere que podría ayudar al diseño industrial de materiales sensibles en formas de manipulación más segura.

 

Varsovia marzo 2021.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba